PUBLICIDAD

Marruecos

La rendición de los últimos de Azovstal pone fin al asedio más brutal de la guerra en Ucrania

Kiev espera organizar un intercambio de prisioneros de guerra
AYUNTAMIENTO DE MARIUPOL/vía REUTERS  -   El humo se eleva por encima de la fábrica de acero Azovstal, en Mariupol, Ucrania, en esta imagen fija obtenida de un reciente vídeo de un dron publicado en las redes sociales

AYUNTAMIENTO DE MARIUPOL/vía REUTERS  -   El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, ordenó hace unos días a los últimos de Azovstal que se rindiesen. “Ucrania necesita a sus héroes vivos”, afirmó.

La planta siderúrgica de Azovstal, símbolo de la resistencia ucraniana de Mariúpol, ha caído completamente bajo el control de las tropas rusas, según ha anunciado Moscú. La semana pasada se entregaron 2.439 combatientes ucranianos, aunque un grupo compuesto por más de 500 militares decidió seguir dentro de la acería. El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, ordenó hace unos días a los últimos de Azovstal que se rindiesen. “Ucrania necesita a sus héroes vivos”, afirmó.

A través de un vídeo que muestra una fila de militares ucranianos desarmados, el Ministerio de Defensa de Rusia ha anunciado que las instalaciones subterráneas de la planta, donde durante meses miles de soldados y civiles resistieron a la ofensiva rusa, quedó “bajo el control total de las fuerzas armadas rusas”. Esto pone fin a uno de los asedios más brutales de la invasión en Ucrania.

De la misma forma, la toma de Azovstal supone una importante victoria para el Kremlin. Tras lograr el ansiado control de la localidad costera de Mariúpol, Moscú refuerza su dominio sobre el corredor terrestre que va desde Crimea —anexionada por Rusia en 2014— hasta el Donbás. Asimismo, la toma de la ciudad a orillas del mar de Azov representa la segunda gran conquista de Moscú desde que a principios de marzo se hiciese con Jersón, también bañada por Azov.

REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO - Miembros del servicio de las tropas prorrusas inspeccionan las calles durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en la ciudad portuaria del sur de Mariupol, Ucrania 7 de abril de 2022
REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO - Miembros del servicio de las tropas prorrusas inspeccionan las calles de Mariupol el 7 de abril de 2022

Las autoridades ucranianas, por su parte, destacan la gran valentía y coraje de los combatientes ucranianos. El asesor del Ministerio del Interior, Anton Gerashchenko, aseguró que la defensa de la acería se enseñaría en las escuelas militares en el futuro, según informa Reuters. "Los que estaban adentro no tenían agua potable, solo alimentos suficientes para una comida al día y prácticamente no tenían suministros médicos”, narró.

“El liderazgo militar superior ha emitido una orden para salvar la vida y la salud de los militares de la guarnición y la terminación de la defensa de la ciudad”, declaró el comandante del Batallón Azov, Denys Prokopenko, quien elogió los 86 días de defensa Ucrania ante Rusia.

La resistencia de Azovstal se ha convertido en un símbolo de la resistencia ucraniana contra Rusia. Igualmente, Occidente han alabado la firmeza de los combatientes incluso en las pésimas condiciones a las que enfrentaban. "¿Sabes lo que es amputar una extremidad sin anestesia? Lo que ves en las películas de terror de Hollywood no es nada comparado con lo que vieron y soportaron los defensores de Azovstal”, añadió Gerashchenko.

Zelensky también ha contado cómo muchos pilotos de la fuerza aérea trataron de trasladar suministros a los últimos de Azovstal. “Los pilotos intervinieron durante varias semanas sabiendo que el 90% de ellos no volvería. Iban allí a llevar comida, agua, armas y recoger a los heridos. Perdimos muchos. Son héroes”, afirmó. 

Tras la rendición de Azovstal, a la que Kiev denomina “rescate”, Ucrania espera organizar un intercambio de prisioneros de guerra. Rusia considera a muchos de los soldados de la planta combatientes “neonazis”, ya que una parte importante formaban parte del Batallón Azov. Por ello, algunos políticos rusos como Viacheslav Volodin han abogado por que sean juzgados en territorio ruso “por sus crímenes en el Donbás”, según informa EFE.

Las autoridades militares rusas no han precisado el destino de los prisioneros, aunque en días anteriores una parte de los defensores de Azovstal fue trasladada a territorio ruso y otra a la zona controlada por las milicias prorrusas en la región de Donetsk, agrega la agencia de noticias.

REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO  -   Equipos de emergencias retiran los escombros de un edificio destruido en el transcurso del conflicto entre Ucrania y Rusia, en la ciudad portuaria del sur de Mariupol, Ucrania 10 de abril de 2022
REUTERS/ALEXANDER ERMOCHENKO - En Mariúpol el 90% de las infraestructuras han sido destruidas según fuentes ucranianas

Tras meses bajo intensos bombardeos, la planta de Azovstal de 11 kilómetros cuadrados se une a las ruinas del resto de la ciudad de Mariúpol, donde el 90% de las infraestructuras han sido destruidas según fuentes ucranianas. La localidad ha sido uno de los puntos del país que más han sufrido esta guerra y se teme que más de 20.000 civiles hayan muerto.

Una vez tomada la planta y la ciudad, Rusia redobla sus esfuerzos para conquistar territorios en el Donbás, una región “completamente destruida” por el Ejército ruso según Zelensky. Mientras los combates se encrudecen en el este, el Senado de Estados Unidos ha aprobado un paquete de 40.000 millones de dólares en ayuda militar y humanitaria a Ucrania.