La República Centroafricana vuelve a fracturarse

Mueren dos cascos azules mientras se insta a la oposición a aceptar el resultado electoral avalado por el Constitucional centroafricano
Atalayar_MINUSCA Republica Centroafricana 3_1

REUTERS/ANTONIE ROLLAND  -   Un vehículo blindado de transporte de tropas de la MINUSCA mantiene la guardia mientras patrulla las calles antes de las próximas elecciones en Bangui, República Centroafricana, el 26 de diciembre de 2020

República Centroafricana se sume en la inestabilidad de nuevo, aunque el esfuerzo de la MINUSCA, de las tropas centroafricanas y el apoyo de Ruanda y Rusia está permitiendo que el avance hacia la capital del país, Bangui, no sea una tarea tan sencilla como lo fue en 2013. Entonces, el ahora expresidente François Bozizé, instigador en esta ocasión de los rebeldes, fue expulsado del poder por las milicias séléka y la comunidad internacional se vio obligada a intervenir.

La situación es ahora diferente, hay ciertas lecciones aprendidas, las Fuerzas Armadas centroafricanas son más consistentes y la presencia de más de 12.000 efectivos de la MINUSCA, entre militares y fuerzas de seguridad, también ayuda. A ellos se suman la presencia de efectivos rusos del Grupo Wagner y tropas ruandesas mandadas recientemente en apoyo del actual presidente, Faustin Touadera.

Pese a todo, su presencia a lo largo del país no es todo lo sólida que debería, y eso ha provocado que los rebeldes de la Coalición de Patriotas por el Cambio, haya sido capaz de hacerse con el control de algunas localidades importantes, además de haber provocado la muerte de varios cascos azules.

Atalayar_Rebeldes Republica Centroafricana 2
AP/JEROME DELAY - En esta foto de archivo del viernes 13 de diciembre de 2013, hombres musulmanes organizados en milicias con machetes golpearon a un hombre cristiano mientras le buscaban armas en el barrio de Miskine en Bangui, República Centroafricana

El número de cascos azules fallecidos aumenta a siete desde que la CPC, la nueva coalición rebelde sustentada por el expresidente François Bozizé, inició su campaña de ataques en diferentes puntos del país para tratar de desestabilizar al Gobierno de la República Centroafricana. Entre los cascos azules fallecidos hay de varias nacionalidades, principalmente africanos. Los últimos dos, fallecidos este lunes en una emboscada mientras se dirigían en un convoy a la localidad fronteriza de Bangassou, procedían de Gabón y Marruecos.

En Bangassou fue, precisamente, donde se produjo uno de los principales ataques de envergadura a principios de este mes. El ataque, llevado a cabo el 3 de enero, permitió a la CPC hacerse con esta importante localidad minera, rica por la explotación de diamantes y muy cercana a la frontera con la República Democrática del Congo. La MINUSCA informó el viernes de la semana pasada que había recuperado el control de la localidad.

Aunque la capital centroafricana se había visto afectada por la inestabilidad creciente del país, ya que el control por parte del CPC de algunas carreteras importantes estaba provocando cierto desabastecimiento en la capital, no fue hasta la semana pasada cuando fue testigo también de los ataques. Varios grupos armados trataron de acceder a la capital a través de varias zonas, derivando en un enfrentamiento con la MINUSCA y las tropas centroafricanas, que fueron capaces de repeler los ataques sin lamentar apenas bajas.

Atalayar_MINUSCA Republica Centroafricana 2_0
AFP/ ALEXIS HUGUET - Comandos egipcios de la MINUSCA hacen guardia en las afueras de Bangui, la capital de la República Centroafricana, el 25 de diciembre de 2020
El Tribunal Constitucional avala el resultado electoral

Este lunes se ha producido también el fallo del Constitucional centroafricano, que ha avalado los resultados electorales en los que se da la victoria al presidente Touadera. La oposición rechazó de plano los resultados debido a que una gran parte de los centroafricanos que estaban llamados a las urnas, no pudieron ejercer su derecho a voto. Tras el fallo, la comunidad internacional ha pedido a la oposición que acepte los resultados y que vuelva al diálogo político para tratar de frenar esta nueva oleada de violencia.

Varias autoridades de diferentes organismos internacionales han emitido un comunicado conjunto en el que inciden en la necesidad de que la oposición se integre en el desarrollo democrático del país y deje a un lado la violencia. Entre los firmantes se encuentra el alto representante de la Acción Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, el presidente de la Comunidad Económica de los Estados Centroafricanos (CEEAC), Gilberto Da Piedade Veríssimo, y representantes de Naciones Unidas y la Unión Africana.

Según el Constitucional, Fuastin Touadera habría obtenido el 53% de los votos, lo que le valdría para revalidar su elección sin necesidad de una segunda vuelta. Por delante tiene ahora un nuevo mandato que se antoja aún más difícil que el anterior, y en el que tendrá que poner todo su empeño para devolver a los acuerdos de paz a los grupos armados que han cogido de nuevo la senda de la violencia en el seno de la CPC.