La República Democrática del Congo espera declarar el fin del brote de Ébola en junio

Si pasa un plazo de 42 días sin nuevos casos
Arlette Kavugho, de 40 años, madre de seis hijos y superviviente del Ébola que trabaja como cuidadora, lleva a Kambale Eloge, de 16 meses, cuya madre murió a causa del Ébola, durante su visita a la guardería del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)

REUTERS/ZOHRA BENSEMRA  -   Arlette Kavugho, de 40 años, madre de seis hijos y superviviente del Ébola que trabaja como cuidadora, lleva a Kambale Eloge, de 16 meses, cuya madre murió a causa del Ébola, durante su visita a la guardería del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)

La República Democrática del Congo (RDC) ha dado el alta al último paciente ingresado con Ébola en el noreste del país y las autoridades esperan poder declarar el fin oficial del brote a finales de junio, siempre que transcurra un plazo de 42 días sin nuevos casos, según confirmaron a Efe fuentes sanitarias.

"Efectivamente, se le ha dado el alta del centro de tratamiento y vamos a seguir los criterios de declaración del fin de la epidemia", confirmó este sábado el coordinador nacional de la respuesta contra el Ébola, Steve Ahuka, en conversación telefónica.

El alta del último hospitalizado se produjo este viernes en Beni, localidad congoleña que ha sido uno de los grandes epicentros de la epidemia que se declaró en agosto de 2018 en el noreste congoleño.

Pese a la buena noticia, las autoridades sanitarias deberán seguir atentas sobre el terreno durante las próximas semanas por si aparecen nuevos casos. Adicionalmente, se busca a una persona que había dado positivo pero se fugó y de la que nunca se volvió a saber nada.

Si transcurrido un plazo de 42 días desde el alta de este último paciente no se detectan nuevos casos, la RDC podrá declarar el fin oficial del brote, de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ya en abril pasado, cuando el país estaba a tan solo dos días de cumplir el plazo requerido, un nuevo positivo obligó a posponer el anuncio y, desde entonces, el rebrote dejó cuatro muertos.

En total, esta epidemia -la peor de la historia de la RDC y la segunda más grave a nivel mundial después de la que afectó a África Occidental de 2014 a 2016- ha dejado 3.462 casos, con 2.268 fallecidos, según datos de la OMS. Afectó a tres provincias del noreste del país -Ituri, Kivu del Norte y Kivu del Sur- en las que el control de la epidemia se vio dificultado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y por la gran inseguridad en la zona, donde operan decenas de grupos armados.