PUBLICIDAD

Iberdrola

La Serie A se verá gratis en YouTube en la región MENA

El conflicto por piratería entre beIN Sports de Qatar y Arabia Saudí ha obligado a la liga italiana a distribuir cinco partidos gratis por jornada
Empleados trabajan en una sala de control de transmisión en el estudio de beIN Sports que albergará la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Doha, Qatar REUTERS/NASEEM ZEITOON

REUTERS/NASEEM ZEITOON  -   Empleados trabajan en una sala de control de transmisión en el estudio de beIN Sports que albergará la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Doha, Qatar

“Arabia Saudí promovió y apoyó activamente la piratería a través de la plataforma beoutQ”. Así lo señaló la Organización Mundial del Comercio (OMC) en un informe de junio de 2020. La investigación la encabezaron FIFA y UEFA con el apoyo de competiciones nacionales como la Premier, LaLiga o la Bundesliga. Consiguieron probar que Arabsat, empresa pública de satélites con sede en Riad, había facilitado la infraestructura para favorecer las retransmisiones ilegales de la plataforma beoutQ en Arabia Saudí y en el resto de Oriente Próximo.

Bundesliga

Tras el parón provocado por la COVID-19 beIN Sports (heredera de Al-Jazeera Sports) decidió no emitir el final de la Serie A de la temporada 20-21 en Arabia Saudí en señal de protesta contra la piratería. La Bundesliga también dejó de emitirse en Oriente Medio y el Norte de África (MENA) por el mismo motivo. El director de deportes de beIN, Richard Verow, argumentó que “nuestro plan de negocios es claro: sólo pujaremos por derechos a niveles que tengan sentido económico y tengan una propuesta de valor”. 

Miembros de una familia viendo el canal deportivo beIN de Qatar en su casa de Riad, la capital saudí AFP/ FAYEZ NURELDINE
AFP/ FAYEZ NURELDINE-Miembros de una familia viendo el canal deportivo beIN de Qatar en su casa de Riad, la capital saudí
Robo

Este conflicto se ha calificado en varios medios de comunicación internacionales como “el mayor robo de la historia de la televisión”. La señal de beoutQ es accesible con un decodificador y ya ofreció íntegro el Mundial de Rusia de 2018. Desde entonces emite todos los partidos de las principales ligas de fútbol europeas además del resto de contenido deportivo y de ocio de beIN Sports. No tratan la imagen para evitar el logotipo, tan solo se limitan a colocar su mosca sobre el contenido que emiten en ese momento. 

Khashoggi

La justicia es lenta y desde beIN Sports intentan proteger sus emisiones como pueden, pero la raíz de todo este problema se eleva hasta Saud al Qahtani, uno de los más estrechos asesores del príncipe saudí Mohamed bin Salman. El cerebro de beoutQ fue apartado de la escena pública tras ser implicado en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul. Todo esto hace muy complicado que exista libre competencia en la zona para emitir contenido deportivo.

Estudios de beIN TV Network en Doha. Arabia Saudí ha cancelado definitivamente la licencia de la cadena qatarí beIN Sports, que ha estado en el punto de mira en medio de una disputa que estalló hace tres años entre los dos países del Golfo. REUTERS/NASEEM ZEITOON
REUTERS/NASEEM ZEITOON-Estudios de beIN TV Network en Doha. Arabia Saudí ha cancelado definitivamente la licencia de la cadena qatarí beIN Sports, que ha estado en el punto de mira en medio de una disputa que estalló hace tres años entre los dos países del Golfo.
Calcio

El último damnificado en todo este litigio es la liga italiana. Ningún operador ha pujado por los derechos en la región MENA y la competición se verá gratis en YouTube donde los aficionados podrán disfrutar de los cinco partidos más interesantes con comentarios en árabe. Milan, Inter y la Juventus de Cristiano Ronaldo son los equipos más seguidos y los que tendrán asegurado su espacio cada semana. 

A toda esta polémica se une las relaciones de la Lega Nazionale Professionisti (LNP) con Arabia Saudí para disputar la Supercopa de Italia en los últimos años. Este acuerdo tampoco ha gustado a beIN porque alimenta la piratería en la zona y así justifica no pujar por los derechos de la competición y el apagón televisivo. 

El presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, a la izquierda, y el presidente de la Autoridad Deportiva General saudí GSA AP/AMR NABIL
AP/AMR NABIL-El presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, a la izquierda, y el presidente de la Autoridad Deportiva General saudí GSA
España

En España el conflicto no ha salpicado de momento a la competición, pero hay que recordar que la RFEF de Luis Rubiales también tiene un acuerdo con Arabia Saudí para jugar la Supercopa de España en aquel país. Se jugó la edición de 2019 y se suspendió la de 2020 por la crisis del coronavirus. Se espera que en 2022 se retome porque el retorno económico es importante para la federación.