La sociedad civil pide rebajar la tensión entre Marruecos y Argelia

Importante petición a pocos días de la celebración de las elecciones locales, regionales y legislativas marroquíes
Banderas de Marruecos y Argelia en Saïdia, en la frontera entre ambos países

AFP/FADEL SENNA  -   Banderas de Marruecos y Argelia en Saïdia, en la frontera entre ambos países

El último encontronazo político entre dos rivales actuales del norte de África como Marruecos y Argelia, provocado por el anuncio argelino de la ruptura de relaciones entre ambos países hecho el 24 de agosto, ha generado una tensión diplomática y política inquietante. Ante este preocupante escenario, han surgido voces que piden acabar con el enfrentamiento y tranquilizar la situación.

De esta forma, parte de la sociedad civil tanto marroquí como argelina ha instado a poner fin a esta escalada de tensión entre ambas naciones magrebíes.

En esta línea, en torno a 250 intelectuales y destacadas personalidades han suscrito un manifiesto en el que hacen un llamamiento a la razón dirigido a los dirigentes políticos y a la propia opinión pública. 

A pesar de las varias disputas políticas que existen entre ambos Estados (incluido un tema muy relevante como la cuestión del Sáhara Occidental), los firmantes del manifiesto se oponen a un enfrentamiento tan frontal entre dos países vecinos del norte de África. Así, Fouad Abdelmoumni, economista marroquí y uno de los signatarios de este llamamiento, ha reconocido que las sociedades civiles de Marruecos y Argelia no han estado a la altura, pero ha afirmado que ahora se da un primer paso hacia la movilización encaminada a tranquilizar la situación: “El elemento esencial, para nosotros, es romper esta sinfonía que se toca a ambos lados de las fronteras, en la que cada uno denigra al otro, en el que cada uno demoniza al otro y en el que cada uno conduce a su población al odio hacia el prójimo”.

Banderas Marruecos Argelia

En esta corriente de opinión se rechaza el militarismo, el enfrentamiento y la división regional. “Cuando tengamos propuestas concretas, contundentes, colectivas, coherentes, convincentes podremos liderar una gran movilización a nivel magrebí, para contrarrestar los poderes que nos están llevando hoy al enfrentamiento. Se está en guerra, y en todo caso al enorme despilfarro de nuestros medios y nuestros recursos”, ha manifestado Abdelmoumni, en palabras recogidas por el medio RFI. 

Fouad Abdelmoumni ha señalado que en este llamamiento los firmantes piden a la sociedad civil de ambos países actuar rápidamente para poner fin a la escalada de tensión. También ha añadido que este acto simbólico será seguido por otros para abordar las cuestiones espinosas que causan la división entre los dos países magrebíes.

De esta forma, se ha lanzado un llamamiento para propiciar la unión entre los pueblos marroquí y argelino. 

"Rechazamos la situación actual que podría conducir a un enfrentamiento antinatural, un enfrentamiento que no es sino una negación de la historia profunda de nuestra región, que va en contra de los intereses de los dos pueblos y de toda la región", se ha indicado en el manifiesto firmado por intelectuales y activistas de Marruecos y Argelia, incluso de Túnez, y presentado en una rueda de prensa que fue llevada a cabo de manera presencial y virtual. 

Banderas Marruecos Argelia

Por su parte, el activista bereber marroquí, Ahmed Assid, ha propuesto la celebración de encuentros entre las élites de Marruecos y Argelia para favorecer el entendimiento entre ambos países. Por su parte, Bencheikh Madjid, profesor universitario de derecho en Argelia, ha denunciado que los gobernantes en ambos países "tienen un espíritu de dominación en la región que perjudica los intereses de los dos pueblos". "Esta ruptura es una catástrofe, ¿qué pasaría si surgen nuevos incidentes entre los dos países?", ha lamentado el economista argelino Lakhdari Djaffa, en palabras recogidas también por la agencia EFE. 

Argelia anunció el pasado 24 de agosto la ruptura de relaciones con Marruecos tras acusar a este último de apoyar el movimiento separatista de la Cabilia (MAK) y de estar detrás de las declaraciones del ministro de Exteriores de Israel que acusó a Argel de ser cómplice de la República Islámica de Irán, señalada en muchos casos por propiciar la desestabilización de Oriente Medio con su política beligerante e intervencionista en otros países. 

Se trata ahora de buscar un punto de entendimiento para el acercamiento entre Marruecos y Argelia. Que puede ser un punto de inflexión importante; sobre todo, teniendo en cuenta el gran episodio político que aguarda el próximo 8 de septiembre, cuando se celebrarán por primera vez en la historia a la vez elecciones locales, regionales y parlamentarias en el reino alauí.