La sonda marciana de Emiratos despegará el 15 de julio desde Japón

La astronave Al Amal se encuentra en la base espacial japonesa de Tanegashima en pleno proceso de preparación para su lanzamiento camino del Planeta Rojo
Se pretende que a astronave Al Amal ‒Hope en inglés‒ llegue a la órbita marciana a principios de 2021, cuando dan inicio las celebraciones por el 50 aniversario de la fundación de la Unión de Emiratos Árabes

PHOTO/MBRSC  -   Se pretende que a astronave Al Amal ‒Hope en inglés‒ llegue a la órbita marciana a principios de 2021, cuando dan inicio las celebraciones por el 50 aniversario de la fundación de la Unión de Emiratos Árabes

La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) y los técnicos de Mitsubishi Heavy Industries acaban de fijar para el 15 de julio el primer intento de despegue de la sonda marciana Al Amal de Emiratos, que tendrá lugar a bordo de un lanzador japonés H-IIA desde Tanegashima, un Centro Espacial situado en una isla al suroeste de Japón. En el caso de que las condiciones climáticas o técnicas dificulten el lanzamiento, los técnicos de Mitsubishi ‒la compañía fabricante del cohete H-IIA‒ podrán intentarlo de nuevo en los siguientes semanas, ya que disponen de una ventana de lanzamiento que abarca hasta el 13 de agosto.

De acuerdo con los datos de Mitsubishi, el cohete H-IIA codificado F42 encenderá sus potentes motores a las 05:51 y 27 segundos de la madrugada del 15 de julio, cuando en la España peninsular son las 22:51 y 27 segundos. Se trata de la primera misión espacial organizada por la JAXA para enviar al espacio una misión no japonesa de exploración de un planeta del Sistema Solar.

El contenedor con la astronave en su interior partió hacia Japón  en la bodega de carga de un avión Antonov An-124 de la compañía rusa Volga Dnepr
PHOTO/MBRSC - El contenedor con la astronave en su interior partió hacia Japón  en la bodega de carga de un avión Antonov An-124 de la compañía rusa Volga Dnepr

El orbitador emiratí Al Amal ‒que en español significa “Esperanza” y en inglés “Hope”‒ es la primera misión interplanetaria de una nación del mundo árabe. Si su viaje en solitario con destino al Planeta Rojo da comienzo dentro de la ventana de lanzamiento programada por los técnicos japoneses, la astronave alcanzará la órbita marciana en los primeros meses de 2021, coincidiendo con el inicio de las celebraciones por el 50 aniversario de la fundación de la Unión de Emiratos Árabes.

Para el jeque Mohammed bin Rashid, vicepresidente y gobernante de Dubái, la sonda marciana representa “un punto de inflexión” para el mundo árabe e islámico en el sector espacial”. Desde su perspectiva, llegar a Marte “no es solo un objetivo científico”. Representa un mensaje para la juventud árabe de que “somos capaces y que la esperanza trasciende la distancia entre la tierra y los cielos”.

El lanzamiento del orbitador marciano Al Amal será la primera misión espacial organizada por la JAXA para enviar al espacio una astronave interplanetaria no japonesa
PHOTO/JAXA - El lanzamiento del orbitador marciano Al Amal será la primera misión espacial organizada por la JAXA para enviar al espacio una astronave interplanetaria no japonesa
Un largo trayecto por tierra, aire y mar 

El traslado de Al Amaal desde Dubái a la base espacial japonesa de Tanegashima ha tenido lugar a finales de abril, ha sido un viaje por tierra, aire y mar que se ha prolongado por espacio de 83 horas y que se ha materializado en tres etapas. Al estar Japón sometido a restricciones de entrada de personal y material a causa de la pandemia por coronavirus COVID-19, previamente se habían obtenido los permisos de las autoridades aeroportuarias niponas. Con carácter previo al envío del orbitador, a principios de año un equipo de ingenieros del Centro Espacial Mohammed Bin Rashid fue enviado al Centro Espacial de Tanegashima para asegurar que todos ellos habían superado la cuarentena por el COVID-19 a la llegada de la astronave. 

Tras proteger al orbitador en su largo viaje transatlántico, fue introducido en un contenedor especial para su traslado por carretera desde el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid hasta el aeropuerto internacional Al Maktoum de Dubái, a unos 70 kilómetros, viaje que duró 16 horas.

La astronave de Emiratos pretende extraer datos sobre los drásticos cambios por los que ha pasado el Planeta Rojo hasta su desolación actual
PHOTO/MBRSC - La astronave de Emiratos pretende extraer datos sobre los drásticos cambios por los que ha pasado el Planeta Rojo hasta su desolación actual

La segunda etapa consistió en su remisión por vía aérea hasta Japón. Desde el aeropuerto de Dubái, el contenedor con la astronave en su interior fue depositada en la bodega de carga de un avión cuatrirreactor Antonov An-124 de la compañía rusa Volga Dnepr, especializada en el transporte de sistemas espaciales. Tras un vuelo de 11 horas, el aparato aterrizó en el aeropuerto de Chubu, a 35 kilómetros al sur de importante ciudad de Nagoya, en el centro de Japón.

Una vez en el aeropuerto de Nagoya, el contenedor fue extraído del avión An-124 y enviado en un convoy al puerto de Shimama, a 1.200 kilómetros de distancia por carretera. Allí fue depositado en un barco y trasladado por vía marítima hasta el puerto de Tanegashima.

Ha viajado por carretera desde Dubái hasta el aeropuerto de la capital. En Japón, desde el aeropuerto de Nagoya hasta el puerto de Shimama. En total, cerca de 1.300 kilómetros
PHOTO/MBRSC - Ha viajado por carretera desde Dubái hasta el aeropuerto de la capital. En Japón, desde el aeropuerto de Nagoya hasta el puerto de Shimama. En total, cerca de 1.300 kilómetros

En dos horas de travesía se encontraba en el Centro Espacial, donde fue recepcionado por el equipo avanzado de técnicos emiratíes y técnicos japoneses, que procedieron a comprobar que no había sufrido daño alguno durante el transporte. Desde ese momento, los técnicos nipones han asumido la responsabilidad para efectuar las operaciones preparatorias para el vuelo.

El proceso de preparación se prolonga durante 50 días hábiles, lo que supone verificar de nuevo que las comunicaciones entre la nave marciana y el centro de control en tierra funcionan de forma correcta, se llena el depósito de combustible y se comprueba que no haya fugas. Finalmente, en fechas cercanas al 15 de julio, se procederá a la integración de la astronave en la parte alta del lanzador H-IIA para su traslado a la rampa de despegue.

Estudiará el clima marciano en todos sus ciclos estacionales y en las diferentes áreas geográficas del planeta desde una órbita entre los 22.000 y 44.000 kilómetros
PHOTO/MBRSC - Estudiará el clima marciano en todos sus ciclos estacionales y en las diferentes áreas geográficas del planeta desde una órbita entre los 22.000 y 44.000 kilómetros 
Para dar respuesta a los futuros desafíos de Emiratos

La dinámica del clima y de los cambios atmosféricos en Marte son piezas del rompecabezas de las transformaciones que han sucedido en el planeta. De la información que capten los sensores de Al Amal se podrán extraer consecuencias sobre los drásticos cambios por los que ha pasado el Planeta Rojo, “lo que aportará a los científicos más conocimiento y elementos de comparación sobre el cambio climático que ocurre en la Tierra”, asegura el director del proyecto, el ingeniero Omran Sharaf.

Para la ministra de Estado de Ciencias Avanzadas, Sarah bint Yousif Al Amiri, la misión exploratoria busca “dar respuesta a los desafíos nacionales a los que se enfrenta Emiratos cuando se trata de recursos esenciales como el agua, alimentos y recursos energéticos”. Omran Sharaf, aclara que el gobierno de Emiratos quiere crear un nuevo ecosistema inspirado en una “economía creativa, competitiva e innovadora basada en el conocimiento”. Y precisamente la misión de exploración de Marte es “el catalizador de ese gran cambio”.

La campaña de lanzamiento tiene una duración de 50 días hábiles. Se verifican las comunicaciones entre la nave y el centro de control en tierra y se llena el depósito de combustible
PHOTO/MBRSC - La campaña de lanzamiento tiene una duración de 50 días hábiles. Se verifican las comunicaciones entre la nave y el centro de control en tierra y se llena el depósito de combustible

Desde una órbita comprendida entre los 22.000 y 44.000 kilómetros, la astronave Al Amal proporcionará datos a la comunidad científica internacional sobre el clima marciano “en todos sus ciclos estacionales y en las diferentes áreas geográficas del planeta”, subraya Omran Sharaf.

El orbitador de 1,5 toneladas de peso al despegue navegará por el cosmos a una velocidad de crucero de 126.000 km/h. Una vez alrededor de Marte, durante al menos 2 tomará imágenes y sus instrumentos a bordo intentarán aflorar algunos de los misterios del último planeta rocoso del Sistema Solar.