La tensión vuelve a Hong Kong en una manifestación por el sufragio universal

Nuevos choques en el centro de la ciudad de resultas de una marcha no autorizada
Los antidisturbios han disparado gas lacrimógeno en Hong Kong durante los enfrentamientos que siguieron a una protesta contra el Gobierno

PHOTO/WILLIE SIAU  -   Los antidisturbios han disparado gas lacrimógeno en Hong Kong durante los enfrentamientos que siguieron a una protesta contra el Gobierno

Miles de hongkoneses han vuelto a las calles de la ciudad financiera para participar en una marcha que los organizadores finalmente tuvieron que cancelar a petición de la Policía, lo que derivó en nuevos enfrentamientos entre los agentes y los manifestantes más radicales. La manifestación estaba convocada en demanda del sufragio universal en las elecciones legislativas de septiembre de este año, pero no fue autorizada por las fuerzas de seguridad, por lo que se convirtió en una concentración.

Los manifestantes piden una reforma electoral que permita elegir directamente al jefe del Ejecutivo local e instan a la comunidad internacional a imponer sanciones al Gobierno local si no atiende sus peticiones. Los organizadores habían solicitado inicialmente un permiso para una marcha, pero la Policía sólo accedió a una asamblea estática en un parque muy cerca del Consejo Legislativo, aduciendo que las manifestaciones anteriores se habían vuelto violentas.

Miles de personas se han congregado bajo un cielo encapotado en el Parque Chatter antes de proseguir hacia la zona peatonal de Chater Road, en pleno centro financiero de la ciudad. La mayoría de los participantes han aparecido con camisetas negras, el color habitual de los manifestantes en Hong Kong, y algunos han llevado banderas estadounidenses o británicas. Tras una hora y media concentrados, los manifestantes han empezado a recorrer Chatter Road, tras lo que la Policía ha pedido a los organizadores del grupo Hong Kong Civil Assembly Team que pusieran fin a la marcha argumentando que algunos participantes habían empezado a arrojar ladrillos y cócteles molotov a lo largo de la ruta.

Según informa la Policía local en su página de la red social Facebook, algunos de los participantes han bloqueado las carreteras con paraguas y mobiliario urbano, han desenterrado adoquines de la acera y han roto algunos semáforos. Al menos cuatro personas han sido arrestadas en la zona por posesión de porras extensibles, martillos y llaves inglesas, indica la Policía, que ha acabado disparando varias rondas de gases lacrimógenos para disolver la protesta.

Los manifestantes han pedido a los ciudadanos de la excolonia británica que mantengan viva la llama del movimiento de protesta durante 2020 y han vuelto a recordar al Gobierno, a través de pancartas y eslóganes, las demandas del movimiento prodemocrático. Esas demandas incluyen la retirada del proyecto de ley de extradición (ya conseguida), una investigación independiente sobre lo que consideran “brutalidad” policial ante las protestas, la puesta en libertad de los más de 6.000 detenidos hasta la fecha, la no consideración de las protestas como “revuelta” y el sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local.

Las protestas llegaron de manera masiva a las calles hongkonesas el pasado 9 de junio a raíz del controvertido proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín. Sin embargo, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales.

Los meses de protestas han colocado a la economía de Hong Kong en recesión por primera vez en una década, tras contraerse un 2,9% en el tercer trimestre, afectada por las caídas de las importaciones y las exportaciones, de las ventas al por menor y por las decrecientes cifras del turismo.