La transición hacia el gobierno civil en Sudán comienza con retrasos

Tras la firma de la declaración constitucional el pasado 5 de agosto, estaba previsto para
El jefe del Consejo Militar de Transición de Sudán, teniente general Abdel Fattah Al-Burhan, y el líder de la coalición de la oposición sudanesa Ahmad al-Rabiah, celebran la firma del acuerdo de reparto de poder, que allana el camino para un gobierno de transición y la celebración de elecciones, tras el derrocamiento del antiguo líder Omar al-Bashir, en Jartum, Sudán, el 17 de agosto de 2019.

REUTERS/MOHAMED NURELDIN  -   El jefe del Consejo Militar de Transición de Sudán, teniente general Abdel Fattah Al-Burhan, y el líder de la coalición de la oposición sudanesa Ahmad al-Rabiah, celebran la firma del acuerdo de reparto de poder, que allana el camino para un gobierno de transición y la celebración de elecciones, tras el derrocamiento del antiguo líder Omar al-Bashir, en Jartum, Sudán, el 17 de agosto de 2019.

Con la reciente firma de la declaración constitucional sobre la mesa, por la que se oficializa la transición en Sudán, el nombramiento de los once miembros del Consejo Soberano – órgano encargado de la supervisión del Consejo de Ministros y del Consejo Legislativo – previsto para este domingo 18 de agosto, se ha retrasado, al menos, 48 horas.

La decisión ha sido adoptada a petición de la oposición, aglutinada en las Fuerzas de la Declaración de la Libertad y el Cambio (DFCF, por sus siglas en inglés), porque necesitan tiempo “hasta que sus componentes logren acordar la lista de sus cinco candidatos al Consejo Soberano”.

Cabe recordar, en este punto, que este nuevo órgano político estará formado por once miembros, seis civiles – cinco procedentes de las DFCF y un restante elegido por consenso entre las dos partes – y cinco soldados del Consejo Militar de Transición. A la cabeza de la estructura directiva se situará un general durante los primeros 21 meses, que será reemplazado por un civil durante los 18 meses restantes.

Junto con la designación del nuevo órgano político, se procederá a la disolución del Consejo Militar de Transición, que ha gobernado Sudán desde que el pasado 11 de abril un golpe de Estado desalojara al presidente Omar al-Bashir. Estos más de cuatro meses se han sucedido en medio de episodios violentos, represión contra los manifestantes – el balance de víctimas mortales supera el centenar – y acusaciones de violar los derechos fundamentales por organismos como Naciones Unidas.

Civiles sudaneses de otras provincias viajan en el tren para unirse a las celebraciones de la firma del acuerdo de reparto de poder de Sudán, que allana el camino para un gobierno de transición y, finalmente, para las elecciones, tras el derrocamiento del antiguo líder Omar al-Bashir en Jartum, Sudán, el 17 de agosto de 2019.
REUTERS/MOHAMED NURELDIN. Civiles sudaneses de otras provincias viajan en el tren para unirse a las celebraciones de la firma del acuerdo de reparto de poder de Sudán, que allana el camino para un gobierno de transición y, finalmente, para las elecciones, tras el derrocamiento del antiguo líder Omar al-Bashir en Jartum, Sudán, el 17 de agosto de 2019.

Este martes, día 20 de agosto, está agendado el nombramiento del primer ministro que, por primera vez, será civil, tras las tres décadas de poder interrumpidas del expresidente Omar al-Bashir. Ahora, con este primer retraso, habrá que ver si el resto del calendario sufre modificaciones, pues también está en el aire la designación del gabinete de ministros, prevista para el 28 de agosto.

Una vez se conozcan todos los nombres que ostentarán la responsabilidad de dirigir Sudán hasta la convocatoria de elecciones libres, el 1 de septiembre se dará inicio al nuevo curso político con una reunión entre el Consejo de Ministros y el Consejo Soberano. En los tres meses posteriores, se conformará el Consejo Legislativo o Asamblea. 

En este sentido, cabe destacar que dos fechas han marcado la historia reciente de Sudán: el 17 de julio y el 5 de agosto. En la primera, el Consejo Militar de Transición y la formación opositora DFCF llegaron a un acuerdo político que ponía fin al periodo de inestabilidad abierto tras el golpe de Estado que desalojó al expresidente Omar al-Bashir del poder. En la segunda, se firmó la declaración constitucional, el último de los documentos sobre el que faltaba entendimiento y requisito imprescindible para dar comienzo, de forma oficial, al periodo de transición.

Cronología de los principales acontecimientos de la situación política en Sudán.
AFP/AFP. Cronología de los principales acontecimientos de la situación política en Sudán.

Más recientemente, se ha añadido otra nueva fechas a la hazaña sudanesa: este sábado, 17 de agosto, tuvo lugar una ceremonia formal en la capital, Jartum, en la que se conmemoraba la firma de la declaración constitucional ante mandatarios y jefes de Gobierno y Estado extranjeros. Bajo el nombre de “Alegría de Sudán”, la ceremonia contó con la asistencia de numerosos representantes de los países vecinos de la nación africana y, también, de las monarquías del golfo Pérsico.

Así, el ministro de Estado de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Sultan bin Ahmad Sultan Al Jaber, reiteró el compromiso de su país con “los esfuerzos que logran la seguridad, la estabilidad y la prosperidad para Sudán y su gente”. “La transición pacífica del poder a través del diálogo es la garantía más efectiva, mejor y única para el desarrollo y el progreso de las naciones, particularmente que los experimentos caóticos han producido resultados desastrosos en muchos pueblos de la región”, señaló, en esta línea. La delegación de EAU estuvo compuesta, además, por el embajador del país del Golfo en Sudán, Hamad Mohammed Al Junaibi, y el director del Departamento de Asuntos Árabes del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional. 

Asimismo, el ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Qatar, Sultan bin Saad al-Muraikhi, acudió a la celebración. Manifestó su “esperanza” de que “el documento constitucional garantice una verdadera representación de todo el pueblo sudanés en el proceso político sin exclusión de nadie”. 

El presidente de Chad, Idris Deby; el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta; el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir; el presidente de la República Centroafricana, Faustin-Archange Touadéra; el primer ministro egipcio, Mostafa Madbouli; y el primer ministro etíope y artífice por excelencia del proceso de mediación entre las partes, Abiy Ahmed, también acudieron a la ceremonia. 

De izquierda a derecha, el veterano líder de la oposición sudanesa Sadiq al-Mahdi, el presidente de la Comisión de la Unión Africana Moussa Faki Mahamat, el primer ministro etíope Abiy Ahmed, el presidente keniano Uhuru Kenyatta, el presidente chadiano Idriss Deby, el jefe del Consejo Militar de Transición (TMC) de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan, y el presidente de Sudán del Sur Salva Kiir Mayardit, El presidente de la República Centroafricana, Faustin-Archange Touadera, y el primer ministro egipcio, Mostafa Madbouli, y el general Mohamed Hamdan Daglo "Hemeti", jefe adjunto y comandante de las Fuerzas de Apoyo Rápido de la República Centroafricana, asisten a la ceremonia de firma de una "declaración constitucional" que prepara el camino para la transición sudanesa a un gobierno civil.
AFP/EBRAHIM HAMID. De izquierda a derecha, el veterano líder de la oposición sudanesa Sadiq al-Mahdi, el presidente de la Comisión de la Unión Africana Moussa Faki Mahamat, el primer ministro etíope Abiy Ahmed, el presidente keniano Uhuru Kenyatta, el presidente chadiano Idriss Deby, el jefe del Consejo Militar de Transición (TMC) de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan, y el presidente de Sudán del Sur Salva Kiir Mayardit, El presidente de la República Centroafricana, Faustin-Archange Touadera, y el primer ministro egipcio, Mostafa Madbouli, y el general Mohamed Hamdan Daglo "Hemeti", jefe adjunto y comandante de las Fuerzas de Apoyo Rápido de la República Centroafricana, asisten a la ceremonia de firma de una "declaración constitucional" que prepara el camino para la transición sudanesa a un gobierno civil.
Comienza el juicio contra Omar al-Bashir

Este sábado, coincidiendo con la celebración de la ceremonia de la firma, ha comenzado el juicio por corrupción contra el expresidente Omar al-Bashir. El inicio del proceso estaba previsto para el día 31 de julio, pero se aplazó debido a la incomparecencia del acusado ante el tribunal. 

Cabe recordar que la Fiscalía anunció, el pasado 14 de junio, una acusación formal contra el exmandatario por “posesión de moneda extranjera, por corrupción y por recibir regalos de forma ilegal”, tras encontrase en su residencia más de 7 millones de euros, 350.000 dólares y 5.000 millones de libras sudaneses (105 millones de dólares) en efectivo. 

En estos dos días de juicio, ya han comenzado a publicarse informaciones relativas al mismo: según informa la BBC, “un detective declaró ante el tribunal en Sudán que el expresidente Omar al-Bashir admitió haber recibido 90 millones de dólares procedentes de Arabia Saudí”. Estos pagos se habrían producido después de que el exmandatario hubiera sido depuesto, según ha publicado The Guardian. Según el investigador citado por el medio británico, Ahmed Ali, al-Bashir aseguró que “el dinero era parte de una suma de 25 millones de dólares que le envió el príncipe Mohammed bin Salman para ser utilizado fuera del presupuesto estatal” y que la utilización de dicho dinero “fue autorizada” por el propio al-Bashir.