PUBLICIDAD

Marruecos

La UE sube el tono ante el desplante de Venezuela

La instancia comunitaria declaró persona non grata a la jefa de la misión venezolana en Bruselas tras la orden de expulsión de la embajadora europea del país venezolano
Claudia Salerno, responsable de la misión Venezuela en la Unión Europea

REUTERS/KACPER PEMPEL  -   Claudia Salerno, responsable de la misión Venezuela en la Unión Europea

Aumenta exponencialmente la tensión entre la Unión Europea (UE) y Venezuela tras los golpes diplomáticos exhibidos en las últimas horas. El Ejecutivo venezolano dio orden de expulsar a la embajadora europea en su territorio, Isabel Brilhante, por las sanciones recibidas por parte del bloque comunitario, y, en respuesta, el organismo europeo ha declarado persona non grata a Claudia Salerno, jefa de la misión venezolana en Bruselas. 

"La Unión Europea considera que esta declaración está completamente injustificada y es contraria al objetivo de la Unión de desarrollar relaciones y construir asociaciones en terceros países", indicó el Consejo en un comunicado.

La decisión se tomó "a iniciativa del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad", Josep Borrell, según precisó la nota oficial publicada. La propia Claudia Salerno, además de jefa de la misión de Venezuela ante la UE, es embajadora ante Bélgica y Luxemburgo. Precisamente, Salerno no deberá abandonar Bruselas ya que allí ejerce como representante de Maduro ante los países belga y luxemburgués, por lo que, por ahora, podrá mantenerse en esa ciudad cumpliendo con tales funciones. Eso sí, no podrá entrar en instalaciones de la Unión Europea. 

Venezuela explotó ante las sanciones recibidas por parte de la UE y ante la visita programada de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, a Colombia para entrevistarse con el presidente Iván Duque, gran enemigo del régimen bolivariano venezolano. 

Duque destacó que González Laya revisará el Estatuto de Protección Temporal para Migrantes Venezolanos, la carta de derechos que el Gobierno colombiano anunció el pasado 8 de febrero para beneficiar a unos dos millones de venezolanos regulares o irregulares que están en el país. "España ha jugado un papel fundamental en la coordinación de las mesas de donantes, tanto con el rey Felipe como con el presidente (del Gobierno, Pedro) Sánchez hemos logrado que ellos entiendan el alcance de esta medida y queremos que España sea un articulador para que esa ayuda internacional pase de las declaraciones a los desembolsos", subrayó Duque. Ante este escenario, el régimen de Nicolás Maduro respondió públicamente con críticas incluso por parte de Jorge Arreaza, canciller venezolano. 

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell
PHOTO/REUTERS - El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell

Según datos de Migración Colombia, hasta el pasado 31 de diciembre había en el país 1,72 millones de migrantes venezolanos, de los cuales cerca de un millón son indocumentados y unos 800.000 están con su situación regularizada.

En esta situación de tensión que se ha ido generando, tras las sanciones impuestas por la UE a Venezuela, el propio presidente del país caribeño, Nicolás Maduro, explicó la decisión del Gobierno venezolano de expulsar del país a Isabel Brilhante. "Lo hacemos en contra de nuestra voluntad, inclusive, porque nosotros queremos tener las mejores relaciones con toda Europa, pero no podemos aceptar que nadie venga a ofender a Venezuela, a agredir, a sancionar a Venezuela. No lo vamos a aceptar de nadie", aseveró Maduro. 

Mientras, Isabel Brilhante mantiene su bajo perfil, sin declaraciones tras haber recibido la carta de expulsión del país de manos de Jorge Arreaza. Ahora, la expectativa es si el gobernante dejará sin efecto la expulsión de Isabel Brilhante, como ya ocurrió en julio de 2020, o si cumplirá con su amenaza de deshacerse también de otros embajadores como los de España, Francia, Alemania o Reino Unido, como informaba el diario La Razón. Brilhante aún está en Venezuela, en principio mientras transcurre el plazo de 72 horas que recibió para abandonar el territorio. Mientras, el régimen venezolano sigue negándose a reconsiderar la medida. 

La embajadora de la Unión Europea en Venezuela, Isabel Brilhante Pedrosa
REUTERS/MANAURE QUINTERO - La embajadora de la Unión Europea en Venezuela, Isabel Brilhante Pedrosa
Sanciones de la UE

El lunes pasado, la UE sancionó a 19 funcionarios y altos cargos venezolanos por su papel en actos y decisiones que, a su juicio, socavan la democracia y el Estado de derecho en Venezuela. La decisión elevó a 55 el número de funcionarios y altos cargos sancionados por la UE, con prohibición de viajar y congelación de activos en territorio comunitario. 

El comandante de Policía Remigio Ceballos, el gobernador del estado de Zulia, Omar José Prieto, y la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Indira Alfonzo, forman parte de la nueva lista de dirigentes que no podrán entrar a territorio comunitario y a quienes se le congelarán los activos y bienes que tengan en la Unión Europea. También han sido penalizados varios diputados de la Asamblea Nacional, por no haber sido "elegida democráticamente", y algunos integrantes del Tribunal Supremo. 

Este enconamiento de posiciones entre la UE y el Gobierno chavista viene de la situación generada con las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, que se celebraron sin la participación de los candidatos opositores y registraron serias irregularidades y una alta abstención. Los comicios no fueron reconocidos ni por la Unión Europea ni por Estados Unidos y gran parte de los Gobiernos de la región, que continúan viendo al opositor Juan Guaidó como un interlocutor válido.  

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
PHOTO/PALACIO DE MIRAFLORES - Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

El régimen chavista rechazó de plano cambiar la fecha de la votación, alegando los plazos de la Constitución, y siguió adelante con el proceso el pasado lunes 22 de febrero, la Unión Europea impuso una serie de sanciones contra 19 altos funcionarios venezolanos, legisladores y miembros de las fuerzas de seguridad en respuesta a lo ocurrido con los comicios legislativos. Según el bloque, las elecciones estuvieron amañados a favor de los parlamentarios afines a Maduro.  

El líder opositor Juan Guaidó perdió de facto el control de la Asamblea Nacional, de la que era presidente desde enero de 2019, tras las elecciones de diciembre. Su cargo de jefe del legislativo sustentaba también el amplio reconocimiento internacional como presidente interino frente a Nicolás Maduro, que obtuvo hace dos años en pleno pulso por lograr la renuncia del sucesor de Hugo Chávez y la conformación de un Gobierno de transición. Al quedar excluido del Parlamento, sin embargo, varias instancias dejaron de atribuirle ese papel. Entre ellas, la misma Unión Europea, aunque Bruselas sí lo considera un interlocutor de primera línea para la resolución de la crisis venezolana. 

El propio líder opositor venezolano rechazó la medida de expulsión, al tiempo que destacó el apoyo de Isabel Brilhante a la protección de los derechos humanos. "Nos solidarizamos con la embajadora europea, quien siempre ha demostrado a favor de los derechos humanos y la democracia en Venezuela en nombre de Europa. La soberbia del dictador lo aísla más del mundo y pretender arrastrar al país con él", indicó Guaidó.