La Unión Europea insta a Irán a que se abstenga de producir uranio enriquecido 

Teherán amenazó hace unos días con el enriquecimiento de uranio en un 20% excediendo el 3,67% pactado en el pacto nuclear 
El presidente de Irán, Hasán Rohaní, junto al jefe de la organización de tecnología nuclear Alí Akbar Salehi

AFP/HO/PRESIDENCIA IRANÍ  -  -   El presidente de Irán, Hasán Rohaní, junto al jefe de la organización de tecnología nuclear Alí Akbar Salehi

Un portavoz del Gobierno iraní dijo el 4 de enero que el complejo Shahid Almohammadi de la instalación nuclear subterránea de Fordow había comenzado el proceso de producción de uranio a una tasa de hasta el 20%.  

Esto excedía el compromiso de 3,67% del Plan de Acción Integral Conjunta (JCPOA). Sin embargo, tras la retirada de Estados Unidos del pacto, en 2018, Irán volvió a enriquecer uranio en 2019, hasta un 4,5%, cantidad que ahora pretende superar, aunque el 20% sigue estando muy por debajo del 90% necesario para fabricar una bomba nuclear. 

En una declaración emitida el lunes por, el alto representante para la Política Exterior de los Veintisiete, Josep Borrell, afirmó el inicio del enriquecimiento de uranio en la planta de Fordow, y confirmado por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) el 4 de enero, es "un hecho muy serio y motivo de profunda preocupación", según la agencia Efe. 

Para Borrell, sigue siendo fundamental mantener una cooperación plena y oportuna con el OIEA y subrayó que el JCPOA es "un elemento clave de la arquitectura mundial de no proliferación nuclear y un logro de la diplomacia multilateral, respaldado por unanimidad por el Consejo de Seguridad de la ONU a través de la resolución 2231". 

El pasado 21 de diciembre, en una declaración conjunta, China, Rusia, Alemania, Francia, Reino Unido, Irán y la propia UE se comprometieron a "abordar los desafíos a la implementación" del acuerdo, "incluidos los compromisos de no proliferación nuclear y el levantamiento de sanciones", así como a trabajar conjuntamente para que Biden vuelva al JCPOA. 

REUTERS/THOMAS IMO  -   Martin Schaefer, oficial de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania sostiene una copia firmada del Plan de Acción Integral Conjunto relativo al programa nuclear de Irán, se muestra en Viena, Austria, el 14 de julio de 2015
REUTERS/THOMAS IMO  -   Martin Schaefer, oficial de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania sostiene una copia firmada del Plan de Acción Integral Conjunto relativo al programa nuclear de Irán, se muestra en Viena, Austria, el 14 de julio de 2015

Behrouz Kamalvandi, portavoz de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEOI, por sus siglas en inglés), declaró que el país puede enriquecer uranio con una pureza de hasta el 90%, lo que es suficiente para fabricar armas nucleares. 

Behrouz Kamalvandi reveló que Irán tiene en estos momentos cuatro toneladas de uranio enriquecido al 4% y que la AEOI está preparada para producir hasta diez millones de toneladas de uranio al año. La revelación coincide, además, con el primer simulacro con drones de fabricación propia llevado a cabo en la provincia norteña de Semnán. 

Hace varios días, Teherán anunció que expulsaría a los inspectores de vigilancia nuclear de las Naciones Unidas a menos que se levanten las sanciones de Estados Unidos antes de la fecha límite del 21 de febrero.  

El Parlamento aprobó una ley que obliga a detener las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica y a aumentar el enriquecimiento de uranio más allá del límite establecido en el acuerdo nuclear de Teherán de 2015, en caso del no levantamiento de las sanciones.  

Este movimiento supone una violación del acuerdo nuclear firmado en 2015 y, según las autoridades iraníes, se produce como respuesta a la decisión de Donald Trump de abandonar el acuerdo de forma unilateral en 2018.  

Con esto, se pretende presionar al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, para negociar rápidamente en relación con el acuerdo nuclear.  Biden tiene la intención de volver al JCPOA cuando asuma su mandato el próximo 20 de enero, pero la decisión de Teherán de volver a enriquecer uranio puede dificultar sus planes.