La Unión Europea pone en marcha "el pasaporte COVID" para impulsar el turismo 

Un acuerdo que permitirá lanzar un documento para facilitar el viaje de ciudadanos europeos vacunados
AFP/ JOEL SAGET  -   Bruselas detalla el pasaporte COVID que ayudará la temporada turística este verano

AFP/ JOEL SAGET  -   Bruselas detalla el pasaporte COVID que ayudará la temporada turística este verano

Fumata blanca: después de cuatro largas sesiones de discusiones tensas y duras, los eurodiputados y los Estados miembros llegaron el jueves a un acuerdo sobre el certificado sanitario europeo destinado a facilitar los viajes en la Unión Europea este verano a pesar de la pandemia, lo que allana el camino para su aplicación para el 1 de Julio. Los representantes del Parlamento Europeo y de los Veintisiete llegaron a un compromiso tras una cuarta ronda de negociaciones. 

Un pacto en el que los Estados miembros se comprometen a evitar imponer medidas como cuarentenas, aunque se reserven el derecho de hacerlo de forma proporcionada si es necesario dependiendo de la situación epidemiológica de cada país. El Parlamento Europeo había pedido inicialmente que los titulares de certificados no fueran sometidos a medidas restrictivas como la cuarentena a su llegada a un país. Pero los Veintisiete, enfatizaron que se trata de una competencia nacional, manteniendo esta opción abierta, por ejemplo, en caso de un brote de una variante. 

REUTERS/ENRIQUE CALVO - Playa de El Arenal, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Palma de Mallorca, España 15 de agosto de 2020
REUTERS/ENRIQUE CALVO - Playa de El Arenal, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Palma de Mallorca, España 15 de agosto de 2020

Los europarlamentarios reclamaban que el certificado se convirtiera casi en un salvoconducto, un documento suficiente para que los ciudadanos de la UE atravesaran las fronteras interiores europeas evitando restricciones adicionales, como cuarentenas o pruebas PCR. El acuerdo al que se ha llegado implica que los Veintisiete intentarán evitar este tipo de medidas para los ciudadanos que tengan el nuevo certificado, pero no excluyen imponerlas si la situación epidemiológica lo requiere y siempre que sean “necesarios y proporcionadas”, teniendo en cuenta los datos sobre el avance de la pandemia. 

El certificado, además, será gratuito, y los Estados miembros pueden utilizarlo también para fines nacionales, si así lo prevé la legislación nacional. En el documento pactado incluirá: si el portador está vacunado; si ha pasado el coronavirus y los resultados para las PCR. También contendrá si el viajero ha recibido alguna otra vacuna aprobada por un Estado miembro, pero no por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) como el caso de Hungría, que administra la vacuna rusa Sputnik V y la china Sinopharm, pero será potestad de cada Estado miembro decidir si las considera válidas o no. 

El certificado COVID de la Unión Europea, que funcionará durante doce meses, será vinculante en la EU para las vacunas aprobadas por la EMA, que por ahora ha validado los fármacos de Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Jannsen. Junto al acuerdo sobre el certificado, la Comisión Europea se ha comprometido a movilizar 100 millones de euros del Instrumento de Apoyo de Emergencia comunitario, el mismo con el que se han financiado los 3.500 millones de euros de los contratos de las vacunas, para financiar pruebas PCR, destinadas especialmente a grupos como trabajadores y estudiantes transfronterizos, a quienes viajan para recibir atención médica o para cuidar a seres queridos.

PHOTO/AFP - Los viajeros preparan sus documentos mientras hacen cola en el mostrador de inmigración del aeropuerto internacional de Roissy Charles-de-Gaulle, el 1 de febrero de 2021
PHOTO/AFP - Los viajeros preparan sus documentos mientras hacen cola en el mostrador de inmigración del aeropuerto internacional de Roissy Charles-de-Gaulle, el 1 de febrero de 2021

El compromiso de última hora llegó después de días de enfrentamientos por el precio de las PCR y el alcance del certificado vacunal. La propuesta parte de la Comisión con vistas a hallar un consenso entre la postura del Parlamento Europeo, que quería asegurar la gratuidad o una limitación en el precio de estas pruebas, y la del Consejo, que rechazaba rebajar su coste.

Esto, argumentaba el Parlamento, suponía una discriminación entre las personas que ya han sido vacunadas -y no tendrían que asumir ningún coste extra para viajar- y quienes aún no han accedido a la inmunización y, con vistas a obtener un certificado, deben probar que tienen anticuerpos tras pasar el coronavirus o pagar por una prueba PCR.

El nombre del documento será el que proponía el Parlamento Europeo, Certificado digital COVID de la UE, en lugar de Certificado Verde Digital, que proponía la Comisión Europea. Y puede ser solicitado por cualquier persona que haya sido vacunada, que tenga una prueba negativa de la COVID-19 o que haya estado enfermo recientemente y haya desarrollado anticuerpos. El objetivo es evitar cuarentenas entre los 27 y agilizar el turismo en verano.

Una vez conseguido este acuerdo en las negociaciones que han terminado este jueves, ya solo falta la ratificación formal por parte de los Gobiernos y el Parlamento Europeo, primero en la comisión de Libertades Civiles el 26 de mayo y luego en el pleno durante la sesión plenaria de junio (7-10 de junio de 2021).