La Unión Europea y Marruecos cierran filas ante el fallo del TJUE

Rabat y Bruselas emiten un comunicado conjunto para mostrar su aceptación de la sentencia y prolongar su colaboración pesquera y comercial
Borrell Bourita

PHOTO/ARCHIVO  -   El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita, y el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, durante una rueda de prensa conjunta en 2019

El fallo del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) emitido en la mañana del miércoles ha tumbado los acuerdos pesqueros alcanzados en 2019 entre Marruecos y la Unión Europea. La corte considera que las partes no han tenido en cuenta el consentimiento del pueblo del Sáhara Occidental, y es que el pacto incluía territorios “pendiente de descolonización”, según Naciones Unidas.

Más del 90% de las capturas recogidas en el acuerdo pequero proceden de aguas saharauis. La Unión Europea abona a Marruecos unos 50 millones de euros anuales como contrapartida por permitir el acceso de los armadores a esta zona marítima. El pacto opera desde hace cuatro años, sin embargo, ha sido ahora cuando la Justicia europea se ha pronunciado al respecto.

Horas después de conocer la sentencia, los máximos representantes en materia de política exterior de Rabat y Bruselas han emitido un comunicado conjunto. En la misiva, firmada por el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita, y el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, reconocen haber “tomado nota” de la decisión judicial y actuar en consecuencia de cara al futuro.

Barco pesquero Sáhara
PHOTO/ARCHIVO  -  Barco pesquero en aguas del Sáhara

“Seguimos plenamente movilizados para mantener la cooperación entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos, en un clima de serenidad y compromiso, con el fin de consolidar la Asociación Euromarroquí de Prosperidad Compartida, lanzada en junio de 2019”, recoge el comunicado. Por lo que pretenden prolongar una unión comercial que ha resultado lucrativa para ambas partes.

“Seguiremos trabajando para desarrollar las múltiples dimensiones de esta asociación estratégica, con el mismo espíritu de movilización, coherencia y solidaridad”, anunciaron Bourita y Borrell. Una posición destinada a tranquilizar al sector pesquero, que espera recibir un duro revés económico con la revocación del acuerdo. La economía española, máxima beneficiada de los términos de la alianza comercial, también puede verse perjudicada.

El Tribunal rechazó las apelaciones de los Estados miembros, que restaron la legitimidad del Frente Polisario. Por el contrario, la Corte aprobó un plazo mínimo en que las operaciones pueden continuar produciéndose con el objetivo de preservar la acción exterior europea “y la seguridad jurídica” de sus socios. Aunque este plazo no podrá exceder los dos meses a no ser que alguna de las partes presente un recurso de casación ante el propio TJUE.

Borrell Marruecos
PHOTO/ARCHIVO  -  El Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

El representante del Frente Polisario ante la Unión Europea, Ubbi Buchraya, declaró a EFE que la sentencia del Tribunal de Luxemburgo desmonta los argumentos de la Comisión Europea sobre la validez de los acuerdos. En todo caso, la sociedad europeo-marroquí parece no haberse visto resentida.

“Esta asociación igualitaria se basa en una sólida relación bilateral, basada en la confianza y el respeto mutuo, entre el Reino de Marruecos y la Unión Europea, contribuyendo al mismo tiempo a reforzar esta relación y la de los Estados miembros”, concluye el comunicado. Un mensaje que revela a su vez los estrechos vínculos que unen al Reino alauí con la UE. Unas relaciones que no sólo se reducen a este acuerdo, sino que operan a nivel migratorio y de seguridad.

Otro de los ámbitos más destacados es el económico, ya que la Unión Europea representa el principal socio comercial del Reino alauí, y Europa corresponde a Marruecos reconociéndole como su aliado más cercano al sur del Mediterráneo, a pesar de su reciente encontronazo diplomático con España. Desde Rabat envían a Bruselas el 73% de sus exportaciones; el camino inverso lo conforma el 24% de las exportaciones europeas, que van destinadas al país norteafricano.