La Universidad Northwestern presenta un novedoso sistema de vigilancia global de la COVID-19

Las Embajadas y misiones diplomáticas de Estados Unidos informarán a cada país de los datos obtenidos para que la lucha contra la pandemia sea más eficaz
Vista de la 6ª Avenida cerca del Radio City Music Hall, en New York

PHOTO/AP   -   Vista de la 6ª Avenida cerca del Radio City Music Hall, en New York

Los resultados de un estudio publicado en la revista científica Journal of Internet Medical Research, y realizado por investigadores de la Universidad Northwestern en colaboración con la Universidad de Florida, confirma que se ha desarrollado con éxito un sistema de vigilancia global de la COVID-19. El conocido como sistema GASSP, permite rastrear las áreas en las que se encuentra el virus, hacia dónde se propaga y la velocidad de propagación, así como si dicha velocidad se incrementa. “Ahora podemos identificar fácilmente los brotes al comienzo”, indica Lori Post, investigadora principal del proyecto.  

El funcionamiento del sistema es idéntico al utilizado en econometría para medir la expansión o contracción de la economía. Post señala que es la primera vez que este método es utilizado para el monitoreo de enfermedades y se muestra optimista en que el modelo “trabajará de manera eficiente”.  

Los sistemas que se utilizan actualmente son incapaces de identificar cambios epidemiológicos o alertar sobre un brote inminente. No han cambiado apenas en las últimas décadas y fundamentalmente miden el número de casos en términos de fallecimientos, nuevas infecciones e infecciones acumuladas. El sistema también controla los datos incompletos utilizando métodos estadísticos avanzados. Los sistemas de vigilancia actual solo detectan casos graves, dijo Post, por lo que, en el caso de la COVID, esas cifras probablemente solo representan entre el 10% y el 20% del número de casos. 

Lori Post destaca que lo importante es “conocer la aceleración y cómo se compara de una semana a otra”. Para tal fin se utiliza una medida denominada Jerk, que hasta ahora no se utilizaba en el campo de la salud pública. "Si usted es el gobernador de Nueva York, no es útil prevenir futuros brotes al observar cuántas personas ya estaban infectadas por el coronavirus. Desea saber qué está sucediendo ahora y cuáles son los escenarios probables en el futuro cercano”, señaló Post.  

"Estamos detectando las características dinámicas de la pandemia", dijo Post. “Las pandemias se mueven y cambian. Somos como controladores de tráfico aéreo que guían en un avión durante una tormenta. El piloto no puede ver. No saben a dónde ir, necesitan información. Tenemos que guiar ese avión con instrumentos. De manera análoga, debemos informar a los líderes de salud pública cuando se produzcan cambios significativos en la pandemia ".  

Un punto fundamental para la solución de la pandemia en el que incide Post es en el llamado efecto de persistencia. “El efecto de persistencia mide la probabilidad de que las personas infectadas recientemente, la semana pasada, hayan infectado a otras que desarrollarán la enfermedad esta semana, y que a su vez están infectando a otras que la desarrollarán la próxima semana, etc. Para aplanar la curva y poner fin a la pandemia, debemos reducir el efecto de persistencia y, finalmente, llevarlo a cero.” Post avisa que ese es un “objetivo político clave.” 

Se utilizará a nivel global 

Al ser un sistema dinámico y no estático, la información se actualizará en apenas un segundo. Cada Embajada de Estados Unidos informará a los respectivos países de los datos obtenidos, por lo que contarán con actualizaciones en tiempo real. Con los datos aportados, los sistemas de salud estarían preparados para cambios rápidos en la epidemia y los gobiernos podrían aplicar a tiempo medidas que prevengan y mitiguen el impacto de la epidemia.  

“Por ejemplo, en relación con otros países, Holanda es un país pequeño y no tiene el mismo número de casos que algunos países más grandes como España”, explicó Post. "Pero tienen señales alarmantes en este momento: mayor velocidad, aceleración y sacudidas positivas y eso significa potencial para un crecimiento explosivo", señaló.  

También servirá para prevenir otros efectos negativos derivados de la pandemia, especialmente en países en vías de desarrollo, como inseguridad alimentaria y el hacinamiento en hospitales. Ayudará a la comprensión de qué políticas son más eficaces para combatir la pandemia. "El sistema podrá informar a los líderes preocupados por la ubicación del brote, antes de que aparezca en los hospitales y antes de que las morgues se llenen de gente", agregó Post. 

Mejor información para hacer cierres parciales 

En Estados Unidos el sistema permitirá evaluar la propagación del virus a nivel de los condados, por lo que los investigadores apuntan que no será necesario cerrar un estado entero si no corre peligro, lo que ayudará a la preservación de la economía del país.  

Por ejemplo, Hawái, Vermont y Maine tienen la tasa más baja de nuevas infecciones diarias por cada 100.000 habitantes, pero la velocidad de propagación se está acelerando y el efecto de persistencia sigue siendo positivo. Por esta razón deberían mantener la distancia social, el control de multitudes y el uso de mascarillas, porque de no ser así, el número de casos podría escalar a lo que se denomina crecimiento explosivo.