PUBLICIDAD

Iberdrola

La violencia agrava la situación en Sudán

Fuerzas de seguridad han abierto fuego contra los manifestantes, dejando a tres civiles muertos
manifestaciones-democracia-gobierno-sudan

PHOTO/ARCHIVO  -   Manifestación Sudán

Los sudaneses vuelven a tomar las calles enfrentando, una vez más, la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad. Esta vez, las manifestaciones han respondido a un llamamiento civil que se ha escenificado en una gran protesta motivada por la dimisión del ahora ex primer ministro, Abdullah Hamdok.

La renuncia de Hamdok ha allanado el terreno para que los militares vuelvan a ocupar el poder y, por ende, favorece que el proyecto democrático de Sudán se desvanezca. Es por este motivo por el cual miles de civiles han abarrotado las calles de la capital, Jartum, pidiendo la antimilitarización del Gobierno sudanés, al igual que han hecho en otras ciudades del país. 

sudan-primer-ministro-hamdook
PHOTO/ARCHIVO  -  El primer ministro sudanés, Abdullah Hamdok

En estas protestas las fuerzas de seguridad han matado a tiros a tres manifestantes, según relatan testigos a Reuters. Con estos tres últimos asesinatos la cifra total de muertos durante las protestas asciende a 60, una cifra que comenzó a contabilizarse desde el golpe de Estado perpetrado el pasado octubre por el general Abdel Fattah Al-Burhan.

En esta última manifestación los civiles trataron de llegar al palacio presidencial para seguir ejerciendo presión sobre los militares debido a que, desde la insurgencia, se ha detenido el acuerdo de reparto de poder y el proceso de transición en el país logrado en el 2019. 

transicion-politica-sudan
REUTERS/MOHAMED NURELDIN  -   El jefe del Consejo Militar de Transición de Sudán, teniente general Abdel Fattah Al-Burhan, y el líder de la coalición de la oposición sudanesa Ahmad al-Rabiah, celebran la firma del acuerdo de reparto de poder

Para la parte militar la toma de poder fue una “corrección” que trataría de devolver la estabilización de la seguridad en Sudán. Sin embargo, desde la toma de poder, la inseguridad se ha vuelto algo cotidiano entre la población. Las manifestaciones han aumentado de forma exponencial y la violencia ejercida por parte de las fuerzas militares ha dejado, además de muertos, centenares de heridos y detenciones violentas.

Estas acciones han propiciado que los sudaneses desconfíen todavía más en los militares y que Sudán se haya convertido en un escenario de confrontación entre los propios civiles. Mientras que existe un importante hartazgo de la población hacia el autoritarismo militar otro sector se ha mostrado favorable a la vuelta de los militares, lo que propiciado el aumento de la tensión entre la propia población. 

manifestaciones-democracia-gobierno-sudan
PHOTO/ ARCHIVO - Manifestación Sudán

Sin embargo, el abuso de poder por parte de los militares está dejando a la población devastada. Según señala el ministerio de Salud de Jartum, “las fuerzas de seguridad allanaron el Hospital Arbaeen” y “atacaron al personal médico” tras “disparar gases lacrimógenos en su interior”.

La policía también ha indicado a través de un comunicado que “las manifestaciones presenciaron una desviación de la paz y casos de agresión y violencia por parte de algunos manifestantes hacia las fuerzas presentes”, señalando que 60 sospechosos han sido arrestados. 

sudan-manifestaciones-democracia
PHTO/AFP  -  Manifestantes sudaneses salen a la calle en la capital, Jartum, el 25 de diciembre de 2021, para protestar contra el Ejército

El internet y las comunicaciones siguen sufriendo múltiples restricciones, llegando a reducirse sobre todo en las últimas horas del día. Estos cortes dificultan considerablemente el trabajo de los periodistas y la propia comunicación entre los habitantes ya que tampoco pueden denunciar los abusos que se están ejerciendo contra la población. Además de las telecomunicaciones, las conexiones terrestres entre las regiones se han restringido en zonas que unen Jartum con Bahri o Omdurman.

Tras la escalada de violencia la coalición Fuerzas de Libertad y Cambio, el grupo político que compartía el poder con los militares, ha demandado al Consejo de Seguridad de la ONU que inicié una investigación sobre los asesinatos y los últimos ataques a los centros sanitarios. 

al-burham-sudan
PHOTO/AFP  -  El general de alto rango de Sudán, Abdel Fattah al-Burhan, habla mientras asiste a la conclusión de un ejercicio militar en la zona de Maaqil, en el norte del estado del río Nilo, el 8 de diciembre de 2021

Esta jornada de protestas ha sido la primera que se ha ejercido de varias rondas de manifestaciones que se esperan que tengan lugar durante este mismo mes como respuesta a la dimisión de Hamdok.

En el 2019, Abdullah Hamdok se convirtió en el primer ministro de Sudán, brindando de esperanza a un país cansado de la violencia y las confrontaciones. Su dimisión abre un nuevo episodio en la historia sudanesa en su lucha por tratar de conseguir una democracia, un sistema que jamás se ha implantado en el país.