La violencia contra las mujeres sigue vigente y ha crecido con la pandemia

El día internacional en contra de la violencia de género ha suscitado multitud de reacciones en el panorama internacional llevando a reflexiones sobre el ámbito laboral y el hogar mientras se sufren los confinamientos del coronavirus
Atalayar_ Violencia de Género

AFP/PEDRO PARDO  -   Una mujer muestra su mano en la que se lee "Ni una menos" durante una marcha para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La violencia contra la mujer es una lacra que vive la humanidad desde el principio de los tiempos. Dependiendo de en qué sociedad nos encontremos o la cultura que se comparta las distintas vías de discriminación se repiten de manera preocupante.

Esto también se repite en el ámbito laboral. Acosadas sexualmente, gritadas, amenazadas e, incluso, golpeadas, muchas mujeres se enfrentan a situaciones de violencia en sus lugares de trabajo, una violencia que se ha trasladado a un entorno "online" durante el confinamiento, favorecido por herramientas utilizadas para el teletrabajo.

Esta es la denuncia que hace la Confederación de Sindicatos Europeos (CES) con motivo del Día internacional de la violencia contra la mujer y por ello ha instado a los gobiernos de los países de la Unión Europea (UE) a que actualicen sus legislaciones respecto al acoso laboral, y a que las adapten a las nuevas situaciones.

"Muy a menudo, las mujeres afrontan violencia en sus lugares de trabajo", dijo a EFE la secretaria general adjunta de CES, Esther Lynch, quien destacó que, en muchas ocasiones, la violencia que experimentan no solo viene de sus superiores o compañeros de trabajo, sino que en los sectores de cara al público "viene de clientes o consumidores".

Atalayar_ Esther Lynch
PHOTO/CES - La secretaria confederal de la CES, Esther Lynch

Además, la crisis del coronavirus ha puesto de relieve que las mujeres que trabajan en primera línea, en particular las cuidadoras, las trabajadoras del transporte, las dependientas o las limpiadoras, se han enfrentado a un aumento de los abusos cara a cara durante estos meses.

"Hemos visto ejemplos de trabajadoras del transporte siendo gritadas, amenazadas, incluso golpeadas por personas que no quieren llevar la mascarilla", mientras realizaban "su labor de asegurarse de que las llevan", explicó Lynch.

Pero no es ese el único factor que ha incrementado el riesgo de violencia contra las mujeres durante la pandemia del coronavirus, sino que en ocasiones también lo ha sido el teletrabajo, obligatorio en muchas casos durante los últimos meses.

En esta línea, y pese a que pueda pensarse que "reduce la posibilidad de acoso sexual" en los lugares físicos, trabajar desde casa ha aumentado las situaciones de "vigilancia", de forma que, según Lynch, "el ordenador o el teléfono se convierten en un aparato más para vigilar en los hogares".

A estos casos se suman, además, las situaciones en las que las mujeres sufren violencia en sus propios hogares. "Ahora muchas mujeres que están trabajando desde casa no pueden salir de estas situaciones de violencia", explica Lynch quien añade que antes del mandato del teletrabajo, "podían dejar su casa para ir a trabajar y era más frecuente romper con situaciones de violencia doméstica", añadió la secretaria general adjunta del CES.

Para contrarrestar la nueva amenaza, los sindicatos europeos instaron a los Estados miembros a ratificar el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que los comprometa a prevenir y abordar el acoso tanto "offline" como "online".

Bruselas sitúa la igualdad de género en el centro de su política exterior

La Comisión Europea (CE) apostó este miércoles por convertir en una prioridad de su política exterior la promoción de la igualdad de género y del empoderamiento de la mujer, al presentar un nuevo plan de acción sobre la materia.

La iniciativa pretende conseguir avances en el periodo 2021-2025, para lo cual propone que el 85 % de todas las nuevas acciones relacionadas con la política exterior de la Unión Europea (UE) contribuyan a la igualdad de género y al empoderamiento femenino en el año 2025.

Durante la rueda de prensa para presentar el documento, la comisaria europea de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen, precisó que en 2019 el 64 % de las nuevas acciones exteriores de los Veintisiete incluían la igualdad de género entre sus finalidades.

Atalayar_ manifestación violencia de génerp
AFP/ ANDREAS SOLARO - Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, frente a Montecitorio, sede del Parlamento italiano en Roma. La pancarta dice "Independencia económica" y "Nuestra seguridad"
Unas reglas estrictas sobre perspectiva de género

Para elevar esa cifra, el nuevo plan de acción introduce reglas "estrictas" para aplicar y supervisar la integración de la perspectiva de género en los diferentes sectores, indicó Bruselas en un comunicado.

De manera que la asistencia exterior de la UE en todos los sectores, incluidos las infraestructuras, el ámbito digital, la energía, la agricultura y los fondos mixtos deberán integrar una perspectiva de género y respaldar la igualdad entre hombres y mujeres.

La propuesta de la Comisión también busca fomentar una visión estratégica compartida y la cooperación con Estados miembros y socios a nivel multilateral, regional y nacional. Por tanto, insta a desarrollar un enfoque común para todos los países de la Unión y a centrarse en cuestiones estratégicas concretas.

"Un cuidado análisis de género y consultas estrechas con Estados miembros, organizaciones de la sociedad civil, activistas a favor de los derechos de las mujeres y la juventud proporcionarán una base firme para las acciones sobre el terreno", asegura Bruselas.

Atalayar_ Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer
AFP/ ANDREAS SOLARO - Flashmob de la organización femenina "Non una di meno" frente a Montecitorio, sede del Parlamento italiano en Roma, el 25 de noviembre de 2020 como parte del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Por otro lado, el plan de acción pide acelerar el progreso centrándose en las áreas "clave", como la lucha contra la violencia de género o la promoción del empoderamiento económico, social y político de las mujeres y las niñas.

También pone énfasis en el acceso universal a la asistencia sanitaria, la salud y los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de género en la educación y la promoción de una participación y liderazgo igualitarios en la política y la vida pública.

Del mismo modo, introduce la perspectiva de género en nuevos campos políticos, como las transiciones ecológica y digital.

Bruselas pide, además, que la propia UE se convierta en ejemplo de buena actuación con liderazgos que tengan en cuenta la perspectiva y el equilibrio de género en los niveles políticos y de gestión más altos.

Supervisión de desarrollo 

La iniciativa apuesta, igualmente, por prestar más atención a la medición de los resultados y asegura que la UE establecerá un sistema de monitorización cuantitativo, cualitativo e inclusivo "para incrementar la rendición de cuentas pública, garantizar la transparencia y el acceso a información sobre su asistencia a la igualdad de género en todo el mundo".

La Comisión, en cooperación con el Servicio Europeo de Acción Exterior, analizará y supervisará cada año los progresos sobre la implementación del plan de acción.

En la rueda de prensa, el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, lamentó que ningún país del mundo esté en la senda adecuada para lograr la igualdad de género en 2030, como plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, por lo que llamó a actuar "rápido", y recalcó el valor "simbólico" de presentar el plan de acción en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El Ejecutivo comunitario añadió que las consecuencias sanitarias y socioeconómicas de la pandemia afectan "de manera desproporcionada" a las mujeres y las niñas, pues trabajan con más frecuencia en la economía sumergida o en sectores "vulnerables".

Borrell afirmó que el plan busca actuar contra la discriminación, con especial atención a la que sufren las mujeres con discapacidad, inmigrantes o la que se realiza por motivos de edad u orientación sexual.

Preguntada por la oposición que manifestaron Polonia y Hungría al uso del término "igualdad de género" en el plan de acción durante la reunión de ministros de Desarrollo de los Veintisiete el lunes, Urpilainen dijo estar satisfecha con el "abrumador" apoyo de los Estados miembros al documento.