Las acereras pisan el acelerador, pero sus expectativas penden de un hipotético acuerdo comercial

ArcelorMittal y Acerinox se disparan a doble dígito en bolsa y multiplican la especulación
Un trabajador examina el proceso de producción en la planta siderúrgica de ArcelorMittal en Gante, Bélgica

REUTERS/FRANCOIS LENOIR  -   Un trabajador examina el proceso de producción en la planta siderúrgica de ArcelorMittal en Gante, Bélgica

Las esperanzas de ArcelorMittal y Acerinox están puestas, directamente, en el acuerdo entre Estados Unidos y China. Pocas veces antes habían mostrado un furor tan alto que se ha trasladado en los mercados con revalorizaciones de sus acciones entre un 10 y un 12%. Los expertos coinciden en darle potencial en los próximos meses siempre y cuando Donald Trump, presidente de EEUU, se ponga de acuerdo con su homólogo chino Xi Jinping. De lo contrario, la euforia se diluirá.

Las grandes subidas que han tenido las acereras en los mercados vienen acompañadas de una prudencia extrema para la mayoría de los gestores del ámbito español. Si bien se espera que llegue la bandera blanca en la guerra comercial entre las dos potencias, la realidad es que aún se desconocen los términos y el alcance que un posible pacto pueda tener sobre las exportaciones e importaciones.

En este terreno de arenas movedizas se mueven las dos principales firmas del sector en España: Acerinox y ArcelorMittal, que ya han ganado en el parqué más de 2.000 millones de euros en los últimos meses. Una lluvia de dinero que ha puesto las expectativas excesivamente altas de cara al futuro.

No obstante, el optimismo de las últimas semanas en torno a la consecución de la esperada firma, incluso antes de que finalice el año, ha llevado a estos valores a conseguir fuertes ascensos en bolsa y cotizar en máximos de julio en el caso de ArcelorMittal y altos de octubre del año pasado en el de Acerinox.

Acerinox habría descontado el mejor escenario

Esto ha provocado que firmas como Credit Suisse hayan decidido recuperar el seguimiento de Acerinox en bolsa. Eso sí, matizando que ya habría descontado prácticamente todo el escenario positivo para el valor y que, en estos momentos, estaría cotizando por encima de su precio objetivo. En concreto, un 6%.

En la actualidad, el 60% de las casas de análisis recomiendan comprar sus títulos mientras que el 40% restante sugiere mantenerlos si ya se tienen en cartera, mientras que ninguna aconseja vender sus acciones. Todo ello, en un contexto en el que el optimismo se ha disparado hasta límites insospechados. Se prevé un crecimiento del ebitda (beneficios antes de tasas e intereses) superior al 50%, que demuestra el buen funcionamiento de los planes de eficiencia de la compañía. Según José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, el furor en Acerinox “pende de un hilo”, puesto que se desconocen los términos del acuerdo “si es que llega”. Y es que la posible retirada gradual de los aranceles puede que no sea “tan beneficiosa dentro del mercado del acero, el níquel y el aluminio”. Por eso, “queda esperar”.

ArcelorMittal se enfrenta a otros problemas

Hablando de ArcelorMittal, su situación es algo distintas, puesto que aún tiene cierta problemática que está ligada a la desaceleración del crecimiento económico o el cierre de la planta en Italia a causa de la contaminación. Con todo, se encuentra en negociaciones para intentar solventar esta situación que la compañía espera que lleguen a buen puerto.

Este esquema hace que la mayoría de los analistas apuesten por comprar el valor, con un potencial en bolsa de un 10% sobre sus niveles actuales. Aun así, Cárpatos asegura que debe tener muy presente “la evolución de su deuda”, que no es precisamente baja y el conflicto arancelario entre China y Estados Unidos.

En general, los expertos exponen que es un valor con un alto índice de volatilidad. Eso sí, no cabe duda de que el sector está yendo bien y que la demanda sigue siendo fuerte en las principales zonas geográficas donde tiene una mayor actividad.