Las autoridades tunecinas llaman a la unidad tras el zarpazo terrorista

El jefe del Ejecutivo, Elyes Fakhfakh, insta a “rechazar toda forma de violencia que pudiera amenazar la seguridad y democracia en Túnez”
Túnez

AFP / HO / SERVICIO DE PRENSA DE LA PRESIDENCIA  -   El jefe del Gobierno de Túnez, Elyes Fakhfakh, en - El primer ministro tunecino designado, Elyes Fakhfakh, en imagen del pasado 19 de febrero

Unidad frente al terrorismo. Es la llamada del primer ministro de Túnez, Elyes Fakhfakh –que hace apenas 8 días que logró sacar adelante su gabinete-, en un país políticamente fragmentado, tras el atentado que costó la vida a un teniente de la Policía y causó heridas a otros cinco agentes y a un civil junto a la Embajada de Estados Unidos en el distrito de Berges du Lac de la capital. Los dos terroristas, que hicieron estallar la carga explosiva que portaban en una motocicleta, también fallecieron. El mensaje terrorista para el país más democrático e igualitario de la región, además de aliado sólido de Occidente, es claro: intentarán torpedear el proceso de consolidación de las instituciones y recuperación económica con la muerte y el caos.  

El jefe del Ejecutivo apeló a los tunecinos a “cerrar filas y rechazar toda forma de violencia que pudiera amenazar la seguridad y la democracia en Túnez” en un comunicado publicado por la Presidencia del Gobierno. También ha felicitado a las fuerzas de seguridad por su “gran valentía” y “disposición” en la lucha contra el terrorismo. Además, el jefe del Gobierno del país norteafricano ha expresado personalmente sus condolencias a la familia del teniente de la Policía Mohamed Missaoui, fallecido en el atentado, y deseado una pronta recuperación a los heridos, según recoge el medio digital African Manager. El jefe del Gobierno quiso capitanear personalmente desde la sala central de operaciones del Ministerio del Interior el dispositivo de seguridad abierto a raíz del atentado. 

El propio presidente de la República tunecina, Kais Saied, también se interesó por el estado de los heridos en el hospital del distrito capitalino de La Marsa donde se encuentran ingresados. Igualmente el presidente de la Asamblea de Representantes del Pueblo o Parlamento tunecino, el veterano Rached Ghannouchi –líder de Ennahda, primera fuerza de la cámara-, cursó visita a los afectados por el zarpazo terrorista en el citado centro hospitalario. 

En las últimas horas el Estado tunecino vive en situación de alerta. El de la mañana de este viernes es el primer atentado que sufre el país magrebí en 2020. El último ocurrió en junio del año pasado, cuando un ataque en el centro de la ciudad de Túnez se cobró la vida de un agente y un civil. La Embajada de Francia, uno de los principales aliados de Túnez, ha emitido un comunicado dirigido a sus nacionales en el que pide que “observen la mayor vigilancia, eviten cualquier desplazamiento en la zona de Berges du Lac, limiten al máximo sus desplazamientos hoy, respeten las consignas de las autoridades locales y les tengan regularmente informados de la evolución de la situación”. El ministro del Interior, Hichem Mechichi, ha prometido perseguir “con la fuerza de la ley todos los actos de apología de las operaciones terroristas”

Por el momento, las autoridades del país magrebí desconocen la naturaleza del explosivo utilizado por los suicidas. Este sábado el portavoz del polo judicial de lucha contra el terrorismo, Sofien Sliti, precisaba que el análisis de la zona ha revelado que se utilizaron “grandes cantidades de explosivos peligrosos”, recoge la agencia local TAP. 

Túnez ha recibido el apoyo en las últimas horas de instituciones internacionales y Estados. Washington, a través de su propio embajador en Túnez, Donald Blome, saludaba “la profesionalidad y eficacia de las fuerzas de seguridad tunecinas, dando las gracias a las autoridades por la rápida intervención”. La pronta y valiente actuación de la patrulla de la Policía que vigilaba el entorno de la sede diplomática estadounidense frustró la posibilidad de que los suicidas hubieran penetrado en el recinto. Como explicaba el ministro del Interior tunecino, la patrulla policial fue consciente de lo que estaba a punto de ocurrir tan pronto como percibieron la presencia de la motocicleta y los, a la postre, dos suicidas. 

Túnez
PHOTO/KHALED NASRAOUI - Un oficial de Policía tunecino armado en el lugar de la explosión cerca de la embajada de Estados Unidos

Las redes sociales de la legación estadounidense en Túnez difundían en las últimas horas una imagen en la que podía leerse en inglés la leyenda “Todos estamos unidos. EEUU con Túnez”. Asimismo, el pasado día 2 de marzo el secretario de Estado, Michel Pompeo, llamaba por teléfono a Fakhfakh para felicitarle por la formación de Gobierno, lo que subraya las buenas relaciones que la República tunecina mantiene con Washington en un momento complejo para la zona y Libia en el centro de las preocupaciones. 

"España ha estado siempre al lado de Túnez y lo seguirá estando", reza una nota emitida por el Gobierno

Igualmente desde Naciones Unidas se “ha condenado firmemente el atentado que ha golpeado Túnez y retirado la voluntad de apoyar al Gobierno tunecino frente a los desafíos que afronta, en especial en la lucha contra el terrorismo”.

Apoyo del Gobierno de España

Por su parte, el Gobierno de España subrayó este viernes su compromiso con Túnez en la lucha contra el terrorismo tras el atentado. En un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo condena “con la mayor firmeza” y traslada sus condolencias a los familiares del policía fallecido así como al pueblo y a las autoridades de Túnez y expresa sus más vivos deseos de total y pronta recuperación de los heridos, según recoge este sábado The Diplomat.

“España ha estado siempre al lado de Túnez y lo seguirá estando. El Gobierno expresa su más decidido compromiso de apoyo a Túnez en la lucha contra el terrorismo y, en estos difíciles momentos, reitera sus más sincera disposición a continuar reforzando los profundos lazos de amistad que unen a nuestros pueblos”, concluye la nota del Gobierno español.

El atentado se produce en un momento complejo de la andadura tunecina hacia la consolidación de la democracia. Tras duras negociaciones –en un panorama parlamentario complejo y fragmentado- el jefe del Gobierno Elyes Fakhfakh lograba solo el pasado jueves 27 de febrero el voto favorable del Parlamento a su propuesta de gabinete, casi cinco meses después de las elecciones legislativas, las segundas desde la adopción de la Constitución de 2014. 

Además, el zarpazo terrorista llega en un momento económico delicado para Túnez, justo cuando el turismo –golpeado a raíz de los atentados de 2015, dirigidos a los visitantes foráneos- comenzaba a experimentar una recuperación. Hasta ahora los hechos demuestran que, a pesar del goteo de ataques registrados en los últimos años, el proceso de consolidación democrática es irreversible.