Las Bolsas caen con fuerza por las dudas sobre los planes de desconfinamiento

Los parqués europeos amanecen con pérdidas y todos los mercados del sudeste asiático sufren retrocesos por temor a una nueva guerra comercial. El petróleo también vuelve a caer
Una pantalla muestra el índice de acciones en la Bolsa de Valores de Hong Kong, el 4 de mayo de 2020

AP/VINCENT YU  -   Una pantalla muestra el índice de acciones en la Bolsa de Valores de Hong Kong, el 4 de mayo de 2020

El mes de mayo se ha estrenado con fuertes caídas en las Bolsas europeas a rebufo de las pérdidas experimentadas por Wall Street el pasado viernes, cuando los parqués del viejo continente permanecieron cerrados por la Fiesta del Trabajo del 1 de mayo. Los inversores se muestran temerosos por la incertidumbre que plantean los planes de desconfinamiento en las economías occidentales. Las bolsas del sudeste asiático, por su parte, también han sufrido pérdidas este lunes debido al temor a una nueva guerra comercial entre Estados Unidos y China. La plaza Hong Kong es la más castigada de la zona y retrocede hasta un 4,18%. El parqué de Yakarta se deja un 2,35% y todos los mercados de la región han terminado con pérdidas, salvo la de Bangkok, cerrada por festividad local.  

Mientras, el Ibex ha amanecido con caídas superiores al 3%, el Dax alemán ha retrocedido un 2,7% y el Cac 40 francés un 3,3%. En Milán, la primera región europea que vivió el confinamiento, la reapertura de la economía y la vuelta de la actividad productiva no se traslada a las pantallas y su parqué retrocede un 3% este lunes. La única bolsa europea que ha “salvado los muebles” ha sido la de Londres, beneficiada por las expectativas levantadas por la reunión del Banco de Inglaterra del próximo jueves, cuando se podrían anunciar nuevos estímulos para la economía británica. 

Los inversores han perdido el optimismo que han mostrado las últimas semanas por la reapertura de las economías y el desarrollo de tratamiento contra la COVID-19 con la publicación de los índices PMI de finales de abril, encuesta sobre precios, producción y empleo que se realiza a las principales empresas del país, y que han reflejado una menor actividad en esta ocasión a causa de las medidas de confinamiento y la paralización de la economía. 

En el caso de España, el cuadro macro revisado por el Gobierno y enviado a Bruselas la semana pasada prevé una fuerte recesión del 9,2% y aumento del paro hasta el 19%. El sector manufacturero ha sufrido un fuerte golpe según el índice PMI publicado este jueves y ha registrado su peor lectura desde diciembre de 2008. Las previsiones empresariales tampoco son buenas. Amazon ha anunciado en el segundo trimestre de 2020 pérdidas cercanas al 8% por el coronavirus. 

Cuadro macro
AFP/AFP - Cuadro macroeconómico de España 

Cabe destacar, en este punto, que las tensiones entre Estados Unidos y China tras las declaraciones de Donald Trump, presidente norteamericano, reclamando compensaciones por la pandemia al gigante asiático también han puesto nerviosos a los inversores. El mandatario estadounidense está sopesando desde aranceles hasta impagos de la deuda para hacer pagar a China por la expansión de la COVID-19.  

La incertidumbre respecto a la economía internacional sigue siendo muy elevada, advierten en un informe elaborado para clientes de la entidad Renta4Banco. “Pese al rebrote de las últimas semanas, nos parece difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas. La ralentización del ritmo de los contagios tiene que seguir reduciéndose y es necesario mantener un equilibrio entre la reactivación económica y el distanciamiento social para prevenir un rebrote de las infecciones”, auguran los analistas de la entidad.  

El petróleo también cae 

Los precios del petróleo también han sufrido caídas este lunes. El barril de Brent ha retrocedido un 1,4%, hasta los 26 dólares por unidad y el West Texas un 6,4%, cada barril texano se ha cambiado a 18,52 dólares este lunes. Los inversores se han dado cuenta de que los recortes a la producción no son suficientes ante el retroceso que ha sufrido la demanda por la pandemia de la COVID-19. A pesar de los recortes decretados por la OPEP +, se sigue produciendo más crudo del que se está consumiendo y los problemas de almacenamiento todavía no se han resuelto. “El mercado se ha dado cuenta de que las reducciones de la producción acordadas no están ni cerca de compensar la fuerte caída de la demanda en el segundo trimestre”, explica Paola Rodríguez-Masiu, analista senior de mercados de petróleo de la consultora Rystad Energy en un informe para clientes.  

La experta apunta que, con el actual superávit de la producción, se espera que los almacenes de petróleo se llenen antes de que la demanda se recupere, lo que reducirá los precios a su nivel más bajo en mayo. “Las proyecciones de la demanda indican que el petróleo va a tardar en recuperarse y se ha disipado el optimismo de los inversores de la semana pasada ante la vuelta de la actividad. La posibilidad de un nuevo episodio de guerra comercial entre Estados Unidos y China también ha contribuido a las caídas de los precios de este lunes”, asegura Rodríguez-Masiu.