Las claves del acuerdo que cambiará Oriente Medio

Tras la firma de los Acuerdos de Abraham se ha hecho público un documento que recoge doce puntos clave de la nueva relación entre Emiratos e Israel
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibe al ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al Nahyan (L), al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (2º R), y al ministro de Asuntos Exteriores de Bahrein, Abdullatif bin Rashid Al Zayani (R), en la Casa Blanca antes de la ceremonia de firma de los acuerdos

PHOTO/SHEALAH CRAIGHEAD/CASA BLANCA  -   El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibe al ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed Al Nahyan (L), al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (2º R), y al ministro de Asuntos Exteriores de Bahrein, Abdullatif bin Rashid Al Zayani (R), en la Casa Blanca antes de la ceremonia de firma de los acuerdos

Oriente Medio entra en un nuevo periodo tras la firma de los Acuerdo de Abraham este martes en Washington. La normalización de relaciones entre dos países del Golfo, Emiratos y Bahréin, e Israel es todo un acontecimiento histórico, pero tras la ceremonia de este martes en Washington se están empezando a conocer los detalles del documento que se ha rubricado. La nueva relación y el futuro del nuevo tablero en Oriente Medio se resume en 12 puntos clave que recoge el acuerdo. 

La tolerancia y la coexistencia interreligiosa son de las partes fundamentales del acuerdo y se mencionan al principio del texto. El acuerdo también incluye el establecimiento de embajadas y un refuerzo de la cooperación en campos como la atención sanitaria, la innovación, la aviación, el medio ambiente y la energía para estimular la actividad y la innovación. El documento hace hincapié en la lucha contra el extremismo y el lanzamiento de una nueva agenda estratégica para Oriente Medio junto a Estados Unidos. Una de las razones que ha llevado a la firma de estos acuerdos es la amenaza que representa Irán para la región. Tanto Israel como los países del Golfo son contrarios a los planes de Teherán para hacerse con la hegemonía de Oriente Medio. Esta alianza es una forma de hacer frente a los intereses iraníes en la zona. 

En cualquier caso, el pacto hace probable que otros estados árabes empiecen a llegar a sus propios acuerdos con Israel, algo que también supone un revés para Irán, el principal enemigo del Gobierno israelí en la región. "Usted se ha enfrentado de forma contundente a los tiranos de Teherán", aseguró Netanyahu, dirigiéndose a Trump, antes de la firma de los acuerdos este martes. Los Estados suníes del Golfo Pérsico han acrecentado en los últimos años su antagonismo con los líderes chiíes de Irán, y Trump ha visto en esa tendencia una oportunidad perfecta para intentar que sumen fuerzas con Israel contra Teherán.

Emiratos
AFP/SAUL LOEB - El Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein Abdullatif al-Zayani, el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu, el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el Ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos Abdullah bin Zayed Al-Nahyan retienen documentos mientras participaban en la firma de los Acuerdos de Abraham

La letra pequeña de los acuerdos no se ha hecho pública, pero según el diario The New York Times, contiene un compromiso de Estados Unidos de vender cazas F-35 a Emiratos, para equilibrar las capacidades militares emiratíes con las israelíes en la región. Netanyahu ha negado que haya consentido ese acuerdo, y al ser preguntado al respecto este martes, Trump ha respondido que se "solucionarán" las diferencias sobre el tema. Desde que anunciaron su acuerdo el 13 de agosto, Israel y Emiratos ya han dado los primeros pasos en la normalización de sus relaciones, desde llamadas telefónicas a colaboración en materia médica y de defensa, pasando por la llegada a finales de agosto a Abu Dabi del primer vuelo comercial entre ambos países.

El texto también aboga por la importancia de una paz negociada entre israelíes y palestinos y la necesidad de cumplir con sus objetivos y aspiraciones. Pero en el documento no se hace mención de cuestiones clave para desatascar el conflicto entre árabes y palestinos, como el estatuto de la mezquita de Al Aqsa, por ejemplo. Tanto Emiratos como Israel se comprometen a evitar cualquier tipo de actividad terrorista el uno contra otro

Ambos países se han comprometido a aprobar o a revocar cualquier legislación necesario para que el acuerdo funcione y que cualquier disputa que surja se pueda resolver mediante arbitraje. Se hace mención a la carta de Naciones Unidos que refleja la importancia de no socavar ningún compromiso multilateral asumido por ninguno de los países ni ninguna otra obligación que puedan tener en relación con los tratados con otros países. El acuerdo se todavía tiene que ser llevado antes las Naciones Unidas y deberá ser ratificado legalmente tanto por los Emiratos e Israel.

Una relación con mucho potencial

La relación entre Emiratos e Israel tiene un gran potencial, ya que ambas naciones tienen intereses económicos comunes. Ambas son dos de los países más punteros en tecnología en la región y no arrastran enfrentamiento bélicos pasados ni mantienen contenciosos territoriales. Los medios emiratíes destacan que tras los nuevos acuerdos habrá grandes oportunidades de cooperación en materia tecnológica o de turismo. “El acuerdo es una gran noticia para los dos países y toda la zona. ¡Damos la bienvenida a los israelíes!”, ha declarado un dubaití al Canal 13 israelí. La población de emiratos ha recibido con entusiasmo el acuerdo. La reacción popular ha sido muy distinta a la que se produjo en Egipto, donde el presidente Anwar Sadat fue asesinado en 1981 tras firmas la paz con Israel y ser acusado de “traidor”. Sin embargo, en Emiratos se han sucedido los mensajes de felicitaciones y agradecimientos desde que el pasado 13 de agosto se hizo público el anuncio de la normalización de relaciones. 

La influencia de Emiratos en el Golfo es muy importante y probablemente otras naciones se animen a seguir sus pasos en el futuro. Parece que Omán podría ser el siguiente y también Sudán está abierto a reconocer a Israel. Este país es consciente de que un acuerdo con los hebreos le situaría mucho más cerca de ser excluidos de la lista de países patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos. Tras el derrocamiento de Omar Bashir, los nuevos dirigentes sudaneses tratan de acercarse a la órbita de las naciones occidentales y dejar atrás el islamismo. La gran incógnita continúa siendo Arabia Saudí. Es uno de los grandes actores de la región y uno de los principales socios de Emiratos, pero de momento no ha mostrado señales de reconocer a Israel, aunque ha abierto su espacio aéreo a los vuelos procedentes de Israel. 

El texto íntegro de los acuerdos se puede consultar a continuación: 

Acuerdos AcuerdosAcuerdosAcuerdosAcuerdosAcuerdosAcuerdos