Las claves del hundimiento bursátil mundial: ¿qué hay que temer sobre la economía china?

 -  

20minutos/agencias/Atalayar

Algunos analistas creen que este caída no tendrá efectos en el bolsillo de los españoles, otros opinan que podría impactar negativamente en la creación de empleo. China experimentó en 2014 el crecimiento más bajo en 24 años tras registrar una expansión del 7,4%, una décima por debajo del objetivo oficial. La caída del precio del petróleo a nivel internacional ha alimentado la espiral descendente en las acciones de las petroleras y del sector energético chino. En las últimas semanas se está produciendo una salida de inversiones en yuanes tras las sucesivas devaluaciones de la divisa china a comienzos de este mes.

Las Bolsas de todo el mundo han sufrido este lunes un grave desplome, que se suma a las fuertes pérdidas de la semana pasada, debido a los miedos existentes por la situación económica en China. El cierre en negativo de las bolsas asiáticas ha arrastrado a las europeas; el Ibex-35 español ha perdido el nivel de los 10.000 puntos y el resto de plazas del continente ha sufrido recortes similares.

Los mercados chinos han sufrido un auténtico lunes negro, ya que al hundimiento de Shanghái —su mayor caída en ocho año— se sumó el recorte del 7,83% en la segunda bolsa del país, la de Shenzhen, que tiene una fuerte componente de valores tecnológicos. Según varios analistas, esta larga racha de pérdidas en las bolsas chinas se debe a varios factores, especialmente las dudas sobre la marcha de la economía del país, la segunda mayor del mundo.

Imagen eliminada.

 ¿Afectará al bolsillo de los españoles?

En cuanto a si este desplome bursátil mundial podría afectar a la economía diaria de los españoles, los expertos tienen opiniones encontradas. José Manuel Pazos, economista, profesor, analista financiero y director general de Omega IGF, duda que este movimiento brusco de los mercados termine por impactar en la economía de los ciudadanos en España y opina que, hasta ahora, los efectos giran alrededor de inversionistas. "Los mercados suben y bajan, y ahora la noticia es que desciendan con esta intensidad. De momento, es algo cuyo efecto es muy distante para que se deriven consecuencias”, tales como que "un gobierno cambie su previsión económica o afecte en el bolsillo”, matiza Pazos.

El analista financiero cree que la caída de la bolsa china no tiene "capacidad de dar un giro para cambiar la situación económica de fondo, es decir, la del día a día de los ciudadanos". Y añade que lo vivido este lunes en los mercados podría tratarse de un "típico movimiento de pánico" bursátil que a la larga sería positivo, ya que desinfla las burbujas financieras. Pazos también insiste en la peculiaridad de este mercado financiero: "China es una economía importante y hay que prestarle atención, pero funciona con parámetros diferentes a los de países occidentales".

Opina diferente el economista José Carlos Díez, quien asegura que esta caída de la bolsa china muestra que el crecimiento mundial se ha frenado y dañaría a la economía de nuestro país. Díez prevé que el impacto negativo en las exportaciones internacionales golpee de "manera directa a la economía española, y en consecuencia a la creación de empleo el próximo año”.

Imagen eliminada.

Algunas claves del hundimiento bursátil

Datos macroeconómicos mediocres: La caída en los mercados se produce en el contexto del sentimiento "pesimista" de los mercados globales, debido al débil crecimiento a nivel mundial, la caída de los precios de las materias primas y los riesgos deflacionarios. En los últimos meses se han alimentado las dudas sobre el crecimiento de China a medio plazo: el país asiático experimentó en 2014 el crecimiento más bajo en 24 años tras registrar una expansión del 7,4%, una décima por debajo del objetivo oficial y tres menos que el dato de 2013. La semana pasada se conoció que la actividad del sector manufacturero de China había experimentado en agosto un significativo empeoramiento, con su peor indicador en 77 meses.

Salida de inversiones en yuanes por la devaluación del yuan. En las últimas semanas se está produciendo una salida de inversiones en yuanes tras las sucesivas devaluaciones de la divisa china a comienzos de este mes.

Caída del precio del petróleo: La caída del precio del petróleo a nivel internacional, debido al elevado nivel de oferta y al temor a que la economía mundial se ralentice, ha alimentado a su vez la espiral descendente en las acciones de las empresas petroleras y del sector energético chino.

El Estado ya no sostiene el precio de las acciones: Según analistas de la firma financiera IG, la caída de las bolsas chinas se ha producido por las menores compras estatales destinadas a sostener el precio de las acciones y al peso de la ralentización de la economía global. Según explicó, en las últimas dos semanas el Gobierno ha reducido las compras de valores (sobre todo de grandes empresas) a fin de "desincentivar el abuso al apoyo estatal" al mercado.

Los inversores se refugian en bonos gubernamentales: El banco UBS señaló en un comentario que la volatilidad de los mercados mundiales va a continuar por un tiempo debido a las dudas sobre la economía global que ha hecho que los inversores dejen la renta variable en favor de bonos gubernamentales. Aún así, UBS recalcó su confianza en que este mal momento pasará, comenzando en los mercados de los países desarrollados y por la estabilización de los datos macroeconómicos en China, ayudada por nuevas medidas del Gobierno de Pekín si fueran necesarias.

Una medida estrella... sin efecto. Este desastroso inicio de la semana en las bolsas chinas se ha producido a pesar de la decisión anunciada por el Gobierno chino de permitir a los fondos de pensiones del país invertir hasta un máximo de un 30% de sus activos en bolsa. La medida, tomada tras las fuertes pérdidas en los parqués del gigante asiático durante la semana pasada, podría suponer la entrada en los mercados de valores del país de hasta dos billones de yuanes (unos 298.000 millones de euros); sin embargo parece no haber tenido repercusiones en las bolsas, donde los operadores no esperan un efecto inmediato ni tan amplio como el anunciado. A juicio de algunos analistas, los mercados esperaban algunas medidas más drásticas por parte de Pekín.

 

Los datos del lunes negro bursátil en todo el mundo

El principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, ha sufrido este lunes un severo recorte del 5,01% debido al nuevo desplome de las bolsas asiáticas, y ha caído por debajo de la barrera psicológica de los 10.000 puntos, hasta los 9.756,60 puntos. Se trata de la mayor caída en el selectivo español desde agosto de 2012. La prima de riesgo se sitúa en 144 puntos básicos.

Imagen eliminada.

La desconfianza en la economía china ha arrastrado también a los mercados europeos, que al cierre han caído un 4,70% en el caso de Fráncfort; el 5,35% París; el 4,67% en Londres, el 5,96% Milán y el 10,54% en Atenas. En el resto del mundo se han producido caídas similares: en Buenos Aires el recorte ha sido del 5,49% Las bolsas asiáticas han vivido otra jornada de pérdidas arrastradas por el día negro que sufren los mercados chinos, que continúan el calvario de la pasada semana con un fuerte desplome que en Shanghái supera el 8%. La Bolsa de Tokio se hundió más del 4,5%, su mayor caída del año, la de Taipei también llegaba a la media sesión con un fuerte desplome de un 7,49% y la de Hong-Kong una rebaja del 4,64%.

La nueva jornada de pánico en la Bolsa de Shanghái sigue alimentando las dudas sobre la marcha de la economía china tras la reciente devaluación del yuan, y a pesar de las medidas anunciadas el domingo por el Gobierno de Pekín autorizando a los fondos de pensiones a invertir en los mercados de valores. La medida podría suponer la entrada en los mercados de valores del país de hasta dos billones de yuanes (unos 298.000 millones de euros), según los cálculos oficiales. También el crudo Brent, de referencia en Europa, volvió a bajar en el mercado de Londres y se colocó algo por encima de 43 dólares el barril ante la inquietud de los inversores por la desaceleración de la economía china.

Todos los grandes valores cayeron: Repsol, la segunda mayor caída del Íbex, cedió el 8,81 por ciento; Banco Santander, el 6,97 por ciento (tercera mayor bajada del IBEX); Telefónica, el 5,16 por ciento; BBVA, el 4,89 por ciento; Iberdrola, el 4,84 por ciento, e Inditex, el 4,14 por ciento. El euro sube en el mercado de divisas de Fráncfort (Alemania) y se cambiaba a 1,1427 dólares, frente a los 1,1313 dólares del viernes. Por su parte, el Dow Jones de Industriales caía un 6,14 % en la apertura de la jornada en Wall Street, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq se desplomó y bajó un 7,76 % y el selectivo S&P 500 perdió un 4,95%. Casi dos horas después de la apertura, la caída en el Dow Jones se moderaba hasta el 2,6% y la del Nasdaq al 3%.