PUBLICIDAD

Marruecos

Las elecciones de Somalia se aplazan

La tensión territorial y la falta de acuerdo político ha provocado que colapsen las negociaciones y se posponga el proceso electoral previsto para el lunes
Atalayar_ PresidenteSomalia_0

REUTERS/FEISAL OMARAR  -   El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Farmajo

Somalia tenía previsto celebrar elecciones este lunes. Sin embargo, la situación política que atraviesa el país, con grandes desacuerdos con la oposición y la tensión entre los gobiernos regionales - Somalia es un estado federal - que han llegado incluso a los enfrentamientos armados, ha provocado el aplazamiento de la jornada electoral. Tras unos días de negociaciones, el presidente somalí, Mohamed Abdullahi Farmajo anunció el sábado que las elecciones quedaban anuladas.

El actual presidente somalí seguirá al frente del país hasta que se fije una nueva fecha, y acusa a los líderes de varias de las regiones, como Jubalandia y Puntlandia de ser los culpables del aplazamiento. Farmajo también ha acusado a otros países, refiriéndose a Kenia, de estar también influyendo y dinamitando las conversaciones que estaban siendo mantenidas para lograr un acuerdo en torno al desarrollo de las elecciones.

Atalayar_Farmajo y Erdogan portada_0
PHOTO/ADEM ALTAN - El presidente de Somalia, Abdullahi Mohamed ‘Farmajo’ (I), es recibido por su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan (D) en el Complejo Presidencial de Ankara el 26 de abril de 2017

Aparte de los problemas políticos con los líderes regionales, la oposición política también acusa a Farmajo de haber creado una Comisión Electoral, el órgano que debe garantizar el buen transcurso del proceso, a su medida. Según señalan, el presidente somalí habría incluido en su composición a varias personas afines al mandatario, lo que podría repercutir en la correcta vigilancia que debe ejercer este órgano. El grupo opositor, que incluye figuras significativas de la política somalí, ha señalado también al jefe de la Inteligencia somalí, la NISA, de estar detrás de campañas a favor del actual presidente.

El ministro de Información, Osman Dubbe, ha sido uno de los que, con más fuerza, además del presidente Farmajo, ha acusado a los líderes de las regiones de Puntlandia y Jubalandia de boicotear el proceso electoral. También les acusa de estar bajo la influencia de Kenia, país contra el que Mogadiscio está cargando de graves acusaciones desde hace meses. De hecho, a finales del año pasado, Somalia rompió relaciones diplomáticas con el país vecino.

Pero, de entre Puntlandia y Jubalandia, es esta última la región que se encuentra en el epicentro de las disputas. Ahmed Madobe, la persona al frente de la región fronteriza con Kenia, tiene fueres vínculos con Kenia, lo que, según Mogadiscio, ha abierto la puerta a las injerencias keniatas en estas elecciones. Además, Farmajo ha acusado a Madobe y a Said Abdulahi Deni, líder de Puntlandia, de haber incumplido los acuerdos electorales previos a la jornada que debía celebrarse el lunes.

Atalayar_Solados del Ejército de Somalia_0
PHOTO/REUTERS - Soldados de las Fuerzas Armadas de Somalia

Los enfrentamientos tanto políticos como militares entre el Gobierno central y las autoridades regionales ha ido creciendo en las últimas semanas. Más de una decena de civiles han muerto en varias localidades de la región de Jubalandia tras los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas somalíes y grupos armados ligados a las fuerzas de seguridad de Jubalandia y, de acuerdo a las acusaciones de Mogadiscio, armados por Kenia.

Había muchas expectativas en este proceso electoral por parte de la comunidad internacional. No obstante, el esfuerzo realizado en la estabilización del país y la lucha contra el terrorismo encabezado por Al-Shabaab estaba dando resultado. Aparte, la Unión Europea había extendido sus operaciones en el país, con las que trata de apuntalar el sector de la seguridad en el país. Sin embargo, los acontecimientos de finales de 2020 y el comienzo político que ha tenido 2021, no auguraban un marco positivo y proclive al buen desarrollo de un proceso de estas características. Ahora Somalia debe anunciar el proceso a seguir para la elección de una nueva fecha y ver, si para entonces, las relaciones externas e internas pueden limarse.