Las Fuerzas Armadas suecas ya están en Mali

El país nórdico ha comenzado su despliegue de efectivos en apoyo a la Task Force Takuba
Atalayar_Barkhane_0

AFP/ MICHELE CATTAN  -   Un soldado del Ejército francés de la operación Barkhane patrulla una zona rural junto a miembros de las FAMa

Suecia se convierte en el cuarto país que se suma con efectivos de fuerzas especiales a la Task Force Takuba, junto a Francia, Estonia y República Checa. El portavoz de las Fuerzas Armadas suecas ha confirmado que la mayor parte de los 150 efectivos que plantean desplegar se encuentra ya en Mali, y que el contingente estará al completo a finales de febrero. 

Suecia es uno de los países que se comprometió a acudir a la llamada de Francia para compartir el esfuerzo en el Sahel. Francia mantiene en el marco de la operación Barkhane un total de 4.500 efectivos, además de medios terrestres y aéreos, a los que se suman otros 600 que responden a un aumento temporal hace exactamente un año, y que serán retirados progresivamente en las próximas semanas, según anunció Emmanuel Macron.

Atalayar_Fuerzas Armadas Mali 1
AFP/MARCO LONGARI - Miembros de las fuerzas especiales de las FAMa (Fuerzas Armadas de Mali)

Debido a esta enorme presencia, que supone un coste de 1.000 millones de euros anuales para Francia, desde París se lleva intentando mucho tiempo compartir el esfuerzo económico y humano. Para ello se creó la TF Takuba, una fuerza que se encuentra integrada en la operación Barkhane, pero que está formada, además de por elementos franceses, por efectivos de otros países. Más de una decena de países europeos decidieron apoyar esta iniciativa, entre ellos algunos como Alemania o Reino Unido, pero muchos de ellos se han limitado, al menos por ahora, a realizar un apoyo político. Y tan solo tres de ellos, República Checa, Estonia y Suecia, por ahora, han aumentado el compromiso con presencia sobre el terreno.

El Parlamento sueco aprobó el pasado junio una decisión adoptada unos meses antes, en marzo de 2020. El mandato de las fuerzas suecas implica la presencia de 150 efectivos de las fuerzas especiales y tres helicópteros Blackhawk, un aspecto reseñable y aplaudido por Francia. En principio, el mandato acaba el 31 de diciembre y él, también se contempla la posibilidad de aumentar los efectivos en 100 militares más.

El objetivo de la TF Takuba es el de acompañar y asesorar a las fuerzas malienses en las operaciones que lleven a cabo, además de actuar como respuesta rápida en caso de necesidad o llamamiento por parte de las Fuerzas Armadas de Mali. El contingente sueco se establecerá en la base de Ménaka, una localidad al este del país y muy cercana a la frontera con Níger, en la región de Liptako-Gourma, una de las más sacudidas por el terrorismo yihadista.

Atalayar_Barkhane 2
AFP/ PASCAL GUYOT - Un helicóptero Eurocopter Tiger (Eurocopter EC665 Tigre) aterriza en el aeropuerto de Mopti, en Sevare

En la actualidad, las fuerzas checas y estonias, han formado junto a las fuerzas francesas y malienses, dos grupos de actuación. El grupo franco-checo se ubica también en Ménaka, mientras que el franco-estonio actúa desde Gao. Está previsto que en los próximos meses otros países se incorporen también a la TF Takuba. Uno de ellos, Italia, aportará un importante contingente de hasta 200 efectivos, con una veintena de medios terrestres y 8 helicópteros. Otros países como Portugal, Grecia e, incluso, Ucrania, están valorando el enviar también efectivos.

España, por su parte, no ha manifestado su intención de apoyar la TF Takuba ni siquiera desde el ámbito político. Francia lleva muchos años solicitando a España una mayor implicación en la región, más allá del importantísimo apoyo logístico que realiza desde Senegal con el destacamento Marfil. Sin embargo, España se muestra reacia a actuar en una operación que no está bajo el paraguas de ninguna organización de la que forma parte, por lo que su compromiso, previsiblemente, continuará limitándose a la presencia en Senegal y a la actividad que se desarrolla desde la EUTM-Mali, cuyo mandato se ha ampliado y donde España, ya antes de doblar su contingente, ya era el principal contribuyente.