Las manifestaciones en Estados Unidos rebajan el tono y traspasan las fronteras

Ámsterdam, Vancouver, París o Berlín son el escenario de protestas pacíficas en solidaridad por la muerte de George Floyd
Una manifestante abraza a un miembro de la Guardia Nacional durante una marcha en respuesta a la muerte de George Floyd el 2 de junio de 2020 en Los Ángeles (California)

AFP/BRENT STIRTON  -   Una manifestante abraza a un miembro de la Guardia Nacional durante una marcha en respuesta a la muerte de George Floyd el 2 de junio de 2020 en Los Ángeles (California)

Las protestas por la brutalidad de la Policía contra los afroamericanos se han repetido a lo largo de este martes en Estados Unidos y se han intensificado en algunas capitales del país, aunque han sido más pacíficas que las del fin de semana, según informa la agencia Efe. Pese a incidentes aislados, las escenas predominantes han sido las de manifestantes cantando con las manos en alto y recordando a George Floyd, víctima de un exceso policial que acabó con su vida la semana pasada. La indignación por la muerte de Floyd ha traspasado las fronteras norteamericanas y se han producido nuevas manifestaciones en ciudades como Ámsterdam, Vancouver, París o Berlín contra el racismo. 

Infografía protestas
AFP/AFP - Selección de imágenes que muestran el despliegue de las fuerzas estadounidenses en las diferentes ciudades de Estados Unidos para contener las protestas contra el racismo y la brutalidad policial

Estas protestas pacíficas enlazan en algunos casos con sucesos locales de discriminación racial o muertes en las que está involucrada la Policía. Francia ha sido uno de los lugares donde más ha prendido la protesta desatada por la muerte de George Floyd. Unas 19.000 personas se han manifestado este martes frente a un tribunal de París, según la cadena local BFMTV, en memoria de Adama Traoré, un francés negro de 24 años que murió en 2016 durante una operación policial. Ámsterdam también ha sido el escenario este lunes de una de las grandes movilizaciones en Europa en recuerdo de Floyd y contra el racismo. Unas 10.000 personas se han concentrado en la plaza Dam, en el centro de la ciudad, según ha informado la agencia Efe. En Berlín también se ha producido una concentración a la que han acudido unas 2.000 personas. 

Al otro lado del Atlántico, en Canadá, miles de personas han salido a las calles durante el fin de semana para pedir respuestas por la muerte de Regis Korchinski-Paquet, una mujer negra de 29 años que cayó del balcón de su apartamento en presencia de la Policía. El sábado hubo concentraciones en Vancouver y otras ciudades del país y el domingo las movilizaciones tuvieron lugar en Montreal. 

Policías arrodillados
AP/FREDERIC BROWN - Oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles se arrodillan durante un acto de recuerdo a George Floyd el pasado 2 de junio

En Estados Unidos, epicentro de la protesta, varias ciudades han decretado el toque de queda para evitar que se repitan los saqueos de los comercios y la violencia que se han sucedido a lo largo del fin de semana. Los manifestantes han relajado el tono y los incidentes en las últimas horas han sido menores que durante el fin de semana. El hermano de Floyd ha llamado a continuar con las movilizaciones, pero ha pedido que se eviten los actos violentos. 

En algunas localidades los propios agentes de Policía se han sumado a las concentraciones para mostrar sus respetos por la muerte de Floyd y para condenar la actuación de Derek Chauvin, el oficial que mantuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd mientras estaba esposado y tumbado en el suelo. Decenas de personas se han tirado al pavimento en Portland (Oregon) con las manos en la espalda imitando los últimos momentos de Floyd tras su detención.

Repulsa a las declaraciones de Trump

Los manifestantes han rechazado las declaraciones que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha pronunciado este lunes reclamando a los gobernadores de los Estados mano dura contra los manifestantes y amenazando con usar el Ejército contra éstos, según informa la agencia Efe.

Durante las protestas de este martes, Trump ha ordenado disolver la protesta frente a Casa Blanca para aparecer poco después con una biblia en la mano. “No tenéis vergüenza, en la Casa Blanca hay un racista”, han coreado los manifestantes junto a la residencia presidencial frente a una cerca dos metros y medio instalada ahora para impedir el paso al parque que se encuentra delante del edificio. 

Protestas Casa Blanca
ZUMA/JAY MALLIN - Manifestaciones por la muerte de George Floyd frente a la Casa Blanca

La crítica general de la ciudadanía a Trump es que las próximas elecciones guían todos sus actos sin prestar atención a las razones por las que se han desatado las manifestaciones, que son la violencia policial y el racismo. “Es hora de restañar las heridas y la unidad, y el mejor modo de proteger los derechos civiles es evitar la escalada de la violencia”, han asegurado en una declaración recogida por la agencia Efe el gobernador de Colorado, Jarred Polis, y el alcalde de Denver, Michael Hanckok, ambos demócratas, sobre la amenaza de Trump de movilizar al Ejército. También el jefe de policía de Houston, Art Acevedo, que el lunes participó en las protestas en su ciudad, le respondió el martes a Trump que “si no va a ser constructivo, por favor, cierre la boca”.

Despliegue de tropas

Hasta 1.600 militares han sido movilizados a cuarteles de área de Washington desde Fort Bragg (Carolina del Norte) y Fort Drum (Nueva York), para ayudar a las autoridades civiles si lo requieren los disturbios, según ha explicado en un comunicado recogido por Efe Jonathan Rath Hoffman, asistente del Secretario de Defensa para Asuntos Públicos. La adopción de una medida tan extraordinaria como la movilización del Ejército para una cuestión de orden público se ha visto por parte de los demócratas como un intento de cimentar la imagen de Trump como un presidente de “ley y orden”, como él mismo se calificó el lunes.

Biblia
PHOTO/ SHEALAH CRAIGHEAD/CASA BLANCA - El presidente Donald Trump posa con una biblia frente a la Iglesia Episcopal de St. Jonh's 

La decisión del presidente Trump de invocar la Ley de la Insurrección (para movilizar al Ejército), y su retórica incendiaria, demuestran que no puede guiarnos a través de estos tiempos tumultuosos y unir al país”, ha asegurado en un comunicado el congresista demócrata Adam Smith, que preside el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. También el candidato demócrata para las elecciones de noviembre, Joe Biden, ha criticado al presidente por estar “usando el Ejército estadounidense contra el pueblo estadounidense”. “Lanzó gases lacrimógenos a manifestantes pacíficos y disparó balas de goma para una conseguir una foto. Para nuestros hijos, para el alma de nuestro país, debemos derrotarlo”, ha escrito Biden en su perfil de Twitter.

El coronavirus continúa causando estragos

La nueva oleada de protestas contra la violencia hacia los afroamericanos, la mayor movilización que se recuerda desde Martin Luther King, ha llegado en un momento crítico de la pandemia de la COVID-19. Estados Unidos es el país con más casos y más víctimas de coronavirus, con hasta 1,8 millones de contagiados y 106.000 muertes

Manifestación
PHOTO/AFP - Unos manifestantes en Boston llevan mascarillas para prevenir los contagios de coronavirus

Desestimando también la seriedad de la crisis del coronavirus, Trump ha anunciado este martes que está buscando una nueva sede para celebrar en agosto la Convención Nacional Republicana, en la que será confirmado como candidato, después de que las autoridades de Carolina del Norte expresaran su preocupación por la asistencia masiva que se espera en la cita debido a la pandemia.