Las mujeres saudíes ya pueden acceder a los altos rangos del Ejército

La medida la Visión 2030 del Ministerio de Defensa, que aboga por empoderar más a las mujeres para así aumentar su participación activa a todos los niveles.
Logotipo de Visión 2030 en la ciudad saudí de Jeddah

REUTERS/FAISAL AL NASSERA  -   Logotipo de Visión 2030 en Jeddah

El Ministerio de Defensa de Arabia Saudí (según informa el diario ‘Asharq Al Awsat’) ha autorizado a las mujeres a formar parte de los altos rangos en el Ejército. Desde ahora, y por primera vez en su historia, el género femenino podrá formar parte de las fuerzas armadas del país desde el rango de soldado hasta sargento. 

Podrán alistarse a las fuerzas aéreas, terrestres, navales, posiciones de defensa de misiles y aéreas además de ser aceptadas también para formar parte de los equipos médicos. Todo un hito en la lucha por el empoderamiento femenino en la región.
Hasta el momento, las mujeres de Arabia Saudí habían conseguido poder entrar en los servicios para la Seguridad Pública del país y formar parte de equipos anti narcotráfico, ser personal de prisiones o de aduanas. Ahora, con esta nueva autorización por parte del Ministerio de Defensa, su papel en la seguridad del país da un paso enorme y tendrán opción a ascender a altos cargos del ejército, rangos hasta ahora exclusivamente destinados al género masculino. 

El paulatino despertar del empoderamiento femenino en Arabia Saudí

Poco a poco las mujeres saudíes van consiguiendo equiparar sus derechos y opciones a los de los hombres con la aprobación de distintas reformas sociales. Durante este verano, otra victoria importante que consiguieron las mujeres de este país, fue sin duda la de poder obtener el visado (a partir de los 21 años) para viajar fuera del país sin la necesidad de que tuvieran que tener el permiso o la autorización de ningún hombre. Además, con esa nueva ley, tampoco necesitan a un tutor masculino para realizar trámites gubernamentales como inscribir a un hijo en el registro o informar de la muerte de algún familiar, entre otros trámites burocráticos que han suprimido dichas restricciones. 

Otro hito reciente importante se produjo en 2018, cuando por fin consiguieron que el Gobierno eliminara la restricción que impedía conducir a las mujeres en el país. Una prohibición por la que protestaron muchas activistas saliendo a la calle a conducir sus automóviles, algo que a algunas les costó la cárcel. 

Paulatinamente, la conciencia feminista de las mujeres de Arabia Saudí va despertando y clamando derechos y libertades. Se ha conseguido dar muchos pasos importantes en el camino hacia la igualdad y la libertad de las mujeres, pero todavía queda un largo camino por recorrer, como denuncian diversas organizaciones en defensa de los derechos humanos. 

El príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ha ido ejecutando en los últimos años varias reformas sociales con la mujer como eje en su proceso de ‘lavado de imagen’ de cara al exterior. Pero, tal y como denuncian las organizaciones pro derechos humanos, las mujeres no son libres del todo y siguen sometidas al género masculino; pues aun con todas las reformas realizadas, en cuestiones íntimas como es el matrimonio (entre otras), siguen dependiendo de la aprobación de un tutor masculino.