Las negociaciones entre militares y civiles cogen fuerza en Sudán

 -  

Alex Erquicia

Pie de foto: Miembros del Consejo Militar de Transición y del movimiento de protesta Alianza para la Libertad y el Cambio se reúnen en el Hotel Corinthia en la capital Jartum el 3 de julio de 2019. Los líderes de la protesta sudanesa y los generales en el poder reanudaron hoy las conversaciones sobre la formación de un nuevo órgano de gobierno. AFP/ASHRAF SHAZLY 

La principal plataforma de la oposición en Sudán, las Fuerzas de la Libertad y el Cambio (FLC), y la junta militar que detenta el poder en el país desde el 11 de abril, el Consejo Militar de Transición (CMT), han vuelto a la mesa de negociaciones con la Unión Africana (UA) y Etiopía como mediadores. En juego está la presidencia del Consejo Soberano que ambas partes quieren ostentar, y su composición, para lanzar el gobierno de transición que podría abrir la senda democrática en el país. 

El miércoles 3 tuvo lugar la primera ronda de negociaciones directas que fueron "sinceras y transparentes" según el mediador de la UA, Mohamed Hassan Labat, y continuarán a lo largo del jueves. El mediador etíope, Mahmud Dirir, y Labat anunciaron ayer que la junta militar y la FFC estaban más “cerca que nunca de llegar a un acuerdo". Pese a ello, la oposición también ha convocado marchas de protesta en diferentes puntos del país, como vienen haciendo casi a diario, y han llamado a nuevas marchas del "millón" y a la desobediencia civil los próximos 13 y 14 de julio. 

Pie de foto: Cronología de la crisis política de Sudán. AFP/AFP

Los líderes de la oposición han establecido un plazo de 72 horas para solventar la crisis política y negociar un Consejo Soberano de Transición destinado a restaurar el orden en el país. "Ambas partes han acordado una mayoría civil", dijo ayer el líder opositor Abbas Madani, según recoge  France 24. Durante la mañana del miércoles la junta militar había accedido a poner en libertad hasta 235 rebeldes detenidos en las últimas semanas del Movimiento de Liberación de Sudán que opera en la conflictiva región de Darfur (a pesar de que la opositora Asociación de Profesionales Sudaneses denunciase el martes el arresto de dos de sus líderes y redadas en las viviendas de otros tres). 

Estos gestos de acercamiento político que se producen estos días vienen después de que la oposición no haya cesado de exigir en las calles el fin de la junta militar. Decenas de miles de manifestantes salieron a las calles del país el domingo, donde hubo siete muertos, para instar a los líderes militares a entregar el poder a un gobierno civil.  

Las negociaciones entre las FLC y el CMT llevaban suspendidas desde hace un mes cuando el desalojo sangriento de una acampada protesta frente a la sede el Ejército que acabó con la vida de decenas de personas en Jartum, seguido de una dura represión en las calles de la capital. En la matanza, cometida por las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés), que encabezan a las fuerzas de seguridad, murieron más de 100 personas. Desde entonces, la oposición se negaba a volver a la mesa de negociaciones, pero en las últimas semanas los mediadores internacionales han mantenido conversaciones por separado con las partes sudanesas, lo que ha allanado el camino.

Pie de foto: El destacado líder de la protesta, Madani Abbas Madani, habla durante una conferencia de prensa en Jartum, el miércoles. AFP/ASHRAF SHAZLY

Tales eventos llevaron a Sudán a ser suspendido como país miembro de la UA hasta el "establecimiento efectivo" de una "autoridad de transición liderada por civiles", lo que para la UA sería "la única forma de permitir a Sudán salir de la crisis actual". Pese a la suspensión, la UA está jugando un papel clave a través de la misión de mediación entre militares y civiles y el asunto de Sudán será uno de los principales temas de la Cumbre de la Unión Africana que comienza mañana en Níger.

En las negociaciones anteriores ambas partes parecían estar cerca de un acuerdo para compartir el poder con la creación de un Consejo Soberano conformado por militares y civiles que liderarían un gobierno de transición por un mandato de tres años. Ambas partes se mantuvieron divididos sobre la composición del Consejo en la que ambas partes exigían la presidencia y la mayoría. La última propuesta por los mediadores para el nuevo gobierno asignaría siete escaños a líderes civiles, siete al Consejo Militar y un escaño para un individuo elegido por consenso junto a un gabinete de 18 ministros. Los generales han puesto como condición que un militar lo presida durante los primeros dos años y un civil, el último año de la transición.

"Han surgido varios puntos a su alrededor, pero en general es una propuesta adecuada para que las negociaciones alcancen un acuerdo final que conduzca al establecimiento de las instituciones de una regla de transición", dijo un portavoz del Consejo Militar, según ReutersLas FLC, mientras tanto, han visto como uno de sus aliados, el grupo rebelde y armado, el Movimiento de Liberación de Sudán (MLS), retiraba su apoyo a la plataforma de opositores, diciendo que la oposición "no incluyó las preocupaciones de las áreas afectadas por la guerra en la agenda de negociaciones", según Sudan Tribune. La semana pasada, el líder del grupo rebelde Manaui se había reunido con el vicepresidente de la junta militar sudanesa, el general Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como Hemedti, en Chad y acordaron llevar a cabo negociaciones.

Pie de foto: El jefe de las RSF y vicepresidente del CMT, el general Mohamed Hamdan Dagalo. REUTERS/MOHAMED NURELDIN

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió el miércoles a las autoridades sudanesas que levanten las restricciones a internet (bloqueado desde el 10 de junio) y que lancen investigaciones independientes a todos los actos de violencia y denuncias de uso excesivo de la fuerza, incluidos ataques sobre hospitales. Mientras tanto, la economía del país está al borde del colapso, por lo que urge una salida a la crisis en la que se encuentra Sudán. Además, en el caso de que se extienda el caos en Sudán, sería un punto de gran atracción para movimientos extremistas como Daesh o Al Shabab de Somalia.

La composición del Consejo Soberano que gobernaría Sudán durante la transición es la clave para una solución a la crisis política y que deberá encauzar un proceso transitorio democrático tras el derrocamiento del presidente sudanés, Omar al Bashir, el pasado 11 de abril, después de treinta años en el poder. En ella, y en sintonía con el lema de la oposición de “libertad, paz y justicia”, las mujeres sudanesas que han jugado un papel primordial en las cívicas manifestaciones deberán tener un rol activo en las negociaciones y la posible nueva fase de transición. 

Más de esta serie:

La oposición en Sudán no cesa de exigir el fin de la junta militar (1 de julio de 2019)

Al-Bashir, acusado de corrupción, mientras se intensifica la mediación en Sudán (14 de junio de 2019)

Emirates, Turkish Airlines y EgyptAir suspenden sus vuelos a Sudán por la escalada de la violencia (7 de junio de 2019)

La muerte de 100 manifestantes obliga a convocar elecciones en Sudán (5 de junio de 2019)

El Consejo Militar de Transición convoca elecciones tras la sucesión de muertos en las protestas de Sudán (4 de junio de 2019)

La transición se enroca y se torna violenta en Sudán (3 de junio de 2019)

Al menos seis muertos contra la congregación pacífica en Sudán (14 de mayo de 2019)

El principal partido de la oposición en Sudán rechaza entrar en un Gobierno de transición con los militares (24 de abril de 2019)

Y la revolución llegó a Sudán (15 de abril de 2019)

La ONU pide a Sudán que coopere con la ONU en la extradición de al-Bashir (12 de abril de 2019)

Un golpe de Estado en Sudán desaloja a al-Bashir tras 30 años en el poder (11 de abril de 2019)