Las ONG aguantan a pesar de la crisis

 -  

Por Alexandra Dumitrascu
Foto:  Las ONG de ayuda al desarrollo han seguido trabajando a pesar de la crisis y la disminución de los fondos económicos.
 
La crisis económica no solamente afecta a los países que la padecen, sino que, indirectamente, perjudica a terceros, hecho que se resiente de distintas maneras. La disminución de los fondos destinados a la Ayuda a la Cooperación al Desarrollo es alguno de esos efectos colaterales que daña a los países más pobres y, por consiguiente, a los más necesitados.  Los Presupuestos Generales del Estado 2014 reflejaron el drástico recorte de lo que el Estado español destina cada año en concepto de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y que este año se situó en 0,17% de la Renta Nacional Bruta (RNB). Así, España designó a la AOD 1.814,98 millones de euros, 234 millones menos que en 2013. El informe presentado por Oxfam Intermón a principios del año revela que la AOD ha sufrido un recorte de 70% en el periodo 2008-2012, siendo los principales damnificados los países del África Subsahariana cuyas ayudas se han visto reducidas de 1.800 millones de euros en 2008, a cerca de 220 millones.  
 
Manos Unidas, compromiso en tiempos difíciles
Manos Unidas, una de las ONG que se beneficia de las aportaciones públicas, ha hecho pública este mes de julio la Memoria de Actividades correspondientes al ejercicio de 2013 en la que se refleja este panorama y que, en su caso, se ha traducido en una disminución de las aportaciones públicas de 34,1% frente al ejercicio de 2012, lo que supuso una disminución de 8,9% de sus ingresos totales. Pese a este recorte, la ONG destinó en 2013 cerca de 37 millones de euros, más del 80% proveniente del sector privado, para “servir a los más pobres entre los pobres”. Así, la ONG aprobó el pasado año un total de 601 proyectos destinados, sobre todo, a paliar los efectos de la pobreza, la exclusión y la desigualdad sociales en 57 países de África, América y Asia, que benefició a más de 3 millones de personas.
 
África, el continente predilecto
El continente africano es el que más se ha beneficiado de las ayudas por parte de esta ONG que aprobó para sus países 271 proyectos (45%) valorados en más de 15 millones de euros. Burkina Faso y Kenia son los países donde más número de proyectos se aprobaron, 21 y 18, respectivamente. No obstante, otros como Angola, Etiopía, Benín, Malawi, Mauritania o Madagascar, entre otros, también se vieron favorecidos. El contexto en el que se enmarcan las acciones de Manos Unidas en esta región ha estado influenciado por multitud de acontecimientos, algunos recurrentes, como pueden ser los conflictos armados de países como Sudán del Sur, República Democrática del Congo,  Somalia o República Centroafricana; y otros debidos a desastres naturales como pueden ser las sequías o las inundaciones que afectan especialmente el cuerno de África y la zona del Sahel.  Aunque África ha dejado de depender únicamente de la AOD, recibiendo mucho más capital privado a través de las inversiones directas que realizan los países conocidos como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), desde Manos Unidas alertan de los nuevos riesgos que acechan al continente africano como “el acaparamiento de tierras o el expolio de los recursos naturales por parte de las potencias internacionales”. Por eso, la ONG presta especial atención a estas circunstancias, centrando su apoyo en la seguridad alimentaria y en fomentar la agricultura familiar mediante proyectos que van enfocados hacia los pequeños agricultores, procurando su formación, y promoviendo la diversidad de los cultivos. Un ejemplo en este sentido ha sido el proyecto de formación y desarrollo sostenible con 18 grupos de agricultores en Tanzania, cada uno de ellos formado por 315 personas, en el que ha conseguido aumentar la productividad en un 200%, así como la implementación de nuevos métodos de cultivo en las comunidades rurales.
 
Ingresos mermados por los recortes 
Los ingresos por recaudación en 2013 de Manos Unidas se cifraron en más de 43,5 millones de euros cuya proveniencia fue en un 89,6% del sector privado. La distribución de los gastos se concentró primordialmente en proyectos de desarrollo (84,8%) y en la sensibilización (5,8%), los dos fines básicos de esta institución. Entre los logros más destacados de Manos Unidas en 2013 está la campaña “No hay justicia sin igualdad” con la que la ONG trabajó incesantemente para la consecución de la igualdad efectiva de derechos entre los hombres y las mujeres. Asimismo, la campaña “Una sola familia humana, alimentos para todos” y la participación en el Comité de Seguridad Alimentaria (FAO), así como el informe “El Desafío del Hambre”, que aborda el problema del hambre desde la realidad del mundo globalizado, son otros de los logros relevantes de la ONG.