Las redes sociales y los artistas emergentes

Las ventajas y desventajas de compartir arte a través de las plataformas sociales
Las ventajas y desventajas de compartir arte a través de las plataformas socialesLas redes sociales y los artistas emergentes 	•	Las ventajas y desventajas de compartir arte a través de las plataformas sociales Mariam Azarkan Las redes sociales son criticadas duramente entre los más adultos y algunos jóvenes. Algunas veces puede parecer un escaparate de nuestros sentimientos, nuestra personalidad y, sobre todo, nuestro físico. Tendemos a creer que la red social de una persona es un libro abierto sobre su vi

 -  

Las redes sociales son criticadas duramente entre los más adultos y algunos jóvenes. Algunas veces puede parecer un escaparate de nuestros sentimientos, nuestra personalidad y, sobre todo, nuestro físico. Tendemos a creer que la red social de una persona es un libro abierto sobre su vida, pero eso está lejos de ser verdad.

Twitter, Instagram, Facebook y la emergente TikTok traen muchas ventajas, a pesar de sus desventajas, y para los artistas que consiguen en ellas un gran alcance, es una oportunidad perfecta para llegar a cumplir sus objetivos. Algo bueno que tiene la viralización es la facilidad del reconocimiento del trabajo de una persona que recién acaba de empezar en el mundo artístico.

Los likes y comentarios pueden a veces parecernos una tontería, sin embargo, para las personas que quieren crecer en el mundo del arte ayuda y beneficia a su trabajo que las personas compartan y den sus opiniones sobre sus obras.

Tras años de trabajo y práctica, muchos artistas han encontrado el sitio perfecto para presentar sus creaciones y que sean bienvenidas. Las redes sociales han beneficiado a muchos artistas que ahora están más lejos de lo que se podrían imaginar, como sería el ejemplo del cantante Justin Bieber, que le debe su fama a YouTube, y la poetisa Rupi Kaur, que arrancó su carrera en Tumblr y en Instagram.

Las ilustraciones digitales

Estos últimos años han ido cogiendo peso en el arte las ilustraciones digitales y ya no se tratan de simples retratos exactos de las personas a las que se representa. En el caso de Inés Pérez más conocida como @Ine8s (en Instagram y Twitter) el dibujo digital se ha convertido en una herramienta para ir más allá de las personas y de los personajes ficticios en los que se suele centrar.

Esta artista enfoca lo más representativo y lo más reconocible del rostro de una persona y lo convierte en una ilustración única e inigualable. Pues desde que ves un primer trabajo de Inés, siempre los podrás diferenciar de los demás. También en los últimos meses, la ilustradora ha ido más allá y ha creado ilustraciones en movimiento de cantantes como Rihanna o Lady Gaga en diferentes fases de su vida musical. Asimismo, ha experimentado con la creación de dos cómics basados en las canciones de la cantante Taylor Swift: Betty y No Body, No Crime.

Estas innovaciones han conseguido llamar la atención de miles de personas e Inés cuenta con casi 58.000 seguidores actuales en la red social de Instagram, que es la red social por la que comparte sus trabajos. Aunque en TikTok podemos ver y seguir el proceso de creación de esta artista.

Las redes sociales según nos ha contado Pérez en una entrevista en exclusiva para Atalayar, le han beneficiado y “casi el 100% del trabajo como ilustradora que he conseguido ha sido a través de ellas”. Sin embargo. añade que “sí que es cierto que pueden llegar a imponer una presión de tener que estar produciendo cosas nuevas, interesantes y que vayan a gustar continuamente, que si no sabes sobrellevarla puede acabar yendo en tu contra”.

La ilustradora lleva con su cuenta desde 2016, pero cuenta que “aproximadamente en 2019 empecé a crecer bastante” después de que la actriz, cantante, bailarina, modelo y productora estadounidense Zendaya compartiera su trabajo en su Instagram. “También desde ese año en Twitter he tenido tweets que han llegado a ver más de 2 millones de personas, una locura”, añade Inés.

En cuanto a su trabajo afirma que “me gusta mucho el retrato, captar emociones en la cara de personajes y pintar la luz. Me inspiran películas, música, series de televisión...” Y lo que le gusta transmitir con sus ilustraciones es “conseguir evocar emociones”; “muchas veces intento intensificar lo que veo en las fotos que uso de referencia con el uso del color”, explica.

Tras tanto ‘boom’ en las redes sociales, Inés veía a otros artistas que hacían obras parecidas vendiendo láminas de sus trabajos y “al haber gente preguntándome si vendía mis dibujos, decidí abrir una tienda.” Los últimos trabajos han conseguido sold out en cuestión de pocas horas y cada pedido lo envía con una tarjeta de agradecimiento.  

A pesar de todas estas ventajas, en las redes sociales “es muy difícil asegurarse de que no roban tu trabajo, cuanto más alcance tienes más común es”, nos cuenta. Además, denuncia que “de vez en cuando me mandan links a tiendas que venden camisetas con mis dibujos sin mi permiso y las reporto, pero la mayoría del tiempo poco más puedes hacer”.Las redes sociales y los artistas emergentes

El arte del maquillaje

En los últimos años se han ido incorporando al espectro artístico un modo de hacer arte diferente e innovador, el arte del maquillaje. El cual está presente en redes sociales tanto como Instagram, Twitter y TikTok, las cuales se permite que estos artistas recorran el mundo en nuestras pantallas.

En el caso de Fatima Zahra, una Makeup Artist que maquilla para pasarelas de moda, bodas, sesiones de fotos, entre muchos otros clientes que han acudido a su servicio por sus perfectos acabados y sus maquillajes originales.

Fatima empezó a notar su repercusión en redes sociales desde el primer momento en el que decidió introducirse en este mundo y empezó a trabajar mientras se formaba. “He de decir que las redes sociales me ayudaron bastante, y esto surgió a raíz de que iba compartiendo mis trabajos de la escuela, las prácticas que realizaba, etc., y es que cuando quería darme cuenta, ya estaba dedicándome a ello de forma profesional”, menciona nuestra protagonista para Atalayar.

Pero según ella, aunque las redes sociales beneficien en un 50%, en otro 50% no lo hacen. Ya que piensa que hay que “saber gestionar” muy bien las redes sociales de una manera que “puedan beneficiarte” y que “para ello requiere muchísimo tiempo, esfuerzo y, sobre todo, constancia”. Sin embargo, a veces no existe beneficio y “llevan al agotamiento emocional”. Dice que “además en muchos casos el número de seguidores te condiciona, aunque destaques sea cual sea tu profesión”.

Las redes que nuestra artista utiliza para compartir sus trabajos y “estar conectada e interactuar con mis clientes” son WhatsaApp e Instagram; no obstante, no descarta el uso de más redes sociales. Estas plataformas “permiten compartir tu conocimiento, tu manera de trabajar, el estilo y tu talento. Esto me ayuda tanto a mí, para llegar a un determinado público como a mis clientes, con cierto interés en mi trabajo.”

En el mundo del arte se está empezando a asimilar que el maquillaje es una forma de arte más, pero muchos no terminar de concebirlo como tal. Para Fátima el arte en general es infinito. “Se está ‘empezando’ a asimilar que es una forma de arte más, pero la práctica del maquillaje comenzó muchos años atrás, en la prehistoria, y la época que más sobresale por la importancia de este es la egipcia.”

“Cualquier tipo de arte sirve para expresarnos emocionalmente, contar una historia o simplemente transmitir un mensaje y hacernos sentir bien, en este caso el lienzo es la cara o el cuerpo. Asimismo, el maquillaje se ocupa de resaltar la belleza, no de crearla y toda belleza es arte”, afirma.

La incertidumbre y la ignorancia de algunas personas llevan a que se molesten por querer cobrar el maquillaje y dan por hecho que no tienen que pagar. Y si no es eso, según Zahra, también pretenden regatear el precio. Subraya que “lo que no saben es que detrás de ese ‘hobby’ hay mucho esfuerzo, trabajo y formación.”

El interés por el maquillaje de nuestra artista empezó a muy temprana edad, y le fascinaba maquillar y peinar a sus muñecas, “más adelante en los cumpleaños o fiestas me ofrecía siempre a peinar y maquillar a mis amigas, me encantaba ya que lo disfrutaba muchísimo, básicamente era la “maquilladora” del grupo.”

Años después, se formó en una escuela profesional de maquillaje y ahora disfruta ejerciendo de maquilladora. “La frase que nunca dejaré de repetir es que no hay sensación más gratificante que hacer de tu pasión tu profesión”.Las redes sociales y los artistas emergentes

El mundo a través de un objetivo

La fotografía es el arte de captar lo que nuestros ojos ven y llegar más allá de lo que no consiguen ver. Con una cámara en mano y una ciudad que ofrece paisajes irresistibles, Carlos Sánchez comparte en redes sociales la esencia que capta de Nueva York.

Su carrera fotográfica comienza en redes sociales ya que Sánchez es autor de una guía fotográfica de Nueva York (guiaNY.com) que nace directamente de las RRSS. “Es una recopilación de fotografías que he compartido en redes. Y responde a las preguntas que me suelen hacer cada vez que publico una fotografía”, nos comenta en la entrevista concedida a Atalayar.

Por lo que este fotógrafo en las redes sociales ha encontrado la repercusión de sus trabajos fotográficos realizados no sólo dentro del tiempo de trabajo, sino también en su tiempo libre. Twitter ha sido la clave para la viralización de sus proyectos, y, según el artista, se trata de algo paradójico ya que “Twitter, que no es una red que gire en torno a la fotografía, me da mucha más flexibilidad que Instagram para contar historias a partir de mis fotografías.”

“Soy diseñador de productos digitales. Mi afición por la fotografía empezó hace unos 12 años. Al principio sólo llevaba la cámara encima cuando viajaba”, nos comenta sobre su carrera profesional. “Hoy en día es a lo que más tiempo dedico después de mi trabajo. Y quién sabe, tal vez algún día pueda vivir de proyectos relacionados con la fotografía”, añade.

Nueva York es una ciudad enorme y nos preguntábamos qué es lo que a Carlos Sánchez le llama la atención para darle un toque personal a sus imágenes. Menciona que “mi fotografía simplemente trata de capturar instantes que son especiales por algún motivo”. Y que su interés recae en la fotografía “sobre todo nocturna, fotografía de luna y vía láctea. Pero también disfruto del paisaje urbano y la fotografía de fauna.”Las redes sociales y los artistas emergentes

La customización llevada a otro nivel

A estas alturas del siglo XXI, al igual que antaño, puedes encargar un lienzo personalizado, pero ahora también tienes a un solo click cualquier tipo de prenda con tus gustos. En el caso de Hajar Tarchoun Arrahman sus piezas han recibido un gran interés por su originalidad.

Continuamos viendo con esta artista las ventajas que dan las redes sociales a la hora de compartir arte. Tarchoun, conocida en redes sociales como @nasyaiam, con cada retrato de cualquier celebridad (en su mayoría del mundo del rap anglosajón) que sube a redes sociales recibe cientos de likes y cada día más comentarios.

Una de las peculiaridades y características que destacan a esta artista es la customización de los productos. Los clientes piden, por ejemplo, unas zapatillas blancas simples, en su mayoría Nike Air Force, y ella las pinta de la manera que el cliente pida. Una manera muy original de hacer arte y que lo disfruten los demás.

“Ahora mismo los pedidos que más tengo son de zapatillas personalizadas” nos cuenta Hajar. Sin embargo, es una artista que no sólo se dedica a customizar productos y hacer retratos, y menciona que “soy muy flexible en cuanto a pintar, me encanta experimentar así que sí hago más cosas aparte de retratos”.

Echando un vistazo a su recorrido artístico, Hajar nos cuenta que lleva pintando desde pequeña y que en la primaria empezó dibujando Manga y “en algún momento en el instituto empecé a probar con el realismo, en esos 4 años de la ESO me di cuenta de que me encantaba, así que después de terminar la ESO me metí en un bachiller artístico”.

Ahora las redes sociales le permiten compartir este arte que hace desde pequeña. Ante la duda de cuál es la red social que más le beneficia, Hajar dice que “ahora mismo en las que más veo números es en Instagram y Twitter, supongo que gracias a los seguidores fieles que tengo.” Añade que siente que con TikTok su trabajo llega a más personas ya que “es una red social que literalmente te hace llegar a gente que ni siquiera te sigue y literalmente de cualquier parte del mundo, así como interactúan comentando y compartiendo”.

Por su parte, una desventaja que Hajar reconoce en las redes sociales son “el plagio y la viralización de una obra que no lleva los créditos del artista”. Sin embargo, menciona que pueden sumar en cuanto a la difusión de sus trabajos y llegar a más gente, y por ello tiene “la posibilidad de coger clientes y recibir más visualizaciones”.

Como podemos ver, las desventajas de las redes sociales no son nada en comparación con sus ventajas. La tecnología una vez más ayuda al progreso de las personas y en estos casos que acabamos de ver ayudan a los artistas. Para poner nuestro granito de arena en la mejora de estas personas, debemos compartir lo que nos gusta y siempre dar crédito cuando se hace.