Las tensiones entre Irán y Estados Unidos se revisten de escepticismo e incertidumbre

Las autoridades iraníes no se fían de las intenciones del presidente Donald Trump, mientras los ataques con misiles continúan sobre Bagdad
Vista general de la Embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de Bagdad, Irak, el 7 de enero de 2020

PHOTO/REUTERS  -   Vista general de la Embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de Bagdad, Irak, el 7 de enero de 2020

“Irán no será engañado por el presidente de los Estados Unidos, que ofrece cooperación cuando ha impuesto sanciones sin precedentes”, ha asegurado el embajador de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Majid Takht Ravanchi, en una entrevista concedida a la agencia nacional de noticias IRNA. 

El diplomático iraní ha declarado, en este sentido, que le parece “increíble” la mano tendida del mandatario Donald Trump -como reveló este miércoles en un discurso en la Casa Blanca-, puesto que mientras el gigante norteamericano “persista en la animosidad, las negociaciones no tienen sentido”. Cabe recordar, en este punto, que el presidente estadounidense anunció la aprobación de una nueva batería de sanciones contra la República Islámica, si bien la moderación fue la nota predominante de su intervención con mensajes como “Nuestros misiles son grandes, pero no queremos usarlos”.

En esta línea, la embajadora de EEUU ante la ONU, Kelly Craft, remitió una carta ante la entidad internacional en la que se aseveraba que EEUU estaba “listo para participar sin condiciones previas en negociaciones serias”. En la misiva, la diplomática justificaba la ofensiva aérea estadounidense bajo el artículo 51 de la Carta de la ONU, que recoge el derecho a la legítima defensa, un pretexto que también ha sido usado por su homólogo iraní para el ataque con 22 misiles contra dos bases estadounidenses en Irak. 

El embajador de Irán ante las Naciones Unidas, Majid Takht Ravanchi, en la sede de Nueva York, el 24 de junio de 2019
AFP/SPENCER PLATT - El embajador de Irán ante las Naciones Unidas, Majid Takht Ravanchi, en la sede de Nueva York, el 24 de junio de 2019

Además, Ravanchi ha recogido durante su entrevista en IRNA la decisión de las autoridades estadounidenses de rechazar el visado al ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, para que asistiera a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la escalada de tensión en Oriente Medio. Para el diplomático, esto es una prueba más de que EEUU no está buscando realmente una distensión, como Trump trató de transmitir en su discurso.

Por su parte, Zarif, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN, preguntado sobre si mereciera la pena sentarse en una mesa para dialogar con el presidente norteamericano, ha respondido que es este último el que “tiene que darse cuenta de que ha estado alimentando la desinformación [respecto a Irán], por lo que tiene que despertarse y pedir perdón”. “Tiene que cambiar el curso de su política, no puede seguir añadiendo errores sobre otros errores. Lo único que está ‘consiguiendo’ es peor para EEUU, y está destruyendo su propia Constitución, el proceso político estadounidense y el Estado de Derecho”, ha añadido al respecto. De hecho, a raíz de los últimos acontecimientos, el Congreso votará este jueves la limitación de la capacidad presidencial en materia exterior. 

El ministro iraní ha querido recordar también que ahora todos los esfuerzos de la República Islámica se centrarán en “expulsar a EEUU de Oriente Medio”, como así lo anunciaba este miércoles el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. Trump “tiene que darse cuenta de la realidad de que la gente de esta región está enfurecida, que quiere a EEUU fuera. No pueden continuar aquí si la población ya no les quiere”, ha asegurado Zarif, quien ha puesto en valor cómo la gente está de su lado en Oriente Medio. “Las armas de las que presume EEUU, valoradas en 2 trillones de dólares, no pueden gobernar el mundo, pero la gente sí”, ha concluido el funcionario iraní. 

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif
PHOTO/REUTERS - El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif

Asimismo, el nuevo comandante de las Fuerzas Quds, el cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC, por sus siglas en inglés), Esmail Ghaani, ha asegurado que “los ataques iraníes con misiles expulsarán a EEUU de Oriente Medio”.

Una encuesta realizada por USA Today e Ipsos publicada este jueves ha revelado que El 55% de los estadounidenses considera que su país es menos seguro tras la muerte de Qassem Soleimani y Abu Mahdi Al-Muhandis, vicepresidente de las milicias iraquíes pro-iraníes Hashd al-Shaabi, también denominadas como Fuerzas de Movilización Popular (PMF, por sus siglas en inglés). Otros hallazgos significativos de la encuesta fueron que la ofensiva del 3 enero hará más probable que Irán ataque los intereses estadounidenses en Oriente Medio (69%), que haya más ataques terroristas en territorio norteamericano (63%) y que los dos bloques enfrentados vayan a la guerra (62%).

Un campo alcanzado por un misil iraní, según los medios de comunicación locales, cerca de Erbil, Irak, el 8 de enero de 2020
PHOTO/BLESA SHAWAYS via REUTERS - Un campo alcanzado por un misil iraní, según los medios de comunicación locales, cerca de Erbil, Irak, el 8 de enero de 2020
Continúan los ataques con misiles

La capital iraquí, Bagdad, ha sido escenario de un nuevo episodio violento durante la noche de este miércoles. Tres misiles Katyusha impactaron a tan solo 100 metros del complejo diplomático estadounidense localizado en la Zona Verde. El ataque, que no ha dejado daños personales, sí ha provocado un incendio, según ha informado Reuters, que cita a fuentes de la Policía de Irak. 

Esta noche también se han publicado las primeras imágenes sobre los daños ocasionados en las bases de Al Asad y Erbil, que fueron blanco de los ataques iraníes hace dos días. Según ha revelado el Instituto Middlebury de Estudios Internacionales, “al menos cinco estructuras fueron dañadas en la ofensiva, que fue lo suficientemente precisa como para impactar sobre edificios individuales”. 

Imagen satelital que muestra los daños en la base aérea estadounidense de Ain al-Asad, en el oeste de Irak, después de haber sido alcanzada por cohetes de Irán
AFP/Planet Labs Inc./MIIS - Imagen satelital que muestra los daños en la base aérea estadounidense de Ain al-Asad, en el oeste de Irak, después de haber sido alcanzada por cohetes de Irán

Sobre la pregunta que está marcando la agenda internacional en estos días, es decir, qué esperar que suceda, cabe destacar que el líder de las milicias PMF ya anunció su intención de atacar los intereses estadounidenses como venganza por la muerte de Al-Muhandis. La ofensiva que estarían preparando “no iba a ser menor” que la que lanzó Irán, según comunicó el dirigente.

Sin embargo, una información publicada en exclusiva por Middle East Eye revela que Hashd al-Shaabi están “perdidas, distraídas y son incapaces de atacar efectivamente a las fuerzas del gigante norteamericano en Irak, tras la pérdida de dos líderes clave la semana pasada [en referencia también a Soleimani]”. El informe se basa en las declaraciones de ciertos líderes chiíes, quienes han asegurado que “lo que sucedió fue una sorpresa y una pesadilla. Perder a los dos hombres al mismo tiempo fue una sorpresa para todos nosotros”.

Otra fuente consultada por la publicación explica, en este sentido, que “las facciones se centraron en dos ejes: Al-Muhandis y Soleimani, quienes daban confianza y establecían metas y objetivos para ellas. El problema ahora es que la relación con ambos hombres era personal y directa […] En ausencia de ambos, las PMF perdieron el equilibrio y la brújula que determinó su destino”.

Los aliados occidentales, por su parte, continúan moviendo ficha en este escenario tan incierto donde el riesgo de un nuevo ataque continúa candente. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha mantenido una conversación telefónica con el presidente iraní, Hasán Rohaní, en la que le ha pedido la detención inmediata de la escalada de tensiones.