PUBLICIDAD

Iberdrola

Las tres razones por las cuales deberías estar beneficiándote de la retribución flexible

Una forma de pago que permite al empleado destinar una parte de su retribución económica a gastos cotidianos como el almuerzo, el colegio de los hijos o el transporte público
Tarjeta de Crédito

 -  

Gestionar nuestros escasos ingresos se ha convertido en una de las principales preocupaciones de la sociedad actual. Y esto es algo que no se limita, ni muchísimo menos, al ámbito doméstico. Y es que cada vez son más las empresas que ofrecen a sus trabajadores propuestas de gestión salarial tan interesantes como la retribución flexible. Destacando, sobre el resto, alternativas como la tarjeta Ticket Restaurante. Una forma perfecta para gestionar de una forma más ágil, y digital, nuestros gastos. Además de un sistema deducible al 100% y exento de IRPF.

El secreto para pagar mejor

La retribución flexible se ha erigido como uno de los incentivos más interesantes que un empresario puede ofrecer a sus empleados. Algo que encaja a la perfección con una filosofía de vida que, con la que nos está cayendo, gira en torno al ahorro.

Hablamos de una forma de pago que permite al empleado destinar una parte de su retribución económica a gastos tan cotidianos, y recurrentes, como el almuerzo, el colegio de los peques o el transporte público. Algo que, por otro lado, nos ayuda a ganar en comodidad. Pudiendo, de esta forma, sacar un mayor partido a nuestro valioso, y escaso, tiempo. Por no mencionar el efecto positivo que este tipo de ventajas tienen sobre nuestra propia motivación. Tanto personal como laboralmente hablando.

Beneficios de la retribución flexible en las empresas

Pero es que las ventajas no se quedan ahí, ni se limitan al ámbito personal. Y es que los gastos que se gestionan a través de este sistema se encuentran totalmente exentos de IRPF para el empleado. Y además son deducibles al 100%, del actual Impuesto de Sociedades para las empresas. Lo que nos lleva a conseguir, sin esfuerzo alguno, un ahorro fiscal realmente considerable. Algo que se ve reflejado en una mejora de nuestro poder adquisitivo.

Por otro lado, la retribución flexible también repercute positivamente en las propias empresas que deciden adoptar este innovador sistema. Aumentando su atractivo y logrando, en definitiva, hacerlas destacar en un mercado realmente competitivo. Y hablando de competitividad. Unas líneas más arriba hemos recalcado que la retribución flexible ejerce una influencia motivadora en el trabajador. Logrando aumentar el sentimiento de permanencia y fortaleciendo los lazos y la implicación con la empresa. Algo que, de igual forma, repercute directamente en una clara mejora en la productividad de las empresas.

El ahorro como incentivo

Es cierto que no existen fórmulas milagrosas. Y es que al final son las empresas las que deben decidir qué tipos de sistemas les interesa adoptar para mejorar su estructura empresarial y laboral. No obstante, y esto no deja de ser una lógica apreciación, la retribución flexible nos ofrece multitud de ventajas que no requieren inversión o gasto alguno. Más bien todo lo contrario. 

Por no mencionar lo más importante. Hablamos de iniciativas que inciden directamente en la mejora de las condiciones de nuestros propios trabajadores y en el fortalecimiento de los nexos de unión entre empleado y empleador. Logrando, y esto no es poca cosa, una sustancial mejora en su poder adquisitivo.