Libia anuncia la reapertura del yacimiento petrolífero de Al-Fil

Hace tres días también se anunció la reanudación de actividades en los yacimientos de Sidrá y Ras Lanuf
Ras Lanuf

PHOTO/AFP  -   Compañía Nacional de Petróleo de Libia en la ciudad de Ras Lanuf

La Compañía Nacional de Petróleo de Libia (NOC) anunció hoy el levantamiento del "estado de fuerza mayor" en el yacimiento de Al-Fil, el segundo en importancia en el oeste y clave para el suministro de energía en la capital, sometida desde hace meses a cortes continuos de electricidad, gas ciudad y agua corriente.

El anuncio se produce apenas tres días después de que la compañía petrolera local Al-Waha, subsidiaria de la NOC, anunciara el fin del “estado de fuerza mayor” en los puertos petroleros de Sidrá y Ras Lanuf, los más importantes del golfo de Sirte, corazón de la industria petrolera libia.

Y forma parte de la estrategia Libia para recuperar la cota de los 800.000 barriles diarios de crudo, y el millón de unidades a principios del mes de diciembre, tras más de ocho meses de bloqueo.

Ambos anuncios se enmarcan en las consecuencias de la firma el pasado de un acuerdo de 23 de octubre de un alto el fuego entre los gobiernos rivales en el este y el oeste de Libia, negociado por la ONU en la ciudad suiza de Ginebra.

Un acuerdo que incluye, además, la salida de todos los mercenarios extranjeros en un plazo de 90 días y la suspensión de todos los proyectos de cooperación militar y de seguridad firmados con otros países; condiciones que ha rechazado Turquía, una de las naciones que más se injieren en la guerra multinacional en Libia junto a Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Francia, Italia y Rusia.

Ras Lanuf
PHOTO/AFP - Refinería de petróleo en la ciudad norteña de Libia de Ras Lanuf
Un frágil acuerdo de paz

El acuerdo, logrado tras cuatro días de intensas negociaciones en el marco del comité militar 5+5, incluye un plan para la "restructuración" de la Guardia de las Instalaciones Petroleras, la milicia que controlaba el golfo de Sirte y que tenía un acuerdo con el gobierno no reconocido en el este, tutelado por el mariscal Jalifa Haftar.

La propia milicia había bloqueado las instalaciones petroleras y obligado a la NOC a decretar "el estado de fuerza mayor" el pasado mes de febrero, en plena ofensiva de las milicias afines al Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) contra la fuerzas de Haftar, que asediaban la capital desde abril de 2019.

Apoyadas por Turquía y por mercenarios sirios enviados desde Ankara, los milicianos del GNA lograron recuperar gran parte del territorio perdido y hacer retroceder a las milicias de Haftar hasta el eje que forman la ciudad costera de Sirte y el oasis de Al-Jufrah, actual línea de frente.

El "estado de fuerza mayor" no solo hundió la industria petrolera libia por debajo de los 100.000 barriles diarios de crudo; también agudizó los cortes de suministro eléctrico, gas natural y agua corriente que padece el país desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al-Gadafi.

En tiempos de la tiranía, Libia producía alrededor de 1,8 millones de barriles diarios. El anuncio de la reapertura de los puertos de Sidrá y Ras Lanuf influyó hoy en la caída del precio del petróleo en la bolsa.