Libia pide “confianza” en las elecciones de diciembre y el “fin de la intervención extranjera”

La ministra de Exteriores de Libia aboga por la unidad, soberanía e independencia de su país
naila-al-mangoush-ministra-asuntos-exteriores-libia

AFP/MAHMUD TURKIA  -   La ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de Transición de Unidad Nacional (GNU) de Libia, Najla al-Mangoush

Meses de mucho trabajo ven en el horizonte el objetivo con el que llevan soñando un largo período de tiempo. Desde el momento en que Naciones Unidas se sumergió de lleno en la situación de Libia, la fecha del 24 de diciembre de 2021 estaba marcada en rojo en el calendario de toda la población. Apenas dos meses para que la transición hacia la democracia dé el paso fundamental que culminará un largo y complejo proceso que aún encuentra complicaciones. Implementar de forma plenamente efectiva el alto el fuego aprobado el 8 de octubre, así como la puesta en marcha de la Iniciativa de Estabilización Libia son los dos principales asuntos que se quieren abordar antes de los comicios.

libia-primer-ministro-dbeibe
AP/HAZEM AHMED  -   El primer ministro interino de Libia, Abdul Hamid Dbeibé

La Conferencia de estabilización de Libia contó con la participación de muchas de las figuras que han resultado claves en el proceso de transición. El primer ministro interino del Gobierno Nacional de Unidad transitorio, Abdul Hamid Dbeibé, presidió el encuentro junto con la vicesecretaria general de Asuntos Políticos de la ONU, Rosemary DiCarlo. El evento estuvo compuesto por jefes diplomáticos de numerosos países como Francia, Italia, Egipto, Kuwait o España – con la presencia del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares – entre otros. También destacó la presencia de Yael Lempert, viceasistente de la secretaría de Estado de Estados Unidos para Oriente Medio.

A pesar de que existe optimismo en el Gobierno de transición, hay que algunos problemas que deben ser solucionados si se quiere garantizar la seguridad y la transparencia de las elecciones programadas para el 24 de diciembre. El principal de los obstáculos es la disputa que existe sobre si se permitirá que alguien que haya ocupado un puesto militar o político podrá presentarse como candidato – siempre y cuando haya abandonado su puesto con una antelación mínima de tres meses – en los comicios. Este asunto resulta vital ya que posibilitaría que Jalifa Haftar se presentase a las elecciones tras dejar su cargo hace tres meses precisamente con vistas a su candidatura.

jalifa-haftar-ejército-nacional-libia
REUTERS/COSTAS BALTAS - El mariscal libio Jalifa Haftar

Lo que sí tienen claro en todas las posiciones es la retirada de las tropas extranjeras desplegadas en territorio libio. Tanto esas como los mercenarios deben abandonar el país cuanto antes para garantizar la seguridad de la población y facilitar la transición democrática. La ministra libia de Asuntos Exteriores, Najla al Mangoush dejó claro que “se deben aplicar políticas de disuasión para quienes pretenden intervenir en la soberanía de otro Estado” dado que, dice “no hay otro camino que el respeto total al principio de no interferencia”. Para ello debe aplicarse de forma efectiva el alto el fuego acordado hace dos semanas y que aquellos países que cuentan con tropas en Libia pongan de su parte para retirarlas.

mercenarios-libia
PHOTO/ARCHIVO - Milicias libias 

Debido a los diversos frentes aún abiertos, Mohamad al Menfi, líder del Consejo Presidencial interino, no tiene del todo claro que las elecciones puedan llegar a producirse en la fecha fijada. En unas declaraciones a la prensa local libia decía ser partidario de posponer la jornada electoral hasta que se consiga una verdadera unión de todo el país y se consiga acabar de forma total con las injerencias de ciertos países extranjeros. No obstante, el primer ministro Dbeibé a reiterado que la intención del Ejecutivo es seguir adelante con el proceso y celebrar los comicios la víspera de Navidad.

“Apoyamos los esfuerzos que realiza el Alto Comité Electoral para que (los comicios) tengan lugar en la fecha señalada. Pido a todos los libios una amplia y activa participación”, ha asegurado Abdul Hamid Dbeibé de cara al próximo 24 de diciembre. Garantizar la resolución de la transición es una tarea de máxima importancia para todos los países, incluido España. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha dicho que “Libia es un país fundamental para el control de los flujos migratorios en el Mediterráneo, para la estabilidad de la región, tanto en el Mediterráneo como en el Sahel, y cuenta con la mayor reserva de hidrocarburos en la zona”.

ministro-exteriores-jose-manuel-albares
José Manuel Albares, ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, en Islamabad (Pakistán)

Cree también que “España es un país con voz global y ya debe oírse en todas las crisis”, por lo que la garantía de un proceso electoral libre y transparente es también responsabilidad de todos los países que están trabajando en la transición de Libia, considerado “un país fundamental para la seguridad, para la estabilidad y el desarrollo económico en todo el Mediterráneo y clave para España y para los españoles”. La recta final de cara a las elecciones es clave para conseguir que Libia pueda, de una vez por todas, dar el paso definitivo para convertirse en el país democrático que tanto tiempo lleva ansiando ser.