Libia pierde el 92% de los ingresos por petróleo y gas en 2020 

La producción de la OPEP aumentó en diciembre gracias al país norteafricano 
Sede de la empresa estatal de energía de Libia, la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), se ve en Trípoli

REUTERS/ISMAIL ZITOUNY   -   Sede de la empresa estatal de energía de Libia, la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), se ve en Trípoli

Casi diez años después de la caída de Muamar Gadafi, Libia sigue dividida entre poderes rivales, con injerencia extranjera: el Gobierno de Unidad Nacional (GNA), reconocido por la ONU, con sede en Trípoli, y el bando del mariscal Jalifa Haftar, en el este. 

Libia cuenta con las reservas más abundantes de crudo de África, con unos 41.500 millones de barriles, pero con la inestabilidad política que reina en el país desde hace casi una década. El repunte sigue siendo frágil y el oro negro está en el centro de las apuestas económicas y políticas. 

La producción de los miembros de la OPEP volvió a verse impulsada en diciembre por el petróleo libio, que, tras sufrir el caos local, se está recuperando tras el alto el fuego firmado en octubre. 

Tras años de caos, el sector petrolero del país sigue recuperándose gracias al alto el fuego permanente firmado en octubre entre las dos autoridades que se disputan el control del país. 

Como resultado, la producción libia se había duplicado con creces en noviembre. El nivel actual contrasta fuertemente con los alcanzados antes del alto el fuego: la producción fue de media de sólo 121.000 barriles diarios en el tercer trimestre de 2020, diez veces menos que en la actualidad. 

Además, la producción aumentó en Libia en 136.000 barriles diarios hasta alcanzar los 1.224 millones de bpd en diciembre, tras haberse duplicado en noviembre. Antes del alto el fuego, la producción era de sólo 121.000 b/d en el tercer trimestre de 2020, una disminución de diez veces el nivel actual. 

Pero sigue siendo inferior al nivel de antes de la caída del régimen de Muamar Gadafi, cuando Libia producía entre 1,5 y 1,6 millones de barriles diarios, según declaró a la AFP Francis Perrin, director de investigación del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas. 

En ese momento, la economía libia dependía en casi un 90% de esta industria. Es casi un milagro que el sector petrolero siga funcionando a pesar de la ruinosa infraestructura dañada por la guerra, la negligencia o el sabotaje. 

La Compañía Nacional de Petróleo (NOC), con sede en Trípoli y la única autorizada a comercializar el crudo libio, anunció en octubre que había levantado el estado de fuerza mayor-que le permitía exonerarse de responsabilidad en caso de incumplimiento de los contratos- en el último campo bloqueado. 

Hace un año, las fuerzas pro-Haftar bloquearon la producción y las exportaciones en los campos y terminales más importantes para exigir un reparto más justo de los ingresos, gestionados por Trípoli. 

Pero el fracaso de su ofensiva sobre la capital a mediados de 2020 convenció a Jalifa Haftar de que debía renunciar a este medio de presión. Sin embargo, el estancamiento de ocho meses se tradujo en pérdidas de casi 10.000 millones de dólares, según la NOC. 

El 3 de enero, el Banco Central de Libia comenzó a aplicar un nuevo tipo de cambio de 4,48 dinares libios por dólar de Estados Unidos, después de que las autoridades del oeste y el este del país llegaran a un acuerdo al respecto el pasado mes de diciembre, de manera que el tipo de cambio se aproxima a su valor en el mercado negro, donde el dólar oficial antes de este movimiento era de unos 1,4 dinares. 

Libia, apartada del mercado desde enero, está viendo cómo su producción y sus exportaciones se recuperan poco a poco, aunque el mercado ya es deficitario y cada nuevo barril aumenta la diferencia con la demanda a la mitad. 

Las estadísticas oficiales han mostrado que los ingresos de petróleo y gas de Libia disminuyeron un 92% el año pasado, ya que el bloqueo impuesto durante meses a las instalaciones petroleras provocó la suspensión de la mayoría de las operaciones de exportación. 

En el país, rico en petróleo, la producción y las exportaciones de crudo son responsabilidad de la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), con sede en Trípoli, que discrepa de las estimaciones de ingresos del Banco Central. 

PHOTO/REUTERS -Banco Central de Libia, en Bengasi 
PHOTO/REUTERS -Banco Central de Libia, en Bengasi 
Incertidumbre económica en la producción mundial 

El precio del petróleo ha sufrido un colapso histórico este año. Pese a que el precio se haya mantenido cerca de los 51 dólares por barril durante el mes de diciembre, ha sido un curso marcado por la inestabilidad. En abril, el crudo estadounidense acabó en negativo y el Brent cayó por debajo de los 20 dólares por barril. La pandemia de COVID-19 y la guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia, los gigantes petroleros, sirvieron como catalizador de un descenso histórico.  

El desplome del consumo de petróleo será este año de 9,5 millones de barriles diarios (mbd) -un 9,5 %- respecto a 2019, 400.000 barriles diarios más que hace solo un mes, lo que sitúa la cifra total de consumo diario prevista en 90,2 mbd. Estos cálculos se incluyen en el Informe sobre el mercado de crudo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) difunde cada mes y que recoge datos de agosto. 

El pasado mes, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ya rebajó sus previsiones de consumo en 100.000 bd, por lo que en los últimos dos meses la organización con sede en Viena ha empeorado las previsiones del consumo petrolero en medio millón de barriles diarios. Para 2021, el pronóstico de la demanda mundial se ha reducido también en alrededor de 400.000 barriles, y se prevé un crecimiento de 6,6 mbd, con un consumo global de 96,9 mbd. 

La OPEP advirtió de que nuevas cepas más contagiosas de la COVID, el aumento de las infecciones y el lento proceso de vacunación pueden empañar la recuperación económica y la demanda mundial de crudo, al menos, en el primer trimestre de 2021. 

Para 2021 se prevé una recuperación parcial de la caída del año anterior, de 5,9 mbd, equivalente a un 6,5%, la misma cifra que el mes anterior, aunque la OPEP considera que al inicio de 2021 persisten los nubarrones económicos. 

La demanda de combustibles fósiles podría seguir siendo más suave en los próximos años, incluso después de la pandemia. Los países tratan de limitar las emisiones para frenar el cambio climático y comenzar la transición hacia las renovables. 

Según los expertos, al barril le será difícil ganar tracción al alza en 2021. La demanda sigue retenida por la COVID-19 pese al creciente optimismo sobre las vacunas.