Libia, una guerra de intereses ajenos

Qatar y el GNA acuerdan impulsar la cooperación bilateral mientras Turquía firma un acuerdo con Níger para aumentar su influencia en la región
Fotografía de archivo de la ciudad libia de Sirte

PHOTO/REUTERS  -   Fotografía de archivo de la ciudad libia de Sirte

El ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, ha hablado este viernes con su homólogo chino, Wang Yi, sobre la crisis libia, a la luz de los sucesivos llamamientos para reducir la escalada y alcanzar una solución política. Este asunto también ha protagonizado las negociaciones entre el líder del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), Fayez Sarraj y el ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, Muhammad bin Abdurrahman al-Thani, quienes tras mantener una reunión en Estambul han anunciado su intención de impulsar la cooperación bilateral entre los dos países. 

En este encuentro, ambas partes han subrayado la necesidad de encontrar una solución política a la crisis libia en el marco del Acuerdo de Libia firmado en diciembre de 2015, las resoluciones de Naciones Unidas o la Conferencia de Berlín, de acuerdo con un comunicado emitido por la oficina de comunicaciones de Sarraj. El Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés) – liderado por el mariscal de campo Jalifa Haftar -- cuenta con el apoyo de Jordania, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Rusia; mientras que el Gobierno de Trípoli, respaldado por los Hermanos Musulmanes y reconocido internacionalmente por Naciones Unidas, recibe ayuda militar de Turquía y Qatar. 

Argelia y Túnez continúan moviendo ficha en el tablero libio 
Fotografía de archivo del ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum
AFP/ FETHI BELAID - El máximo representante de la cartera de Exteriores argelina, Sabri Bogadoum

Mientras tanto, el máximo representante de la cartera de Exteriores argelina, Sabri Bogadoum, ha explicado que la iniciativa argelina para encontrar una solución a la crisis política, económica y social que asola a la nación norteafricana está fundamentada en “tres principios” y que “no se basa en la competencia con otras iniciativas propuestas como el proceso de Berlín”.  Estos principios serían –según el ministro – intentar resolver el conflicto de manera pacífica sin acudir a la fuerza, un alto el fuego y el inicio de negociaciones con el rechazo de cualquier tipo de injerencia extranjera. 

En una entrevista con el canal de televisión Russia Today, con motivo de su visita de trabajo a Moscú, Bogadoum ha hecho hincapié en que el conflicto libio supone una gran amenaza para la seguridad nacional de su país. “Compartimos miles de kilómetros de fronteras terrestres y nuestras relaciones familiares y tribales requieren que tratemos este asunto de una manera especial”.  Asimismo, reafirmó la disposición de Argelia de albergar cualquier negociación para alcanzar la paz en su país vecino y pidió a las partes beligerantes que preserven la unidad y soberanía del país y se adhieran a una solución política, en vez de apostar por determinadas acciones que podrían conducir a una mayor división en la nación norteafricana. 

En las últimas semanas, Argelia y Túnez han reforzado sus relaciones bilaterales para hacer frente a la inseguridad provocada por el conflicto libio. Además de las tropas leales a Haftar y a Fayez Sarraj, en esta guerra participan una serie de actores como las redes de crimen organizado o las milicias armadas.  Esta situación se recrudece por la porosidad de las fronteras y la inseguridad estructural presentes en la región. La pobreza e inseguridad alimentaria, el subdesarrollo o la corrupción se han instalado a las puertas de estos dos países.   A estos acontecimientos hay que añadir las crisis multidimensionales provocadas por el terrorismo y el crimen organizado transnacional. Ambas naciones temen que esta situación aumente las fragilidades presentes en la región o que estas amenazas se vean multiplicadas por la presencia de potencias extranjeras. 

Turquía firma un acuerdo militar con Níger
Combatientes leales al internacionalmente reconocido Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA)
AFP/MAHMMUD TURKIA - Combatientes del Gobierno de Libia (GNA) se reúnen en una posición cercana a la ciudad de Garabulli, en las inmediaciones de Trípoli

En este complejo escenario, el canciller turco Mevlüt Çavuşoglu, ha anunciado que su país ha firmado un acuerdo de cooperación militar con Níger, aumentando aún más la tensión en una región devastada por la guerra. En el marco de la visita, se firmaron el protocolo de entrega de material, el protocolo de implementación de ayuda financiera, el acuerdo de cooperación de cooperación militar y el acuerdo de cooperación deportiva y juvenil, según la Agencia Turca de Anatolia. El Gobierno de Acuerdo Nacional ha celebrado la firma de este documento, cuyos detalles no se han revelado. Así, según han recogido varios medios locales, el ministro turco ha decidido apoyar a distintos países en el continente africano, especialmente a los estados del Sahel, para que sean más proactivos a la hora de buscar una solución para resolver el conflicto de Libia. 

Ibrahim Sahed, miembro del Consejo Asesor del Gobierno de Sarraj, ha afirmado en declaraciones recogidas por el digital Arabi 21 que “esto era de esperar, ya que Níger sufre mucho en todos los niveles, por el cese de sus relaciones con Libia, especialmente en la economía. Con la firma de este acuerdo, Ankara será un aliado y un apoyo”. Según Sahed, este documento permitirá a la nación euroasiática tener acceso directo al corazón africano por lo que, en su opinión, este acuerdo militar podría allanar el camino para frenar la influencia francesa en la región. 

Ankara ha firmado este acuerdo con Níger, al mismo tiempo que incrementa su presencia en Libia. Durante los últimos meses, más de 16.000 mercenarios sirios han llegado a este país para engrosar las filas del GNA, que se unen a otros combatientes procedentes de Yemen o Sudán, todos ellos financiados por Ankara y Doha. 

EEUU acusa a Rusia de aumentar su presencia militar en Libia 
AFP PHOTO / HO /US AFRICOM - Una imagen publicada por el US AFRICOM, el Comando de África de EEUU el 26 de mayo de 2020, muestra, según se informa, un avión ruso Mig-29 Fulcrum en suelo libio
AFP PHOTO / HO /US AFRICOM - Una imagen publicada por el US AFRICOM, el Comando de África de EEUU el 26 de mayo de 2020, muestra, según se informa, un avión ruso Mig-29 Fulcrum en suelo libio

El Mando África de Estados Unidos (USAFRICOM o AFRICOM) ha acusado al Grupo Wagner de Rusia de participar en el conflicto libio. Este viernes han publicado una serie de imágenes satelitales para acusar a Rusia de suministras a las fuerzas de Wagner que operan en Rusia con “aviones de combate, vehículos blindados militares, sistemas de defensa aérea y suministros”, según ha informado el digital Middle East Eye. Una mayor presencia de Rusia en Libia podría cambiar por completo el escenario de juego y tener consecuencias directas en las decisiones de Europa y la OTAN, entre otros.

Rusia ha negado repetidamente los informes emitidos por Estados Unidos que acusan al grupo Wagner de estar operando en Libia. Sin embargo, un informe confidencial de la ONU anunció en mayo que el grupo tenía entre 800 y 1.200 contratistas militares en el terreno, incluidos francotiradores y equipos militares especializados, de acuerdo con el periódico mencionado anteriormente. Hace un mes, AFRICOM publicó una serie de imágenes que ponían en evidencia “la presencia de aeronaves rusas en el espacio aéreo libio”, una de ellas despegando de la base aérea de Jufra y otra de un avión MiG-29 que operaba en las cercanías de la ciudad estratégica de Sirte.  

El coronavirus llega a Sirte 

A esta crisis política y social hay que sumar la crisis sanitaria provocada por la aparición de la COVID-19. Este viernes, el director de seguridad de Sirte, Dean Jamal Atayallah, ha lamentado que este patógeno haya llegado hasta la ciudad de Sirte.  Previamente, fuentes del comité médico para combatir el coronavirus había anunciado que un nuevo caso se había registrado en el área de Al Jufra.