Libia y China exploran vías para el regreso de las compañías chinas al país

El responsable petrolero insistió en que la industria necesita una fuerte inversión para el mantenimiento de los oleoductos
Atalayar_Petroleo Libia

PHOTO/REUTERS  -   Una vista de Ras Lanuf Oil and Gas Processing Company en Libia

El presidente ejecutivo de la Compañía Nacional de Petróleo libia (NOC), Mustafa Sanallah, y el embajador chino en Típoli, Wang Qimin, estudiaron las vías para el regreso de la compañías chinas que operan en los sectores del petróleo, el gas y la construcción y exploraron proyectos para la mantenimiento y la modernización de los sistemas de transporte petroleros.

Según la NOC, Sanallah aseguró al representante chino que la estabilidad política se consolidará en los próximos meses y se abrieran diversas ventanas de oportunidad para las compañías chinas en el sector energético, considerado la espina dorsal de la nación norteafricana.

"El presidente considera que la vista del embajador es un paso adelante y un potente indicador de que retorna la estabilidad y la confianza en Libia", destacó en un comunicado.

Medios de prensa locales indicaron que Sanallah y Qimin estudiaron proyectos para modernizar la flota de petroleros libios y los silos de almacenaje en tierra. Durante los meses más duros de la guerra, la china Sinopec ha sido una de las principales compañías petroleras en operar en Libia.

Atalaya_Planta petrolera en Libia
PHOTO/REUTERS - Vista general de los oleoductos de la terminal petrolera de Zueitina, al oeste de Bengasi

El Parlamento libio otorgó a mediados de marzo su confianza al nuevo primer ministro, Abdul Hamid Dbeibah, elegido por el Foro de Diálogo Político para la Libia (FDPL), un organismo no electo creado "ad hoc" por la ONU en octubre y que tras duras negociaciones logró unificar políticamente el país tras siete años de división y cruenta guerra civil.

Incremento de la producción de petróleo

Meses antes, a través de la intervención de Turquía y Rusia, los dos gobiernos rivales del este y el oeste de Libia aceptaron un acuerdo de alto el fuego que ha permitido en cuestión de meses recuperar la industria petrolera libia, que en 2020 producía unos 300.000 barriles de crudo diario y ahora ha llegado a los 1,4 millones muy cerca de su producción previa al alzamiento que en 2011 acabó con la dictadura de Muamar al Gadafi.

Esta semana, Sanallah se reunió con el nuevo vicepresidente del Consejo presidencial unificado, Ramadán Ahmed Boujnah y con el ministro de Finanzas, Khaled Al-Mabrouk Abdullah, para evaluar el presupuesto de la NOC y avanzar en la unificación y reforma del sector petrolero, muy dañado a causa de la guerra y los continuos sabotajes de las milicias locales.

El responsable petrolero insistió en que la industria necesita una fuerte inversión para el mantenimiento de los oleoductos, la reparación de tuberías y silos, la modernización de los puertos y las terminales de carga, y la renovación de la flota marítima y terrestre.

Atalayar_Libya Oil National Company_Corp
AFP/MAHMUD TURKIA - Sede de la Compañía Nacional de Petróleo de Libia en la capital, Trípoli

Asimismo, recordó que se necesitan también fuertes y urgentes inversiones en el sector de los refinados y en el gas, con la construcción de la planta de gas licuado (LGF) en el yacimiento meridional d Al Sharara, explotado en colaboración con multinacionales como Total y Repsol, como una de las prioridades.

En marzo, al tiempo que se constituía el nuevo gobierno, la NOC llegó a un acuerdo con el Banco Central de Libia para movilizar 3.900 millones de dólares procedentes del sector energético.

El GNU es un Ejecutivo de transición y tiene como principal cometido estabilizar el país y conducirlo a las elecciones legislativas previstas para el próximo 24 de diciembre.