Llegan a casa las últimas tropas españolas desplegadas en Afganistán

El rey Felipe VI preside un acto de reconocimiento al personal de todos los contingentes acompañado por el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa
Atalayar_Rey Felipe VI España Militares Afganistán Base Torrejón Madrid

PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA  -   Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán

El rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, recibieron al último contingente español en Afganistán, con el que España pone fin a casi 20 años de misiones.

Los 24 militares y dos intérpretes locales de la misión Resolute Support, el último relevo español en Afganistán, aterrizaron el jueves por la tarde en la Base Aérea de Torrejón, donde les esperaban sus familias y se ha celebrado un acto de reconocimiento al personal participante en misiones en Afganistán.

Robles tuvo unas palabras para todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas que con su entrega, generosidad y sacrificio han rubricado el compromiso de España con la paz y la seguridad internacional y, un recuerdo especial a los 102 que “fallecieron dando lo mejor de sí mismos, sus vidas jóvenes, para dar la paz y la libertad a otros” y pidió también perdón “de todo corazón si alguno de sus familiares en algún momento no se ha sentido acompañado o apoyado”, como recogió una nota de prensa del Ministerio de Defensa de España.

“Quiero manifestar públicamente el compromiso de toda España, que tiene una deuda de gratitud con los que habéis vuelto, con los que estáis, con los que no han vuelto, con sus familias”, señaló Robles. “Tenéis el compromiso de todos nosotros de que haremos que a lo largo de la historia nunca se olvide el sacrificio que habéis hecho por la paz, la libertad y la seguridad”, manifestó la titular del Departamento.

“Cuando uno sufre en Afganistán, sufrimos en España. Eso lo saben bien las Fuerzas Armadas, la Policía, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia”, resaltó Robles.

El jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Teodoro López Calderón, asistió también al homenaje, acompañado por numerosas autoridades civiles y militares, como la directora del CNI, Paz Esteban; la subsecretaria de Defensa, Amparo Valcarce; y los jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire: general de Tierra Francisco Varela, almirante general Antonio Martorell, y general del Aire Javier Salto, respectivamente; así como los directores generales de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán
PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA – Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán
Dos décadas, tres misiones

Libertad Duradera (Enduring Freedom), ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad) y Resolute Support (Apoyo Decisivo), las dos últimas bajo el mando de la OTAN, son las tres misiones en las que ha participado España.

Un primer contingente de 350 militares desplegó por primera vez en enero de 2002, tras los atentados del 11-S, y “abrieron el camino a los más de 27.100 hombres y mujeres que han contribuido a la paz y seguridad en tierras afganas”, señaló el comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), teniente general Francisco Braco, en el relato que ha expuesto sobre las misiones.

“Fuimos juntos a Afganistán, hemos estado juntos allí, y juntos regresamos”, dijo refiriéndose al repliegue conjunto de los países miembros de la OTAN decidido el pasado 14 de abril.

En la misión de la ISAF, entre 2002 y 2014, las Fuerzas Armadas contribuyeron con diferentes capacidades y la intervención de los dos Ejércitos y la Armada con el cometido de asistir al Gobierno provisional afgano en el mantenimiento de la seguridad.

Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán
PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA – Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán

El Ejército de Tierra se hizo cargo, entre otras capacidades, del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, con capital en Qala-e-Naw, integrado por efectivos militares y también civiles, a través de la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID).

La Armada desplegó, junto a los Ejércitos, Equipos Tácticos de Control Aéreo (TACP) y Equipos de Mentorización y Enlace (OMLTs), mientras el Ejército del Aire asumió el mando de la Base Aérea Avanzada de Herat, además de hacerse cargo de la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue.

También la Guardia Civil, a través de diferentes contingentes, “contribuyó a mejorar y normalizar el funcionamiento de la policía afgana”, destacó Braco.

En 2015, la nueva misión de la OTAN Resolute Support se centró en el adiestramiento, asesoramiento y mentorización en apoyo a las instituciones de seguridad afganas y sus Fuerzas de Seguridad y Defensa.

En 2018, España adaptó su aportación a esta misión con el despliegue de una Fuerza de Operaciones Especiales, unidad que se ha replegado.

“Una vez más las Fuerzas Armadas han estado a la altura de lo que se les ha exigido”, afirmó el CMOPS, que también ha recordado el esfuerzo de otros, como el CNI, el Cuerpo Nacional de Policía, Organizaciones No Gubernamentales, la AECID y empresas y fundaciones españolas.

“Este es el broche de oro al esfuerzo realizado por miles de nuestros militares y civiles, contribuyendo con tesón y orgullo en la lucha contra el terrorismo y ayudando a una sociedad que lo necesitaba”, resaltó.

Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán
PHOTO/MINISTERIO DE DEFENSA – Recepción del rey Felipe VI en el regreso de tropas españolas de Afganistán
Esfuerzo inolvidable

Entre los ejemplos de la labor de los militares españoles en Afganistán están las más de 28.000 largas patrullas por la Ruta Lithium, o las aproximadamente 1.400 misiones de desactivación de explosivos.

También las Fuerzas Armadas han dado operatividad y seguridad al principal aeropuerto de Herat, o han adecuado infraestructuras de primera necesidad para llevar la luz y el agua a los hogares.

Finalmente, las misiones españolas han tenido esa impronta humanitaria y de empatía con los más vulnerables, en orfanatos y colegios de Qala-e-Naw, siendo testigos de la integración de niños en sus aulas.