Lo que el feminismo le debe a De Gea

El portero del Manchester United se perderá el próximo mes de competición por su reciente paternidad con la cantante Edurne
Atalayar_Edurne y David De Gea

AFP PHOTO / OLI SCARFF  -   El portero español del Manchester United David de Gea y su mujer Edurne García

El feminismo que está en deuda con la decisión de David De Gea es el radical, el de la permanente queja, el que no acepta los cambios ni valora los progresos. El feminismo ignorante que señala al hombre como el responsable de todos los males de la mujer. El de las pancartas obscenas que denigran al varón para ensalzar los valores de la mujer. Y, sobre todo, el feminismo del que todos esperamos un gesto tras esta historia es el que se empeña en poner etiquetas a la maternidad como algo exclusivo de la mujer.

#PapáIglesias

De todo lo que va opinando Pablo Iglesias antes de ser vicepresidente del Gobierno y ahora que ya ocupa el ansiado puesto, destaca lo que comentó sobre los hombres a la hora de ser padres y maridos. Muy acertadamente vino a explicar que su labor no era la de ayudar en las tareas de la casa o ayudar con los niños. Eso de “ayudar” tenía que pasar a ser un reparto lo más equitativo posible de todo lo que supone la convivencia. Hasta ahí, bien. Sentido común. Con la mujer implicada de lleno en el inseguro panorama laboral español, formar una familia y criar hijos se convierte en una tarea de, al menos, dos personas que no deberían renunciar a sus aspiraciones laborales. Ese paso lo estamos dando como sociedad y ya forma parte de los planes de los trabajadores y de las empresas. Se llama conciliar.

#PadresFamosos

David De Gea es futbolista. Edurne García es cantante. Dos vidas en permanente exposición mediática desde hace años y especialmente vigiladas desde que hace una década decidieron ser pareja. Las típicas parejas de famosos por las que antes no se daba un duro y ahora dan más ejemplo que muchas otras que venden altas dosis de principios morales. Es el caso de Piqué y de Shakira o de Sergio Ramos y Pilar Rubio. Todos con una prole de agradecer en los tiempos que corren en España y en la vieja Europa. Todos bien avenidos. Al menos de cara a su colosal galería. Como todos los españoles anónimos que no tienen aparato mediático detrás. Los trapos sucios… ya saben. 

Atalayar_DeGea
PHOTO/REUTERS - David de Gea del Manchester United
#ElFax

Los ecos de sociedad que dirían los abuelos han contado todo lo que han podido sobre De Gea y Edurne como pareja. Lo más sonado fue aquel fichaje frustrado por el Real Madrid en 2014 que desbarató el malogrado fax de las oficinas del Bernabéu. Al parecer, la pareja tenía ganas de asentarse en Madrid. Él hubiera seguido con su vida viajera de futbolista y ella con sus bolos de cantante, pero Madrid es la ciudad que los vio nacer. Y, por mucho que ese feminismo hipócrita crea que el dinero lo puede todo, hay cosas más necesarias que tener la cuenta corriente llena de ceros.

La prensa deportiva se ha centrado más en la carrera de De Gea en Manchester. Una década jugando en uno de los clubes más laureados de Europa. El Atlético de Madrid cerró el traspaso por 20 millones de euros. El portero que iba a seguir la estela de Abel o de Molina se marchaba para sanear las arcas del club.

#MadridManchester

El cambio de ciudad podía haber acabado con la relación de ambos. Poner 2.000 kilómetros de distancia apenas un año después de conocerse parecía duro. Quizá lo fue. Se ha escrito de todo. Pero lo que queda en marzo de 2021 es que un futbolista de élite, internacional con España y una cantante con muchos minutos de pantalla en programas de televisión, han sido padres. Y, más aún, que el millonario futbolista, el padre que no sufre los dolores del alumbramiento ni lleva en su vientre al hijo, ni sabe querer como una madre, ni… todo eso que intentan vender las ideologías, va a dejar de jugar un mes para estar con su pareja y con su hijo.

#Henderson

Ole Gunnar Solskjaer comentó en rueda de prensa que "De Gea no está por razones personales. Es algo privado y se tomará el tiempo que necesite". Aunque es una institución en el Manchester United y nadie duda de su compromiso, ausentarse tanto tiempo perjudica a su equipo. Dean Henderson es el desconocido portero de 23 años que defenderá la meta de los Red Devils en la Premier y en la eliminatoria ante el Milan de Europa League. El club sabe que la calidad del suplente es inferior y que esa segunda plaza en liga puede peligrar, al igual que el pase a cuartos de final en Europa. Pero asume que si Henderson pertenece a la plantilla es porque tiene o puede tener capacidades para rendir y sumar. Y acepta que su portero titular puede ser padre y puede necesitar tomarse un tiempo. Igual que las empresas asumen que las mujeres que tienen en plantilla pueden ser madres y estarán sin ejercer su profesión un tiempo para llevar la gestación a buen término, parir, recuperarse, estar con su hijo… Ley de vida. Pero de la vida del otro y en la que hay que ponerse de vez en cuando.

Atalayar_Ole Gunnar Solskjaer
PHOTO/AFP - El entrenador noruego del Manchester United, Ole Gunnar Solskjaer
#ElDestino

De momento, el destino ha querido echar una mano en esta decisión y el derbi ante el City se lo han llevado los de De Gea 0-2 y han puesto fin a la interminable racha de victorias de Guardiola.

De Gea y Edurne se dedicarán a cuidar de su hija. Compartirán sonrisas y lágrimas en esas primeras semanas. Aprenderán a ser tres. Y fijarán sus hábitos para los próximos meses. Como cualquier otro padre. Como cualquier otra madre. 

#Heteropatriarcado

Entender esta situación es lo que necesita ese feminismo lastimero. Deben entender que cuando un padre autónomo no puede parar ni un mes ni tres días para estar con su hijo recién nacido es porque el negocio que genera ingresos se resiente. Pero no le quiere menos. Ni es un ogro machista. Ni es por la cantinela del heteropatriarcado que les llena la boca en las manifestaciones. También las madres tienen que dejar a sus bebés de cinco meses en escuelas de infancia porque el trabajo demanda su vuelta.

Atalayar_Edurne
PHOTO/AP - La cantante Edurne, durante un ensayo general para la final del Festival de Eurovisión en Viena, capital de Austria, el viernes 22 de mayo de 2015

Es la vida que ya tenemos. La de la igualdad del artículo 19 de la Constitución Española. La que nos iguala. La que da poder y responsabilidad a la mujer (y al hombre) que se lo merece. Sin leyes retorcidas que busquen paridades artificiales. Hoy le toca a De Gea hacer la parada de su vida. La que le pondrá un mes junto a su hijo.