Los 363 migrantes rescatados por la ONG Open Arms desembarcan en Sicilia

Tuvieron que pasar un exhaustivo control sanitario tras el estado de emergencia decretado por el coronavirus chino
El barco de rescate español Open Arms

REUTERS/GUGLIELMO MANGIAPANE  -   El barco de rescate español Open Arms

Los 363 migrantes que el barco de la ONG española Open Arms rescató en los últimos cinco días en el Mediterráneo central desembarcaron este domingo en el puerto de Pozzallo, en Sicilia, y se sometieron a estrictos controles médicos tras declararse en el país el estado de emergencia por el coronavirus.

El desembarco se produjo lentamente y se comprobó que los migrantes no tuvieran fiebre al activarse el protocolo por el coronavirus, según informaron diversos medios de comunicación.

El Open Arms atracó esta mañana en Pozzallo tras recibir anoche la autorización de las autoridades italianas después de que Malta les negara un puerto en tres ocasiones, según denunció la ONG española.

La autorización de Italia llegó después de ponerse en marcha el mecanismo de repartición de migrantes en varios países europeos, explicó el Ministerio del Interior italiano, aunque no citó los países implicados.

De los 363 migrantes, 98 son menores y uno de ellos fue trasladado a un hospital tras su desembarco; en estos últimos días se produjo la evacuación a Italia de otras dos personas que tenían graves quemaduras y fuertes dolores abdominales.

Los migrantes rescatados en cinco operaciones distintas procedían de países como Sudán del Sur, Gambia, Egipto, Senegal, Chad, Burkina Faso, Guinea y la República Centroafricana.

El Open Arms es actualmente el único barco humanitario en la zona del Mediterráneo central, después de que otras naves como el Ocean Viking de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranee y el Alan Kurdi de la ONG alemana Sea Eye fueran autorizadas por Italia y Malta a desembarcar a sus rescatados.

El Open Arms, tras una parada técnica en Siracusa para el cambió de misión, volverá al Mediterráneo central, según informaron fuentes de la ONG a la agencia Efe.

Con el nuevo Gobierno italiano, tras la marcha de la coalición de la ultraderechista Liga, se ha reducido el tiempo que los barcos humanitarios esperan en el mar hasta que se autoriza un puerto gracias a la aprobación de un mecanismo de reubicación de los migrantes entre los países europeos que se muestran disponibles.

Mientras que este sábado, el exministro de Interior italiano y líder de la Liga, Matteo Salvini, anunció que se le ha notificado la petición de apertura de un nuevo juicio por haber bloqueado durante 20 días en el mar al barco de la ONG española Open Arms con más de 150 migrantes el pasado agosto.