Los ataques terroristas en Mozambique ponen en peligro la mayor inversión en África hasta el momento

La compañía francesa Total planea destinar hasta 23.000 millones de dólares a un proyecto de gas en la antigua colonia portuguesa
Soldados del Ejército de Mozambique tras un ataque islamista en Mocimboa da Praia

AFP/ ADRIEN BARBIER  -   Soldados del Ejército de Mozambique tras un ataque islamista en Mocimboa da Praia

Mozambique está acariciando con los dedos hacerse con la mayor inversión en África hasta el momento. La compañía francesa Total busca hacer realidad un proyecto de gas de casi 16.000 millones de dólares, aunque se estima que el valor de todo el plan alcance los 23.000 millones, según informa la versión en castellano de la agencia Sputnik. El principal obstáculo al que se enfrenta el consorcio galo es la amenaza terrorista en la región por parte del Daesh. La empresa necesita mover miles de toneladas de equipos a través de un territorio donde moran grupos armados relacionados por el Estado Islámico, proscrito en muchos países. 

Planta de gas
REUTERS/JUDA NGWENYA - Vista general del proyecto de gas de Sasol en Mozambique

En el último año estos grupos han llevado a cabo ataques cada más atrevidos. A finales de junio asaltaron y ocuparon la ciudad de Mocimba da Praia durante tres días, localización situada a tan solo 60 kilómetros al sur de los yacimientos explorados por Total. Este lugar es un centro de intercambio crucial, puesto que tiene puerto. Al menos nueve trabajadores de la subcontrata Fenix Construction Servicios murieron en el atentado, según escribió la analista africana Jasmine Opperman en su cuenta de Twitter. 

Casi 1.300 personas murieron en actos violentos y otras 220.000 fueron desplazadas desde el primer ataque que los grupos armados afiliados al Estado Islámico perpetraron en Mocimboa da Praia. Daesh ha señalado abiertamente en uno de sus boletines semanales que sería "delirante" considerar que el Gobierno mozambiqueño podría proteger las inversiones y ha advertido a otros países de que no se involucren en el proyecto de la planta de gas.

Mapa
AFP/AFP - Mapa de Mozambique que muestra las zonas afectadas por la insurgencia islamista, los bastiones de la oposición Renamo y los bloques de gas

La compañía militar privada de Mozambique contrató en abril de 2020 seguridad para asegurar el apoyo aéreo a las tropas del Gobierno que han luchado para sofocar la violencia. Se han llegado a desplegar helicópteros armados con ametralladoras para hacer frente a la violencia. Otros países, como Sudáfrica, Estados Unidos y Portugal, han ofrecido su ayuda a Mozambique para luchar contra los aliados del Estado Islámico.

“La insurgencia es un desafío, pero estamos contentos de que nuestras fuerzas armadas hayan contenido la violencia. Todos los mozambiques debemos luchar contra los ataques externos”, ha explicado Max Tonela, ministro de Energía y Recursos Naturales de Mozambique, en declaraciones recogidas por la agencia Bloomberg. Uno de los principales problemas de la región, con una población principalmente musulmana, es la falta de oportunidades para los jóvenes. La insurgencia terrorista se aprovecha de la desesperación de las personas sin futuro para captarlos hacia su causa, según ha explicado Saide Habibe, del Instituto de Estudios Sociales y Económicos de Maputo, en declaraciones recogidas por Sputnik.

Presidente de Total
PHOTO/REUTERS - Patrick Pouyanne, director general de Total

"Hay mucho trabajo que hacer. El primer lote de gas natural licuado debería estar listo en 2024. Y vamos por el buen camino", ha indicado Ronan Bescond, el ingeniero químico francés designado por Total como líder del proyecto. Para llevar a cabo esta iniciativa, Total planea contratar a 14.000 personas cuando la construcción alcance su apogeo. De ellas, 5.000 serán ciudadanos mozambiqueños, y muchas otras procederán de la misma región, ha destacado Bescond. Se calcula que durante 25 años Mozambique obtendrá 50.000 millones de dólares en ingresos directos e indirectos para su economía, cuyo tamaño actual apenas alcanza los 15.000 millones de dólares anuales.