Los brotes de sarampión se han triplicado en 2019 en todo el mundo

La OMS ha mostrado su preocupación por las deficiencias en la cobertura de vacunación y advierte que el número de casos puede ser aún mayor
Sarampión

ISTOCK  -   Los datos presentados en el informe suponen la cifra más alta de sarampión en el mundo desde 2006

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado que los brotes de sarampión continúan propagándose rápidamente por todo el mundo, lo que predispone a “millones de personas en todo el mundo al riesgo de contraer la enfermedad”; según los informes provisionales que ha publicado este lunes. Desde enero, 182 países han notificado 234.808 casos de sarampión, lo que triplica la cifra de casos registrados en el mismo periodo del año pasado, que se trataban de 129.239. 

Estos datos suponen un récord en el número de brotes de sarampión contabilizados, siendo el número más grande de casos de sarampión desde el año 2006. “Esto sigue a incrementos anuales sucesivos desde 2016, lo que indica un aumento preocupante y continúo en la carga global de sarampión en todo el mundo”, ha remarcado el comunicado oficial. Además, la OMS  ha advertido que el número real de casos es considerablemente mayor que los presentados en el informe, debido a que los sistemas de vigilancia recogen menos de 1 de cada 10 casos que ocurren realmente. 

El continente que más se ha visto afectado por este aumento de los brotes ha sido África, donde se han multiplicado por diez desde el año pasado. Por su parte, los países del mundo que más casos han reportado han sido República Democrática del Congo, Ucrania y Madagascar. Este último país, aunque sigue a la cabeza, ha conseguido reducir en poco tiempo en los últimos meses los casos de sarampión gracias diferentes campañas de emergencia nacionales que incluían como gran herramienta la vacunación para hacer frente a los brotes. Otras naciones donde se están produciendo casos acentuados son Angola, Camerún, Kazajistán, Nigeria, Filipinas, Sudán y Tailandia. 

Europa también está viviendo un empeoramiento de la situación, donde se han registrado 90.000 casos en la primera mitad de 2019 a los que se suman los 84.462 sobre los que se informaron en 2018. En España se han contabilizado 361 casos sospechosos, de los que se ha podido confirmar la enfermedad en 204, según datos recogidos por el informe hasta agosto; esto supone un incremento respecto al año pasado en el que se confirmaron 226. “Estas cifras son un toque de atención muy poderoso”, advierte al diario El País el epidemiólogo Antoni Trilla, del Hospital Clínic de Barcelona. “La salud del mundo está en riesgo siempre que en alguna parte del planeta exista la posibilidad de epidemia o de mantenimiento del virus, añade. 

Vacunación Sarampión
REUTERS - La OMS insiste en que la vacuna es el mejor método para su prevención 

El informe destaca que los brotes más grandes de sarampión se producen en países con baja tasa de vacunación y con grandes desigualdades en el acceso a la vacuna entre comunidades, zonas geográficas o grupos de edad. Además se están produciendo brotes prolongados en el tiempo incluso en países con grandes coberturas de vacunación. “Cuando suficientes personas que no son inmunes están expuestas al sarampión, puede propagarse muy rápidamente”, apuntaba la OMS. 

Las causas por las que especialmente los niños no son vacunados varían en función del país o la región del mundo; como pueden ser la falta de asistencia médica en la juventud, como es el caso de algunos países africanos, o grandes conflictos armados como el caso ucraniano. En países desarrollados el movimiento antivacunas, personas que rechazan activamente la vacunación debido a diferentes creencias no científicas, está produciendo la reactivación de los brotes en zonas del mundo donde la enfermedad se daba por extinguida. En Estados Unidos se ha registrado la mayor cifra de sarampión de los últimos 25 años. 

“El sarampión se puede prevenir casi por completo con dos dosis de la vacuna contra el sarampión, una vacuna segura y altamente efectiva. Se necesitan altas tasas de cobertura de vacunación (95% a nivel nacional y dentro de las comunidades) para garantizar que el sarampión no se pueda propagar”, señala el informe. 

El sarampión es una enfermedad infecciosa causada por un virus que se trasmite con facilidad por el aire o por contacto personal, aproximadamente el 90% de las personas que no están inmunizadas se infectan al estar en el mismo ambiente con el virus. Tiene un periodo de incubación de 12 días en el que ya es contagioso y produce fiebre alta y erupciones en la piel. Puede derivar en otras enfermedades más severas como la neumonía, conjuntivitis  o la encefalitis, una inflamación de cerebro que dejar secuelas graves e incluso la muerte.