Los Caballos del Vino, el cuscús y las saunas finlandesas, declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

El miércoles 16 de diciembre la Unesco incluyó 32 tradiciones en la lista que elabora cada año
Atalayar_ cuscús

 -  

Al tango, la caligrafía china o la fiesta de los patios de Córdoba, se les ha unido en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad la preparación del cuscús, el arte de la relojería mecánica franco-suiza, las prácticas culinarias de comida callejera de Singapur y el “chamamé”, música y bailes de la provincia argentina de Corrientes, entre otras tradiciones.

La 15ª reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, presidido en esta ocasión por la ministra de Cultura, Género, Entretenimiento y Deporte de Jamaica, Olivia Grange, reunió a más de 800 participantes en línea de casi 140 países distintos y eligió a 32 tradiciones de distintas partes del mundo.

"¡Este es un ejemplo de cooperación internacional del que estamos particularmente orgullosos!", señaló la Unesco en su cuenta de Instagram tras el anuncio de la inclusión de los conocimientos, prácticas y tradiciones vinculadas a la preparación y el consumo del cuscús en el Patrimonio Inmaterial. Una candidatura que fue presentada por Argelia, Mauritania, Túnez y Marruecos.

También será considerada Patrimonio Inmaterial la práctica tunecina de la pesca pasiva de las islas Kerkennah, llamada “charfiya”, que es un tradicional método caracterizado por aprovechar las prácticas hidrográficas y el relieve del fondo del mar. 

La candidatura conjunta de Francia y Suiza fue el arte de la relojería mecánica y la mecánica artística, que según la Unesco “es un cruce de competencias individuales y colectivas, teóricas y prácticas, que van desde los artesanos a empresarios, museos y escuelas, y que buscan transmitir estas técnicas manuales, a caballo entre tradición e innovación.”

También Francia, junto a Luxemburgo, Bélgica e Italia han podido celebrar que el arte musical de los trompistas integre la lista. Otra candidatura europea aprobada ha sido la cultura de la sauna de Finlandia, que, según la agencia de Naciones Unidas, “implica mucho más que simplemente lavarse uno mismo. En la sauna, las personas limpian sus cuerpos y mentes y adoptan una sensación de paz interior.” 

En el caso de otros países, Azerbaiyán ha visto reconocida la exaltación del cultivo y la cultura de la granada. En Egipto se ha incluido la fabricación manual del tejido sa´eed, que requiere mucho tiempo y paciencia. Zambia por su parte ha conseguido que la danza guerrera “budima” forme parte de la lista, mientras que Emiratos Árabes y Omán lo han hecho con las carreras de dromedarios. 

Paraguay ha celebrado la inclusión del tereré, una bebida ancestral que el organismo de la ONU pone de ejemplo de “práctica cultural que fomenta la cohesión social y contribuye a sensibilizar a la sociedad sobre la importancia que tiene el rico legado guaraní, tanto en el plano cultural como en el botánico.”

“Es una ocasión para celebrar la cultura, para celebrar la diversidad y para celebrar especialmente todas las cosas que nos unen", dijo el organismo en redes.

Los Caballos del Vino también son reconocidos por la Unesco

En el caso de España, la agencia de la ONU reconoció la práctica de los Caballos del Vino de la localidad murciana de Caravaca de la Cruz. Tras una década intentando que la candidatura fuese aprobada, por fin el miércoles pasado lo consiguieron. 

El origen de esta tradición se remonta al siglo XVII, y está relacionado con el traslado del vino al Castillo de Caravaca para el ritual de la Vera Cruz. La fiesta está organizada por el Bando de los Caballos del Vino, federación compuesta por sesenta peñas caballistas. Peñas que participan en tres concursos, el Concurso de Caballos a Pelo, el Enjaezamiento y el de Carrera. Este último es el más multitudinario y consiste en una carrera a contra reloj hasta lo alto de la pendiente que conduce al castillo. Los ganadores de la carrera y los enjaezamientos más vistosos son galardonados con distintos premios. 

La Unesco ha valorado “los conocimientos y prácticas relativos a la cría, el mantenimiento, el manejo y la conducción de los caballos que se transmiten en e seno de las familias y grupos practicantes, así como las técnicas del bordado aprendidas en el hogar o en talleres.” Ha querido destacar también la transmisión generación tras generación de “los valores de respeto y colaboración que deben presidir la relación entre el ser humano y el caballo” así como señalar que “la viticultura la cría caballar son dos actividades indisociables de la economía, la historia y la cultura de Caravaca.”

El dictamen fue una explosión de alegría en la localidad murciana. "Estamos felices porque éste es un reconocimiento a tantas generaciones que, a lo largo de los siglos, han preservado una hermosa tradición llena de valores, una manifestación festiva y cultural que cada año nos emociona y nos hace vibrar con la llegada del mes de mayo", expresó el alcalde de Caravaca, José Francisco García.

La tradición había sido nombrada Interés Turístico Internacional en el año 2004, pero su reconocimiento como Patrimonio Inmaterial garantiza su futuro para las próximas generaciones.