Los comerciantes argelinos boicotean los productos franceses por el apoyo de Hollande a Netanyahu

 -  

Por Ahmed Brahim
Foto: Los comerciantes argelinos llaman al boicot de los productos franceses por el apoyo de París a la ofensiva militar israelí en Gaza. 
 
BDS es la sigla de Boicot, Desinversión y Sanción. Estas tres palabras forman parte de una campaña de la Unión General de Comerciantes Argelinos (UGCCA) en contra de los productos franceses en Argelia. Esta asociación  considera que los consumidores argelinos tienen que boicotear los productos franceses como forma de protesta y presión ante el presidente François Hollande por su apoyo a Israel en la ofensiva militar contra la Franja de Gaza. “Los argelinos tienen que boicotear los productos de países que apoyan el asesinato de palestinos”, señala en un comunicado la UGCCA.  París expresó oficialmente en un comunicado del Elíseo “la solidaridad de Francia” con Israel “frente a los disparos de roquetas procedentes de Gaza”, y pidió al Gobierno de Benjamin Netanyahu que “tome todas las medidas para proteger a su población frente a las amenazas”. Pero en ningún momento el jefe del Estado galo justificó ni aplaudió las muertes de civiles palestinos en Gaza. Algunos observadores políticos argelinos creen que la campaña impulsada por la UGCCA tendrá un efecto limitado en un país donde los productos franceses son muy numerosos. Un miembro de una asociación de consumidores citado por un periódico argelino explicó que la campaña es demasiado general para ser “efectiva”. Según este activista, “lo más razonable hubiera sido seguir los pasos de la campaña Boicot  Mundial a Israel (BDS), cuyos responsables han elaborado una lista selectiva de productos israelíes que no hay que comprar”. Sin embargo, para la UGCCA, su estrategia es la adecuada en Argelia. “Responder a la impunidad del Estado de Israel” para detener “la proliferación de colonias” y obligar a las multinacionales a “dejar de apoyar el apartheid” es el objetivo de este colectivo de comerciantes. 
 
Un judío contra Israel
Por otra parte, un  marroquí de origen judío, Sion Assidon, instó a la población de su país en un vídeo publicado en YouTube a impulsar una campaña de boicot a todos los productos hechos con materiales o sustancias exportados desde Israel. En este sentido, Assidon, afirmó que Dalaa, una empresa que fabrica pañales que están a la venta en Marruecos, utiliza materiales israelíes que vienen directamente del puerto de Haifa en contenedores enviados por Zim, una naviera israelí que opera en todo el mundo. Assidon hizo un llamamiento al Gobierno y a las aduanas marroquíes para que impidan la entrada en Marruecos  de productos procedentes de Israel. Además, criticó la supuesta participación  del Gobierno marroquí  en el comercio de armas con Israel. Assidon fue un activo luchador contra el régimen de Hasan II en Marruecos. Su combate contra el autoritarismo y la represión del régimen de Hasan II lo llevó a la cárcel de 1972 a 1984. Firme defensor de la causa palestina y casado con una estadounidense de origen palestino, Assidon fundó en 2005 Transparency Maroc, la sección marroquí de la ONG Transparency International (T). Es miembro de la dirección ejecutiva y del Consejo de Administración de esta ONG. Además, cuatro abogados marroquíes pusieron una denuncia por crímenes de guerra contra el comandante en jefe de la zona sur del Ejército israelí, Shlomo Torjman, un judío de origen marroquí que nació en Marrakech. Este militar es el máximo responsable de la muerte de civiles en Gaza desde que el Ejército israelí  lanzó una ofensiva armada contra el enclave palestino, el pasado 8 de julio. Los abogados denunciantes son Khalid Sefinani, Abderrahim Jamaï, Abderrahmane Benameur et Abderrahim Ben Barka. Los cuatro letrados, que están dispuestos a perseguir legalmente a “todos los dirigentes militares y civiles de Israel” ante la Corte Penan Internacional (CPI), hicieron un llamamiento a las ONG y  la sociedad civil para que pongan denuncias contra Israel por crímenes de guerra. El abogado Abderrahim Jamaï pidió a Marruecos que adopte una ley que prohíba el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel.