Los conflictos entre Haftar y el Gobierno de Unidad Nacional prolongan la toma de Trípoli

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Esta fotografía, obtenida de un video publicado en la autoproclamada página de Facebook de la División de Información sobre la Guerra del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar, el 16 de abril de 2019, muestra a combatientes que viajan en un vehículo blindado, según se informa, en un suburbio del sur de la capital, Trípoli. AFP PHOTO / LNA WAR INFORMATION DIVISION

48 horas después de que el Ejército de Liberación Nacional de Libia (LNA, por sus siglas en inglés) comandado por el mariscal Jalifa Haftar declarase la “hora cero” para la toma de la capital, Trípoli, los combates se siguen recrudeciendo. Así, este domingo, el Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) liderado por Fayez Sarraj lanzaba un ataque aéreo con drones no tripulados contra la sala de operaciones del LNA de Ajdabiya, una ciudad localizada al sur de Trípoli. Como resultado de la ofensiva, se produjeron 13 víctimas mortales, todas ellas miembros del LNA, entre los que se encontraban 7 efectivos de alto rango del Ejército de Haftar, como recoge el diario Lybian Express.

No obstante, cabe destacar que el GNA habría llevado a cabo un segundo ataque aéreo este domingo contra las fuerzas del mariscal en el sur de Trípoli. De acuerdo con un portavoz de las tropas de Sarraj, Mustafa Al-Majai, la ofensiva impactó contra posiciones alrededor del Valle de la Primavera y del viejo aeropuerto, según expone la agencia turca Anadolu.

En las horas anteriores a los ataques, el que por aquel entonces era el único aeropuerto en funcionamiento de Trípoli, Maitiga, recibió un bombardeo que obligó a cerrar al tráfico las instalaciones. Según un comunicado emitido por el GNA, las tropas de Haftar estarían detrás del ataque que, además, habría sido el segundo en 24 horas. De acuerdo con los datos recabados por la agencia EFE, algunas de las áreas aeroportuarias han quedado dañadas por los ataques, en especial una zona alcanzada por un misil. Hasta el momento, se desconoce cuándo podrá reabrirse el aeropuerto y retomarse la actividad normal.

Pie de foto: Esta captura, obtenida de un video publicado en la autoproclamada página de Facebook de la División de Información de Guerra del Ejército Nacional Libio del 16 de abril de 2019, muestra un tanque disparando su torreta, según se informa, en un suburbio del sur de la capital, Trípoli. AFP PHOTO / LNA WAR INFORMATION DIVISION

Asimismo, el GNA ha denunciado, basándose en sus informaciones de inteligencia, que se habrían llevado a cabo “ataques aéreos contra la capital por parte de los aliados de Haftar, entre ellos, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Francia”, de acuerdo con Middle East Monitor. En concreto, el Consejo Superior de Estado de Libia – órgano consultivo creado con la firma del acuerdo político libio el 17 de diciembre de 2015 en Skhirat, Marruecos – acusa a los tres países de desarrollar “un compromiso mayor con las milicias de Haftar para atacar Trípoli, usando aviones de combate y armas cualitativas”.

La semana pasada ya se reveló que Haftar estaba desplegando a efectivos en la población de Wadi Marsit para recuperar el control de la ciudad de Gharyan, ubicada a 75 kilómetros al sur de Trípoli y clave para una eventual toma de la capital. De acuerdo con Middle East Monitor, que citaba a la División de Información de Guerra del LNA, el Ejército de Haftar se habría estado organizando para lanzar un ataque decisivo sobre Trípoli con el objetivo de hacerse con el control. Por su parte, el comandante de la 73ª brigada avanzada del LNA, el general Salih Buhaliq, declaró a Sputnik que los efectivos del mariscal se encontraban ya “a las puertas de la plaza de los Mártires”, y que el “enemigo había sido derrotado”, por lo que “comenzó a huir del campo de batalla para realizar ataques terroristas dentro de la ciudad”.

Este sábado, a través de su página de Facebook, el LNA solicitó a los jóvenes de Trípoli “que colaborasen con sus fuerzas”, para tomar, de una vez por todas, la capital.

Pie de foto: Mapa de localización de líneas de frente, poblaciones civiles y de refugiados al sur de Trípoli. AFP/AFP

Las consecuencias sobre el petróleo

Con estos acontecimientos sobre la mesa, Bloomberg ha revelado que la producción de crudo en Libia se encuentra en su nivel más bajo de los últimos cinco meses, con una obtención de 1 millón de barriles al día. Entre las causas, el diario señala, por un lado, la paralización de las exportaciones y, por otro lado, el cierre del mayor campo petrolífero del país, Sharara, explotado por empresas extranjeras como la española Repsol, con una capacidad operativa de 315.000 barriles al día. La Compañía Nacional de Petróleo de Libia (NOC, por sus siglas en inglés) explicó que tuvo que cesar las operaciones del campo este 20 de julio por un “posible sabotaje de una válvula cerrada en el área de Hamada”. Sin embargo, las últimas informaciones – unas declaraciones de un ingeniero de campo a Arab News – apuntan a que la actividad ha sido retomada a primera hora de este lunes, aunque a medio rendimiento.

Pie de foto: Vista general del yacimiento Sharara, Libia, 3 de diciembre de 2014. REUTERS/ISMALI ZITOUNY

El cierre durante estos tres días ha supuesto una pérdida de alrededor de 290.000 barriles por día, por un valor de 19 millones de dólares, según las estimaciones de la NOC. En suma, cabe destacar que la producción total de crudo en Libia antes del cese de Sharara se elevaba hasta los 1,3 millones de barriles, una cifra récord en los últimos seis años, aunque todavía muy por debajo del nivel alcanzado antes de 2011, cuando cayó el régimen de Gaddafi.

Llega más ayuda extranjera

Alemania ha sido el último país en sumarse a la dotación de ayuda económica para solventar la crisis en el país africano. Así, el embajador alemán en Libia, Oliver Owcza, ha anunciado que enviarán dos millones de euros al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR, por sus siglas en inglés) para apoyar a los refugiados, migrantes y personas desplazadas en Libia.

Pie de foto: El representante especial del secretario general se reunió esta noche en Túnez con el Embajador alemán de Libia Oliver Owcza y discutió la situación actual, incluyendo los retos políticos y de seguridad. Subrayaron la necesidad de proteger a los civiles, la infraestructura económica y civil, proteger a los migrantes y revitalizar la vía política. PHOTO/@UNSMILibya

Del mismo modo, cabe resaltar que el diplomático alemán se reunió este sábado en Túnez con el representante especial del secretario general de las Naciones Unidas para Libia, Ghassan Salamé. En el encuentro, ambas autoridades abordaron la situación actual, incluyendo los desafíos políticos y en materia de seguridad. Además, “subrayaron la necesidad de proteger a los civiles, la infraestructura económica y civil, salvaguardar los derechos de los migrantes y revivir la vía política”, como recoge un tuit publicado por la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL, por sus siglas en inglés).