PUBLICIDAD

Iberdrola

“Los europeos somos conscientes del problema de la región del Sahel”

La II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa se compromete a seguir avanzando para impulsar y favorecer la estabilidad de la región africana
foro diálogo sahel-europa

 -  

“Nos veremos en el tercer foro, que será más ambicioso e incluso tendrá más éxito que este último”, pronosticó Ignacio Cosidó, director del Centro de Seguridad Internacional de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), durante la clausura de la II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa celebrado el pasado fin de semana. De esta forma, el evento finaliza con la vista puesta en la próxima edición y con el objetivo de seguir abordando los problemas del Sahel y la manera de solucionarlos en pos de la estabilidad y el bienestar social regional.

El Foro de Diálogo, organizado por la UFV, ha contado con varios talleres y masterclass donde expertos en el Sahel han analizado la situación y los desafíos de la región africana desde varias perspectivas. Mali, Níger, Burkina Faso, Costa de Marfil, Francia, Bélgica, Mauritania o Marruecos han sido algunos de los países de origen de los ponentes que han participado en el evento. Esto ha permitido, en palabras de Cosidó, crear “una visión amplia y global del Sahel”.

foro sahel europa
Ignacio Cosidó, director del Centro de Seguridad Internacional de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV)

El director del Centro de Seguridad Internacional de UFV se ha encargado de clausurar el foro junto con Florentino Portero, presidente del Centro de los Comunes de la UFV; Maman Sambo Sidiko, alto representante de la Unión Africana para el Sahel; Mahamat Saleh Annadif, representante especial del secretario general y jefe de la Oficina de las Naciones Unidades para el África Occidental y el Sahel; y Emmanuela del Re, alta representante de la Unión Europea para el Sahel.

Las últimas palabras y el cierre del evento corrieron a cargo de Portero, quien subrayó la relevancia de la armonía dentro el actual panorama mundial. “Ya no vivimos separamos, convivimos. Somos una unidad de destino”, remarcó. A pesar de que cada país tenga su propia cultura, religión o forma de vida, todos estamos unidos. “Lo que pasa en una parte del mundo afecta inevitablemente a todos los demás”, aseguró Portero.

Europa no abandona su responsabilidad con el Sahel

Respecto al Sahel, el presidente del Centro de los Comunes de la UFV señaló que en los últimos años esta región siempre ha ido acompañada del término de seguridad en medios de comunicación o en debates políticos. A pesar de que esto pueda sugerir que a los europeos solo nos preocupan nuestros propios intereses y tememos que esos problemas nos alcancen, Portero resaltó que esto no es así. “Es resultado de nuestra propia historia. Nosotros, los europeos, hemos cometido las mayores atrocidades de la historia. Las dos guerras mundiales no tienen precedente en la historia”, recordó.

A consecuencia de esos trágicos acontecimientos, Europa llegó a la conclusión de que era necesario “superar las diferencias a través del estado de bienestar” o lo que se conoce como “desarrollo humano”. “Nosotros, los europeos, somos conscientes del problema de la región del Sahel”, por lo que “tratamos de colaborar”, afirmó Portero. Este es, precisamente, uno de los principales objetivos del foro.

foro sahel europa
Florentino Portero, presidente del Centro de los Comunes de la UFV

Analizar en toda su complejidad el Sahel, hacer un seguimiento de las políticas desarrolladas hasta la fecha y de la colaboración con las comunidades del Sahel a través del diálogo entre personas de distintos países, con distintas ideas y distintas experiencias, pero con un punto en común: investigar qué está pasando, qué efecto tienen las políticas que estamos desarrollando y cómo podemos actuar con mejor criterio.

A pesar de las medidas tomadas y el compromiso, todavía queda mucho trabajo por delante. “Sin seguridad no hay nada. No hay inversión, desarrollo económico, no hay sanidad, educación”, explicó Portero. Este panorama, por otro lado, es idóneo para la expansión de grupos radicales.

“Va a haber un tercer foro y un cuarto”, anunció Portero, reiterando las palabras de Cosidó. “No vamos a abandonar nuestra responsabilidad”, concluyó.

Florentino Portero, presidente del Centro de los Comunes de la UFV
 II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa
Nuevo orden internacional en el Sahel: el papel de Rusia y Turquía

Durante la segunda y última jornada también se abordó, entre otros temas, la desinformación y manipulación en el Sahel, el rol de los países del Magreb o los conflictos intercomunitarios, la influencia de Turquía y Rusia en la región.

foro sahel europa
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - La II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa abordó la desinformación y manipulación en el Sahel con periodistas especializados

En los últimos años, ambas potencias han redoblado sus esfuerzos para consolidarse en la región en detrimento de países europeos y aprovechando el auge de un sentimiento antifrancés. Ankara expande sus tentáculos a través del soft power, la diplomacia y los acuerdos militares y comerciales, mientras que Moscú se presenta como un socio fiable para hacer frente al terrorismo yihadista, uno de los principales desafíos de los gobiernos de la región.

Para abordar el papel de estos nuevos actores en la región se ha contado con la participación de Issouf Binaté, investigador de la Universidad Alassane Ouattara (Costa de Marfil) y experto en la estrategia de Turquía en África Occidental, e Igor Delanöe, director adjunto del Observatorio Franco-Ruso.

foro sahel europa
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa 

De acuerdo con Binaté, el interés de Ankara en la región es fundamentalmente económico. “Para ellos, África es el futuro del mundo”, recalcó. Por ello, Turquía y las empresas turcas buscan establecer lazos comerciales y negocios en el continente.

Con el objetivo de expandirse económica y comercialmente, Turquía trata de posicionarse como un socio fiable en materia humanitaria y religiosa. En primer lugar, según explica Binaté, Ankara impulsa la ayuda al desarrollo en la zona, además de suministrar recursos humanos a las fuerzas de defensa y seguridad. Por otro lado, a través de fundaciones religiosas como Maarif potencia la enseñanza y construye lugares de culto.

Rusia no es el único país que trata de expandirse en África. Turquía también organiza cumbres con los países del continente con este mismo objetivo. En este punto, Binaté destaca que Ankara y Moscú “podrían entenderse” respecto a sus acciones en el continente.

foro sahel europa
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR -  Issouf Binaté, investigador de la Universidad Alassane Ouattara (Costa de Marfil) y experto en la estrategia de Turquía en África Occidental

Aunque la presencia rusa en África se haya incrementado en los últimos años, sobre todo en la región del Sahel, este interés viene de mucho antes. Durante la época del Imperio ruso se llevaron a cabo las primeras expediciones en el continente. Pedro el Grande, por ejemplo, envió naves a Madagascar. Posteriormente, la Unión Soviética aumentó su presencia en el continente, algo que se mantiene en la actualidad.

De acuerdo con Delanöe, Rusia trata de proteger lo que considera “sus intereses vitales”. Sahel no es como tal una zona prioritaria, pero sí se percibe como una zona para expandir su influencia, aseguró

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - II edición del Foro de Diálogo Sahel-Europa

El director adjunto del Observatorio Franco-Ruso considera que la vuelta de Vladímir Putin en 2012 fue un “momento decisivo” en este aspecto. Tras retomar el cargo como presidente consideró que Dmitri Medvédev había sido “demasiado bueno” con los occidentales, ya que él hubiese actuado de una manera diferente respecto a la intervención de Libia.

Actualmente, a través del Grupo Wagner, Moscú defiende sus intereses en países con recursos naturales, con gobiernos débiles, inseguros y con un fuerte descontento social. Asimismo, aprovechando el creciente sentimiento antifrancés, Rusia logra posicionarse como un aliado fiable, no solo entre las élites políticas, también entre la población, que percibe a Moscú como un socio poderoso capaz de enfrentar los desafíos actuales.