Los Hermanos Musulmanes diluidos en España y en Europa

 -  

Daniel Abascal

Pie de foto: Imagen de Riay Tatary, presidente de la Comisión Islámica de España, ha negado reiteradamente su pertenencia a los Hermanos Musulmanes

Los miembros de los Hermanos Musulmanes en España y en Europa llevan varios años actuando con la mayor discreción posible y negando su pertenencia a la organización, que como tal no está registrada. Lo que ocurre en los países europeos es que existen diversas instituciones y organizaciones con vínculos o afiliaciones indirectas con los Hermanos Musulmanes y los antiguos miembros han ido inclinándose por grupos salafistas que han terminado en Siria con el Daesh o en Al Qaeda. Esta política de escaso perfil público se lleva realizando desde el derrocamiento en 2013 del presidente de Egipto Mohamed Morsi y la ilegalización de los Hermanos Musulmanes considerados organización terrorista. 

El anuncio del presidente norteamericano, Donald Trump, de declarar también como terrorista a la hermandad puede tener consecuencias para sus miembros y simpatizantes en Europa. Washington va a presionar a sus aliados europeos para que sigan sus pasos y lleven a cabo una declaración que podría afectar a numerosas instituciones. 

Sergio Castaño, especialista en política internacional, experto en movimientos islamistas y autor del libro Los Hermanos Musulmanes, señala en un artículo de Noemí López Trujillo en ‘Elespañol.com’ que "ninguno de los miembros de movimientos islamistas en Europa reconoce su pertenencia a ninguna organización". "De esta forma evitan que se puedan establecer vínculos con entidades que en ocasiones están ilegalizadas en otros países y podrían dificultar su actuación en Europa. Hay numerosos lazos afectivos e incluso familiares que les vinculan con las redes islamistas, a pesar de no participar como miembros activos en dichas organizaciones", añade.

Según el informe publicado por el Observatorio del Terrorismo, en España no es sencillo determinar la presencia de los Hermanos Musulmanes porque no aparecen en ningún registro como tal y porque evitan hacer publicidad de si mismos. Anteriormente, en los años sesenta y setenta, a raíz de la Ley de Asociaciones de 1964, salen a la luz algunas entidades y organizaciones instauradas por musulmanes como el Centro Islámico de Granada, en 1966; la Asociación Islámica de Melilla, en 1968 y la de Ceuta en 1971. Ese mismo año, se registró en Madrid la AME (Asociación Musulmana de España), por parte de Riay Tatary. En la misma época, Nizar Ahmad al-Sabbagh funda la editorial La Casa Islámica en Granada y publica en español autores como Hassan Banna, Sayyid Qubt y Abul A ‘la Maudidi’, todos personajes destacados en los Hermanos Musulmanes

El informe continúa con la fundación en 1.990 de la UCIDE (Unión de Comunidades Islámicas de España), por parte de Riay Tatary, quien ejerce como imán de la mezquita Abu Bakr, situada en Madrid y sede de la UCIDE. Desde 2015, Tatary, que siempre ha negado su adhesión a los Hermanos Musulmanes, es además presidente de la CIE (Comisión Islámica de España). A pesar de negarlo, la mezquita de Tatary así como la Asociación Musulmana de España tienen vínculos con la FIOE (Federation of Islamic Organizations in Europe), que es la representación de los Hermanos Musulmanes en el Reino Unido. 

En los años 80, miembros de la Hermandad huyeron de la persecución del gobierno de Siria y llegaron a España donde contactaron con simpatizantes argelinos y marroquíes con un perfil más radicalizado y formaron la llamada red “Abu Dahda”, donde Abu Musas al Suri, más conocido como Setmarian tuvo mucho protagonismo. 

Aparte de la mezquita de Abu Bakr, AME y UCIDE, otras organizaciones asociadas en España con los Hermanos Musulmanes son:

  • El Centro Islámico de Valencia (CCI), dirigido por Ridha Barouni (líder del partido islamista tunecino Ennahda, que es la rama tunecina de los Hermanos Musulmanes).
  • La Liga Islámica para el Dialogo y la Convivencia (LIDCOE), miembro de la FIOE, algunos de sus miembros además trabajan para Islamic Relief España, y otros miembros también son parte del Ennahda tunecino. Son titulares del Centro Cultural Islámico de Clot, Barcelona (dirigido por Salem Ben Amara), centro que, según un informe del CNI, recibió de Qatar 300.000€ para ayudar a las obras de reforma que se llevaron a cabo en el mismo.
  • La Comunidad Islámica Annour de Ripoll (CAR), estrechamente unida a UCIDE.
  • Islamic Relief España. Rama española de la organización internacional de caridad, fuertemente vinculada con los Hermanos Musulmanes. Mantiene vínculos con LIDCOE, y fue acusada en un informe de la Comisaría General de Información de 2002 de financiar campos de entrenamiento de al-Qaeda en Afganistán.

Los Hermanos Musulmanes siguen intentando ampliar su “feudo” en España, como atestigua la orden de expulsión dictada contra Alaa Mohamed Said, presidente de la Unión Islámica de Imanes y Guías de España, por tratar de convertir el oratorio en el que ejercía como imán, (la sede de la comunidad islámica al-Firdaws, de Logroño), en un centro de difusión del mensaje de los Hermanos Musulmanes (supuestamente, también había recibido fondos por valor de 1,5 millones de euros desde Qatar para acometer dicha misión.

Los fondos de dichos centros y organizaciones, así como de otros proyectos (colegio islámico de Valencia) provienen principalmente de países del Golfo Pérsico, fundamentalmente Qatar y de asociaciones de caridad islámica como la mencionada Islamic Relief u otras como Islamic Appeal, junto a otros organismos relacionados a nivel mundial con los Hermanos Musulmanes o movimientos afines.

Cataluña, elegida por los Hermanos Musulmanes

Sin prisas, pero sin pausa, los Hermanos Musulmanes han sido construyendo sus redes presenciales en Cataluña, como principal zona de una comunidad islámica con tradiciones salafistas. Los atentados terroristas en Las Ramblas de Barcelona y en Cambrils, en agosto de 2017, provocaron que se intensificaran las ya numerosas investigaciones que permitieron la detención preventiva de un elevado número de extremistas a punto de cometer atentados. Y a su vez, que los miembros más radicales de diversas entidades e instituciones extremaran sus medidas de privacidad y discreción y ocupaban su lugar acciones de caridad, de ayuda social y de fomento del conocimiento del islam. Fuentes policiales en Barcelona, aseguraron entonces, que la comunidad musulmana en Cataluña estuvo durante mucho tiempo bajo la influencia de los salafistas, pero últimamente habían detectado mayor influencia de los Hermanos Musulmanes con el envío de fondos a entidades como la Organización de Ayuda Islámica, perteneciente a la red de la Hermandad. La misma fuente advirtió, sin citarlos, de que algunos partidos políticos tenían relación y apoyo con los Hermanos Musulmanes. Es conocido que la candidata de Podemos a las elecciones europeas, Nora Baños, polémica porque utiliza el hijab, pertenecería a los Hermanos Musulmanes. 

Mientras tanto, en Madrid, se ha detectado que la Hermandad Musulmana Internacional esta trasladando muchos de sus activos de Francia a Cataluña, tras la presión del gobierno galo a los responsables de utilizar inversiones para los menos favorecidos de barrios periféricos de grandes ciudades como París, con mayoría musulmana, con fines ideológicos. 

En algunas intervenciones en medios de comunicación internos a través de internet, los Hermanos Musulmanes hablan de la liberación de Andalucía y la reacción de expertos, como Lourdes Vidal, del Instituto Europeo del Mediterráneo, es advertir que el peligro en España de los Hermanos Musulmanes no es el uso de la violencia, que no utilizan, sino que su verdadero peligro radica en su esfuerzo constante por crear un ambiente ideológico y religioso que respalde sus ideas extremistas. 

La Policía sigue con especial atención las actividades del Centro Cultural Islámico de Clot en Barcelona, a su director Salem Ben Amara, y al imán de la mezquita con el nombre de Sheikh Mahmud, desde donde los Hermanos Musulmanes tratan de extender su control a centros y mezquitas con los generosos fondos de la Organización de Ayuda Islámica y de la Campaña Musulmana. 

La intención de Donald Trump de declarar organización terrorista a los Hermanos Musulmanes tendrá su repercusión en Europa.