Los hijos de Jamal Khashoggi perdonan a los asesinos de su padre

La activista islamista yemení Tawakkol Karman ha criticado la decisión, que supondrá que los condenados no se enfrentarán a la pena capital
Salah Khashoggi, a la izquierda, primogénito de Jamal Khashoggi, da la mano al príncipe heredero Mohammed bin Salman en Riad, Arabia Saudí

PHOTO/Agencia de Prensa Saudí vía AP  -   Salah Khashoggi, a la izquierda, primogénito de Jamal Khashoggi, da la mano al príncipe heredero Mohammed bin Salman en Riad, Arabia Saudí

“En esta noche virtuosa de este mes santo, recordamos lo que Dios Todopoderoso dijo en Su libro sagrado: ‘Devolver una mala acción equivale a cometer otra, pero quien perdona y hace la reconciliación, tiene su recompensa en Dios. Él no ama las injusticias’. Por tanto, nosotros, hijos del mártir Jamal Khashoggi, anunciamos que perdonamos a aquellos que asesinaron a nuestro padre -en paz descanse- en aras de Dios Todopoderoso, buscando ojalá Su recompensa”. 

A través de este contundente mensaje, Salah Khashoggi, hijo mayor del periodista Jamal Khashoggi, ha hecho pública su decisión de perdonar a los hombres que fueron declarados culpables del asesinato de su padre. El célebre informador saudí, asesinado en diciembre de 2018 en el Consulado de su país natal en Estambul, se había mostrado, en repetidas ocasiones, crítico con la monarquía de Riad en las columnas que escribía habitualmente en el prestigioso rotativo The Washington Post. 

En diciembre de 2019, cinco personas fueron condenadas a muerte por un crimen que puso en la diana al Gobierno de Arabia Saudí y, en particular, al príncipe heredero Mohamed bin Salman. En el juicio, otros tres individuos fueron condenados por encubrimiento a penas de 24 años de prisión. Otros tres fueron absueltos, pues la Fiscalía General saudí no encontró pruebas suficientes para relacionarlos con el caso. 

Los exonerados fueron Saud al-Qahtani, asesor y hombre de la máxima confianza de Bin Salman; Ahmed Asiri, subdirector de los servicios secretos saudíes; y Mohamed al-Otaibi, cónsul del país en Estambul. De los tres, Al-Qahtani fue el que levantó más sospechas, pues fue responsabilizado directamente del asesinato en una declaración pública del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El perdón anunciado por los hijos de Khashoggi no implica, sin embargo, que el crimen vaya a quedar impune. Lo que sí se anula es la condena a pena de muerte por decapitación. El castigo capital quedará, previsiblemente, conmutado por una pena de cárcel cuya duración variará en función de si hubo o no intencionalidad. Según el jurista Mohammed Mahmoud, consultado por el diario Arab News, el periodo de estancia en prisión, según la sharía, debería ser de cinco años si se demuestra que fue un asesinato, pero se reduciría a la mitad si fue un homicidio.

Fotografía de archivo de Salah Khashoggi, hijo del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi
AFP/MAER HILABI - Fotografía de archivo de Salah Khashoggi, hijo del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi
Reacciones interesadas

La decisión de la familia de Khashoggi ya ha generado reacciones de diversas voces relevantes, y no todas van en la misma dirección. El analista especializado en política internacional Hamdan al-Shehri, consultado por el citado diario, considera que se trata de una decisión “patriótica” y se expresa en los siguientes términos: “Lo que los hijos de Khashoggi han hecho no es solo un gran gesto humano y religioso, sino que eran conscientes de que hay gente que ha utilizado el caso Khashoggi para sacar adelante sus propias agendas políticas desde fuera del Reino, de modo que han sellado esa vía”.

Sin mencionarlo, Al-Shehri se refiere a la estrategia llevada a cabo por los Hermanos Musulmanes, que, desde que se conocieron los detalles del caso, han tratado de valerse del asunto para atacar a la monarquía saudí en favor de sus propios intereses. Cabe recordar que la Hermandad, una de las principales entidades transnacionales del islamismo político más conservador, ha sido declarada organización terrorista por Egipto, su país de origen, y que Arabia Saudí se opone a su expansión por los países de mayoría musulmana.

En concreto, una de las voces que más ha sonado es la de la activista yemení Tawakkol Karman, premio Nóbel de la Paz en 2011 por su papel en la revolución contra el expresidente Ali Abdullah Saleh. No obstante, Karman y la formación política a la que está vinculada, Al-Islah, tienen conexiones sólidas con los Hermanos Musulmanes.

Línea de tiempo del asesinato de Jamal Khashoggi
AFP/AFP - Línea de tiempo del asesinato de Jamal Khashoggi

En su cuenta oficial de Twitter, Karman ha cargado duramente contra el primogénito de Khashoggi: “¿Cuándo entenderá Salah Khashoggi que no es su derecho eximir a los asesinos de su padre? (…)  No es un crimen contra él que pueda perdonar a cambio de una villa de MBS [Mohamed bin Salman”.

Al respecto, el analista Al-Shehri comenta lo siguiente: “La cuestión es que todavía hay voces estridentes sobre este caso cuando el asunto no los concierne ni siquiera remotamente, como si su amor por Jamal Khashoggi fuera mayor que el de su propia familia e hijos”.

Karman, por su parte, lleva varias semanas en el punto de mira público. La islamista yemení ha sido recientemente designada por Facebook para ocupar uno de los puestos de su nueva Junta de Supervisión. El objetivo de este órgano consiste en detectar los discursos de odio en la red social fundada por Mark Zuckerberg y en frenar su propagación. Numerosos intelectuales y ciudadanos anónimos se han manifestado en contra del nombramiento, pues consideran paradójico que participe en esta tarea alguien que simpatiza con la Hermandad.