Los incendios en África central son más numerosos que en el Amazonas

Una imagen de la NASA ha revelado gran cantidad de incendios forestales en África subsahariana, aunque los Gobiernos de estos países han apuntado a procesos agrícolas
Una imagen de satélite, tomada por el NOAA-20 en órbita polar muestra incendios en Angola, Zambia y la República Democrática del Congo (RDC) en esta imagen del 25 de agosto de 2019

PHOTO/ NASA/NOAA via REUTERS  -   Una imagen de satélite, tomada por el NOAA-20 en órbita polar muestra incendios en Angola, Zambia y la República Democrática del Congo (RDC) en esta imagen del 25 de agosto de 2019

Estos últimos días el mundo se estremecía con las imágenes que llegaban desde Brasil, donde el pulmón verde del planeta, la selva amazónica, ha comenzado a arder de forma arrasadora. Sin embargo, no solo el Amazonas está siendo víctima de incendios masivos: el cambio climático está provocado un aumento de grandes tragedias en los bosques de todo el mundo, y África es el continente que sale peor parado. Recientemente, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) ha publicado una carta satelital en la que se muestra que los incendios en África subsahariana están siendo los mayores del planeta. 

La semana pasada, durante un periodo de dos días, Angola registró un total de 6.902 incendios, lo que supone aproximadamente tres veces el número de incendios de Brasil, que se cifraron en 2.127, según datos de Weather Source recogidos por la agencia Bloomberg. Otros países subsaharianos como la República Democrática del Congo (RDC) tuvieron 3.395 incendios activos, también por encima de los números amazónicos; mientras que, ya por debajo, Zambia ha ocupado el cuarto puesto de mayor número de incendios durante este periodo de dos días. Por su parte, Bolivia, que comparte selva amazónica con Brasil, ha ocupado el sexto lugar. 

El presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, que ya habló durante la reciente cumbre del G7 sobre los incendios en el Amazonas a los que tildó de “crisis internacional”, anunció en el marco de esta cumbre que los países del G7 portarían 20 millones de euros para combatir las llamas en la selva latinoamericana. Sin embargo, también anunció su disposición a enviar ayuda financiera a los Estados de África central que están viviendo estos desastres medioambientales: “El bosque se quema igualmente en África subsahariana. Estamos examinando la posibilidad de lanzar allí una iniciativa similar a la que hemos anunciado para la Amazonía”, ha afirmado el presidente en su cuenta de Twitter. 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, en la cumbre del G7 en Biarritz, el 26 de agosto de 2019
AFP/BERTRAND GUAY - El presidente de Francia, Emmanuel Macron, en la cumbre del G7 en Biarritz, el 26 de agosto de 2019

El Gobierno de Angola ha respondido que estas comparaciones con el caso brasileño “pueden conducir a una dramatización de la situación, y una desinformación de las mentes de los más imprudentes”. El ministro de Medio Ambiente angoleño ha afirmado que estos fuegos del país son ordinarios debido a la estación seca: “En esta época del año, en muchas regiones de nuestro país, hay incendios provocados por los agricultores en fase de preparación de los campos, debido a la proximidad con la estación de lluvias”, según ha recogido el diario Le Monde.

Siguiendo esta línea, se ha mostrado RDC: “El bosque se quema en África, pero no por las mismas causas”, ha detallado Tosi Mpanu Mpanu, embajador y negociador por el clima congoleño en la conferencia del clima de Naciones Unidas. “En el Amazonas, los bosques se incendian esencialmente debido a la sequía y el cambio climático. Pero, en África central, se deben a técnicas agrícolas”, ha añadido. 

Este fenómeno ya se ha convertido en algo habitual en el centro del continente africano, aunque falta por esclarecer si estos incendios se han producido en tierras de cultivo o bosques, cuál es su gravedad y si han sido provocados o no. Cabe explicar, en este punto, que la selva tropical centroafricana del cauce del río Congo habitualmente recibe el nombre del “segundo pulmón verde” del planeta, pues absorbe toneladas de dióxido de carbono cada año y está siendo definida por diferentes expertos en cambio climáticos como una parte clave en la lucha contra el calentamiento global. Dicha selva tiene una extensión de 3,3 millones de kilómetros cuadrados e incluye un tercio de RDC, mientras que el resto de su extensión se reparte entre Gabón, Congo, Camerún y la República Centroafricana. 

Según ha confirmado a la agencia AFP Guillaume Lescuyer, experto del centro francés de investigación y desarrollo en África central CIRAD, las imágenes recogidas por la NASA son mayoritariamente de incendios en áreas externas a la selva. Sin embargo, la deforestación sigue suponiendo un peligro para la selva subsahariana en países como Gabón o RDC, causada por explotaciones mineras y de petróleo.

En este sentido, el Gobierno de Gabón ha llevado a cabo diferentes políticas en materia de protección del medio ambiente, especialmente con la declaración de 13 parques nacionales, aumentando la extensión del territorio protegido del país en un 11%.

En la misma línea, RDC ha retrasado la aprobación de licencias para la explotación industrial en la selva, aunque no ha parado la tala artesanal, vacío jurídico que las industrias están aprovechando para continuar con la deforestación. “Se estima que la superficie forestal de la RDC pasó del 67% al 54% entre 2003 y 2018. La deforestación es real. La RDC se ha comprometió internacionalmente a estabilizar su superficie forestal en el 63% de su territorio. Y estamos perdiendo esta pelea”, ha añadido Mpanu Mpanu. 

Incendios activos en África
AFP/AFP - Incendios activos en África
Incendios en el Ártico

Las grandes olas de fuego no solo están afectando a zonas ecuatoriales del globo, sino que se están produciendo en puntos mucho más septentrionales. Según datos de las autoridades rusas recogidos por el diario The Moscow Times, en torno a 19.000 metros cuadrados están ardiendo en Siberia, incluidas áreas dentro del círculo polar ártico. Los incendios en Siberia suponen el 45% del país y continúan activos. Diversas organizaciones ecologistas han mostrado su preocupación, por que los incendios en esta zona del mundo aumentan en frecuencia e intensidad cada año. 

De la misma forma, en Alaska, los incendios forestales han liberado a la atmosfera más del doble de la cantidad de dióxido de carbono que el propio Estado norteamericano produce anualmente, según datos del Servicio de Monitorización de la Atmosfera Copernucus. 

Recientemente, el presidente de EEUU, Donald Trump, como así ha informado The Washington Post, ha anunciado su intención de revertir las restricciones a la explotación forestal, minera y energética en el Bosque Nacional Tongass de Alaska. De ser así, la decisión con la construcción de carreteras y tala de árboles para crear explotaciones industriales pondría en peligro el que está considerado como el mayor bosque templado húmedo del mundo.