Los inversores temen que los efectos de la pandemia duren dos años

A pesar de la situación económica, las expectativas de rentabilidad media anual del inversor español para los próximos cinco años siguen siendo optimistas, alcanzando el 10%
Bolsa y mercado

AFP GABRIEL BOUYS  -   Los inversores temen que los efectos de la pandemia duren dos años

Los españoles estiman que los efectos negativos de la COVID-19 en la economía durarán 1,78 años, en línea con las previsiones de los inversores a nivel global (1,73 años), según el Estudio Global de Inversión 2020 de Schroders. El 67% considera que el impacto de la crisis económica provocada por la pandemia durará entre seis meses y dos años, por encima de la media del continente europeo (63%).

El estudio muestra que la inquietud por las inversiones ha aumentado. Antes de la crisis de la COVID-19, un 37% de los españoles pensaba “con frecuencia” en sus inversiones, frente al 53% actual. La media europea está en el 49%.

El 65% de los inversores españoles declaran experimentar niveles “bajos o inexistentes” de preocupación ante caídas de los mercados en periodos cortos de tiempo, por debajo de la media europea (71%). Sin embargo, cuando los mercados bursátiles atravesaron un período de volatilidad en febrero y marzo, el 76% de los inversores españoles hizo cambios en su cartera en esos meses, el mismo nivel que en los países vecinos europeos.

A pesar de la situación económica, las expectativas de rentabilidad media anual del inversor español para los próximos cinco años siguen siendo optimistas, alcanzando el 10%. El optimismo español es aún más marcado que en 2019, cuando los ciudadanos esperaban que sus inversiones generasen una rentabilidad media durante los próximos cinco años del 9,2% anual.

Estas expectativas son superiores a las de la media europea (9,4%), pero inferiores a otras regiones como el continente americano, donde prevén obtener un 13,15% anual, y Asia, donde esperan alcanzar un 11,46% de rentabilidad.

Los inversores españoles siguen teniendo unas expectativas de rentabilidad ‘a priori’ demasiado optimistas, sobre todo en este entorno de tipos bajos, bajo crecimiento y valoraciones ajustadas”, señala la directora general de Schroders para España y Portugal, Carla Bergareche.