Los JJOO se celebrarán a puerta cerrada en Tokio por el repunte de contagios y tras decretar un nuevo estado de emergencia

Entrará en vigor el lunes 12 de julio para frenar el aumento de casos de COVID-19 en la capital japonesa
primer ministro-japon-yoshihide suga-juegos olimpicos

PHOTO/KYODO NEWS via AP  -   El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, habla con los medios de comunicación frente a las mascotas de los Juegos Olímpicos

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, decidió este jueves volver a declarar el estado de emergencia en el área de Tokio, una alerta que estará vigente hasta el 22 de agosto y que coincidirá con la celebración de los Juegos Olímpicos. Inmediatamente después los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio decidieron hoy celebrar el evento sin público en las gradas debido al repunte de contagios en la capital, y dando marcha atrás a la medida anunciada hace dos semanas de contar con hasta 10.000 espectadores en los estadios.

La ministra nipona a cargo de los Juegos, Tamayo Marukawa, anunció esta restricción sin precedentes en una cita olímpica tras la reunión celebrada este jueves entre los responsables de la organización y representantes de los comités olímpico y paralímpico internacionales.

La decisión de vetar la presencia de espectadores en Tokio se ha tomado poco después de que el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, anunciara la aplicación de un nuevo estado de emergencia sanitaria por coronavirus en la capital, que coincidirá con la celebración de los Juegos.

La responsable del comité organizador, Seiko Hashimoto, afirmó durante la reunión que para prevenir una expansión de los contagios "es necesario enviar un mensaje fuerte y claro", y señaló que los responsables del evento debían "tomar una decisión difícil".

juegos-olimpicos-tokio-2020
PHOTO/KYODO NEWS via AP - Japón va a poner a Tokio en estado de emergencia a partir de la próxima semana y durante los Juegos Olímpicos

El presidente del COI, Thomas Bach, dijo por su parte que los organizadores "han mostrado responsabilidad desde el día en que los Juegos fueron pospuestos", y afirmó que apoyaría "cualquier medida que sea necesaria para celebrar unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos seguros para el pueblo japonés y todos los participantes".

Bach participó en la reunión de forma telemática tras llegar a Tokio este mismo jueves, y mientras observa una cuarentena de tres días en su hotel durante antes de asistir a la recta final de los preparativos para los Juegos, cuya inauguración está prevista el próximo día 23.

El pasado 21 de junio, los organizadores anunciaron que los Juegos iban a celebrarse con un máximo de 10.000 espectadores en las gradas, aunque señalaron que se reservaban la opción de que las competiciones fueran a puerta cerrada en caso de repuntes de contagios.

Aquella medida iba en contra de las recomendaciones de los expertos, que advirtieron de que el movimiento de personas que acarrearán los Juegos combinado con la circulación de nuevas variantes del virus supondría un riesgo excesivo, por lo que recomendaron la celebración del evento sin público.

juegos-olimpicos-tokio
AP/KOJI SASAHARA - Personas con máscaras faciales suben a una escalera mecánica con pancartas para promocionar los Juegos Olímpicos de Tokio

La decisión de hoy afecta a Tokio y a otras tres prefecturas colindantes que acogerán el grueso de las competiciones, además de Hokkaido (norte), aunque según dijo la ministra para los Juegos podría permitirse la entrada de público en otras sedes ubicadas en Shizuoka, Fukushima y Miyagi, que acogerán deportes como el ciclismo, el béisbol o el fútbol.

Los organizadores, que también decidieron hace meses vetar la entrada al país de visitantes foráneos durante los Juegos, tenían previsto ingresar unos 800 millones de dólares (670 millones de euros) a partir de la venta de entradas para los Juegos.

El estado de emergencia entrará en vigor el lunes 12 de julio para frenar el aumento de casos de COVID-19 en la capital, dijo Suga tras reunirse con el comité gubernamental que gestiona la pandemia, aunque en la práctica la medida no supondrá mucho cambio con la situación actual, al margen de un endurecimiento de restricciones para los comercios.

El país asiático decidió, asimismo, prolongar dicho nivel de alerta en la región de Okinawa (sudoeste), donde ya se encontraba activa, y mantener ciertas restricciones en las prefecturas de Chiba, Saitama y Kanagawa, colindantes con Tokio y donde también se disputarán competiciones de los Juegos.

En la prefectura de Osaka (oeste) también se mantendrán las medidas, mientras que en otras cinco provincias (Hokkaido, Kioto, Aichi, Hyogo y Fukuoka) se verán levantadas a partir del lunes.

juegos-olimpicos-tokio-2020
AFP/KAZUHIRO NOGI - Los anillos olímpicos se ven junto a los policías (I y D) en la sala de llegadas del Aeropuerto Internacional de Tokio en Tokio el 8 de julio de 2021

Los organizadores del evento, cuya inauguración está prevista para el 23 de julio, nunca han descartado la celebración de competiciones a puerta cerrada en función de la situación epidémica, sin embargo, recientemente anunciaron que tenían previsto permitir la entrada de hasta 10.000 espectadores o la mitad del aforo de las instalaciones. La decisión de celebrar los Juegos sin público acaba con la incertidumbre y está provocada por el incremento de los contagios.

Representantes del comité organizador nipón, los Comités Olímpico y Paralímpico Internacionales, y de las autoridades de Tokio y del Gobierno central nipón tienen previsto reunirse esta misma semana para debatir al respecto y tomar una decisión.

El Gobierno japonés tenía inicialmente previsto mantener ciertas restricciones sin declarar el nivel máximo de alerta durante la atípica competición deportiva internacional, que fue pospuesta un año por la pandemia, pero se ha visto obligado a cambiar su postura debido al fuerte incremento de contagios en la capital.

Tokio registró este jueves una cifra diaria de 896 nuevos casos de COVID, tras contabilizar en la víspera 920, una cantidad que no anotaba desde mayo, cuando todavía estaba en pie el anterior estado de emergencia en las zonas más pobladas del territorio.