Los líderes de la OTAN se reúnen en Bélgica con asuntos clave a abordar

Entre los temas a tratar destacan la retirada de tropas de Afganistán, el aumento del gasto militar o las amenazas que suponen ciertos países
Atalayar_Bandera OTAN

 -  

Durante el fin de semana los grandes monumentos de Bruselas se han teñido de azul con motivo de la cumbre de la OTAN que se celebrará hoy en la capital belga. Este encuentro tendrá como objetivo “establecer una agenda ambiciosa para la seguridad transatlántica en un mundo competitivo a través de la iniciativa OTAN 2030”, tal y como ha explicado el secretario general Jens Stoltenberg.

La retirada de Afganistán, que deberá concluir el 11 de septiembre, será uno de los principales temas a tratar, además de la situación en el país después del repliegue de las tropas. Igualmente se abordarán los desafíos a los que la OTAN debe hacer frente. “Estamos en una era de competencia global, con muchas amenazas y desafíos simultáneos. La agresividad de Rusia, el auge de China, la amenaza permanente del terrorismo, sabotajes cada vez más sofisticados, el cambio climático…”, relató Stoltenberg.

Esta cumbre será la primera en la que participe Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Al igual que ocurrió durante el encuentro del G7 en Reino Unido, el mandatario estadounidense transmitirá un mensaje de unidad y tratará de impulsar políticas de cooperación con sus aliados a diferencia de su predecesor, Donald Trump. Durante la era del presidente republicano se vivieron cuatro años turbulentos dentro de la OTAN, con una tensión continua y con la constante amenaza de que Washington abandonase la Alianza.

Atalayar_OTAN
AFP/JOHANNA GERON - El secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg

Por el momento, Biden ya ha otorgado al acontecimiento la relevancia que merece, calificando su viaje a Europa como un “momento decisivo para la democracia”. Además de la cumbre del G7 y de la OTAN, Biden finalizará su semana en el viejo continente reuniéndose con su homólogo ruso, Vladimir Putin. El encuentro entre los dos mandatarios se produce en un momento de especial tensión entre Moscú y Washington que ha ido en aumento desde que Biden llegó a la Casa Blanca. 
“¿Pueden las democracias unirse para ofrecer resultados reales a nuestro pueblo en un mundo que cambia rápidamente? ¿Las alianzas e instituciones democráticas que dieron forma a gran parte del siglo pasado demostrarán su capacidad contra las amenazas y los adversarios? Creo que la respuesta es sí. Y esta semana en Europa tenemos la oportunidad de demostrarlo”, escribió el presidente demócrata en una columna de opinión del The Washington Post.

“Ha llegado la hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos”

Con estas palabras, Biden anunciaba la retirada de las tropas de la OTAN en Afganistán. A través de un acuerdo histórico con el Gobierno talibán, Washington y sus aliados prometieron abandonar el país antes del 11 de septiembre. Aproximadamente 9.600 militares dejarán el país asiático después de casi dos décadas de conflicto.

Atalayar_Biden
PHOTO / Archivo - El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden

Aunque no se pueda asegurar como será la situación en Afganistán después de la marcha de la OTAN, muchos ciudadanos y expertos temen un incremento de luchas de poder. También preocupa especialmente la expansión de grupos extremistas, que recientemente han provocado mortales atentados. Por este motivo, aunque las tropas dejen el país, la OTAN planea seguir apoyando económicamente a las fuerzas de seguridad afganas. Otra idea del Pentágono es establecer bases militares en estados cercanos en caso de que el Daesh o Al-Qaeda supongan una amenaza para la estabilidad.

Ankara propuso administrar el aeropuerto internacional de Kabul tras la retira de las tropas, pero los talibanes rechazaron la oferta. “Turquía formó parte de las fuerzas de la OTAN en los últimos 20 años, por lo que deberían retirarse de Afganistán sobre la base del Acuerdo que firmamos con Estados Unidos el 29 de febrero de 2020”, declaró un portavoz talibán.

Atalayar_Afganistan
AFP/ WAKIL KOHSAR - Un marine estadounidense observa cómo los soldados del Ejército Nacional Afgano izan la bandera nacional afgana en un vehículo armado durante un ejercicio de entrenamiento para hacer frente a los IED

Este plan turco, aunque haya sido rechazado, ha servido para que Turquía y Estados Unidos mantengan conversaciones y acerquen posturas. El Ejército otomano es el segundo mayor de la OTAN después del estadounidense, por lo que el país euroasiático tiene un peso importante dentro de la Alianza. Sin embargo, las relaciones entre Ankara y sus aliados no pasan por el mejor momento. Con la Unión Europea ha tenido desencuentros debido a las reservas de gas en el Mediterráneo y por la retirada del Convenio de Estambul contra la violencia de género. Con Washington, la discordia viene de las sanciones impuestas por la Administración Trump. La llegada al poder de Biden no pareció mejorar la situación, ya que Erdogan criticó a su homólogo estadounidense al tildar de “asesino” a Putin. También cabe destacar la compra por parte de Turquía del sistema de defensa antimisiles S-400 a Rusia.

Sin embargo, aunque últimamente pareciese que Ankara prefería acercarse a Moscú en vez de a Bruselas y Washington, puede que la cuestión de Afganistán se convierta en un punto en común entre Biden y Erdogan. El mandatario turco ha asegurado que la reunión que mantengan en el marco de la cumbre de la OTAN “será el comienzo de una nueva era”.

Atalayar_Erdogan
REUTERS/FRANCOIS LENOIR -Fotografia de archivo, Tayyip Erdogan llega a una reunión con el presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, en Bruselas, Bélgica, el 9 de marzo de 2020 
Aumento del gasto militar

La financiación de la OTAN puede ser un tema que despierte controversia dentro de los miembros. El secretario general ya ha advertido que dentro de la agenda del futuro de la Alianza se encuentra el incremento de la inversión militar. “Hay que invertir más y mejor, por eso deberíamos gastar juntos para cumplir con nuestro alto nivel de ambición”, explicó Stoltenberg.

Este asunto siempre ha causado desacuerdos dentro de la Alianza, con líderes que rechazaron el aumento del gasto militar o con críticas desde la opinión pública. Este objetivo será, sin duda, un desafío teniendo en cuenta el actual panorama económico causado por la pandemia del coronavirus.

El cambio climático es otro asunto que abordarán los líderes de la OTAN. Tanto Bruselas como Washington preparan proyectos para reducir más del 50% de emisiones de dióxido de carbono en los próximos 10 años. Una de las regiones especialmente afectadas por el calentamiento global es el Ártico. En esta zona, además, Rusia lucha por ganar influencia frente al resto de países del Consejo Ártico.

Atalayar_Artico
AFP/MAXIM ZMEYEV - Depósitos de gas en la península de Yamal, en el círculo polar ártico 

La Fundación Heritage, de carácter conservador, ha pedido urgentemente a la OTAN que discutan sobre la cuestión del Ártico durante la cumbre. “Aunque la región ártica ha sido un área de bajo conflicto entre las potencias árticas, la OTAN debería considerar las implicaciones del reciente comportamiento militar agresivo de Rusia”, instó la organización en un comunicado. A Moscú le interesa la región por sus recursos naturales, además de por la posibilidad de crear nuevas vías marítimas. Washington ha acusado Rusia de “militarizar” la zona, mientras las autoridades rusas defienden sus acciones argumentando “proteger las fronteras, sin amenazar a nadie”

Otro lugar donde han chocado Rusia y miembros de la OTAN ha sido Ucrania. El pasado mes de abril Moscú decidió desplegar a 20.000 soldados a tan solo 100 kilómetros de la frontera con Kiev, causando tensiones con la UE y Estados Unidos. El Kremlin declaró haber movilizado a sus tropas debido a las “actividades bélicas de la OTAN que amenazan a Rusia”.

Atalayar_Putin
PHOTO/ALEXEI DRUZHINIM - El presidente ruso Vladimir Putin
“La Alianza más exitosa de la historia”

Desde su creación en 1949, la OTAN se ha implicado en misiones de mantenimiento de la paz, como en Kosovo o Afganistán. Asimismo, es un organismo imprescindible para la paz y seguridad mundial que fomenta la cooperación entre sus 30 miembros. Tal y como explica Stoltenberg, “la OTAN es la Alianza más exitosa de la historia, porque durante más de setenta años ha cambiado a medida que cambia el mundo”. La alianza se creó en plena Guerra Fría, y a diferencia del Pacto de Varsovia, su principal rival, sobrevivió al final del conflicto, evolucionando con el paso del tiempo. Hoy en día sigue siendo una institución clave en el ámbito militar pero también de mantenimiento de la paz, trabajando con otros organismos como la Unión Europea o Naciones Unidas.