Los líderes de Rusia, Armenia y Azerbaiyán se reunirán mañana en Moscú

Tratarán el cumplimiento del alto el fuego firmado en noviembre
Atalayar_Vladimir Putin

PHOTO/ALEXEI DRUZHINIM  -   El presidente ruso Vladimir Putin

Los líderes de Rusia, Armenia y Azerbaiyán celebrarán mañana una reunión en Moscú para abordar el cumplimiento del acuerdo de alto el fuego en Nagorno Karabaj y discutir "los siguientes pasos para la solución de los problemas" que persisten en la región, informó este domingo el Kremlin.

"Por iniciativa del presidente de Rusia, Vladímir Putin, el 11 de enero en Moscú tendrán lugar unas conversaciones trilaterales entre el presidente de Rusia, el presidente de Azerbaiyán, Ilhám Alíev, y el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián", señaló la Presidencia rusa en un comunicado.

La nota agrega que, además del seguimiento del cumplimiento del acuerdo de alto el fuego, mediado por Rusia en noviembre, prestarán especial atención "a asuntos relacionados con la ayuda a la población de las zonas afectadas por los combates y al desbloqueo y el desarrollo de las comunicaciones económico-comerciales y de transporte".

Aparte de la reunión tripartita, han sido programadas conversaciones bilaterales entre el presidente ruso y los líderes de Armenia y Azerbaiyán.

Este será el tercer encuentro entre Alíev y Pashinián, que en el pasado se habían reunido en dos ocasiones (en 2019 y 2020), y el primero tras la cruenta guerra en Nagorno Karabaj del otoño pasado.

Los combates en el Karabaj, enclave montañoso en disputa entre armenios y azerbaiyanos desde 1988, estallaron el 27 de septiembre de 2000 y se cobraron durante 44 días de combates la vida de miles de personas entre civiles y militares.

Armenia controlaba el territorio desde su victoria en el conflicto que estalló con la caída de la URSS, tras lo que entró en vigor un frágil alto el fuego roto en numerosas ocasiones, aunque, con la excepción de la guerra de los cuatro días de 2016, nunca a gran escala.

En virtud del acuerdo que puso fin a la guerra, Armenia perdió el 70 % de los territorios que ocupaba desde 1994, lo que ha provocado protestas multitudinarias contra el Gobierno en Ereván.